Un hombre muere en Valladolid apuñalado por otro que iba con la cara tapada

Coche de la policia nacional (coche_policial_470)

nacional

| 21.11.2011 - Actualizado: 12:39 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Un hombre de 54 años, cuya identidad responde a las iniciales R.A.S, ha fallecido esta mañana tras ser apuñalado en la capital vallisoletana, según informaron fuentes policiales. El suceso, cuyo móvil podría ser el robo, se ha producido en torno a las 8.10 horas de este lunes en la confluencia de las calles Nicasio Pérez y Verbena, cuando un individuo ha salido de un coche y ha asestado un "pinchazo" a la altura del corazón a la víctima, según han relatado los testigos a la Policía.

El agresor, vestido con cazadora con capucha y la cara tapada por una 'braga' o bufanda, ha huido posteriormente en dirección a la iglesia de San Juan, sin que por el momento se haya procedido a su detención. Según la llamada recibida en el 112 a las 8.09 horas, el hombre había resultado herido por arma blanca en el costado y se encontraba grave, por lo que hasta el lugar se desplazaron efectivos de la Policía Nacional y la Policía Municipal además de una UVI móvil. Sin embargo, los facultativos sólo han podido confirmar el fallecimiento de la víctima.

IBA A TRABAJAR

La víctima, R.A.S, vivía en el número 7 de la calle Nicasio Pérez, frente al lugar donde ocurrieron los hechos, junto al coche que tenía aparcado en la calle y que se disponía a coger para ir a trabajar. Así lo ha confirmado en declaraciones Luis, cuñado de la víctima, quien visiblemente afectado incidió en que tenía el coche allí aparcado, aunque desconoce exactamente los hechos, de los que la policía ha informado a la familia en torno a las 8.30 horas.

Tras la limpieza que han efectuado los servicios municipales, en el lugar donde se encontraba aparcado el vehículo se ha depositado un pequeño ramo de claveles. El fallecido era empleado de la Asociación de Investigación para la Mejora del Cultivo de la Remolacha Azucarera (Aimcra) donde trabajaba como capataz agrícola desde su apertura en 1982, deja mujer y dos hijos y. Según algunos testigos, familiares que bajaron del domicilio tuvieron que ser atendidos en el lugar por sanitarios debido al estado de nervios que sufrieron tras conocer los hechos.

Diversos vecinos que pasaban por la zona, en la que llamaba la atención la presencia de los medios de comunicación, han comentado lo ocurrido y han coincidido en señalar la tranquilidad del barrio.