Un estudio español establece un nuevo tratamiento para cáncer de mama precoz

nacional

| 02.12.2010 - 14:55 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Un estudio español ha posibilitado el establecimiento de un nuevo estándar de tratamiento internacional para el cáncer de mama en estadios iniciales (sin ganglios negativos).

La investigación prueba que la quimioterapia con docetaxel reduce en un 32 por ciento el riesgo de recaída tras la cirugía en mujeres con un tumor de mama detectado en fase precoz, cuando el cáncer aún no se ha extendido a los ganglios linfáticos.

El estudio, llevado a cabo por la Fundación Grupo Español de Investigación en Cáncer de Mama (GEICAM) y publicado en la prestigiosa revista The New England Journal of Medicine, marca un hito en la historia de la investigación del cáncer de mama en España.

Así lo ha puesto hoy de relieve el presidente de Fundación GEICAM, el doctor Miguel Martín, durante su presentación.

Ha subrayado que por primera vez un estudio español avala la aprobación por la Agencia Europea del Medicamento (EMA) de una nueva indicación en cáncer de mama, gracias a lo cual todas las mujeres europeas van a poder beneficiarse del tratamiento.

Se estima que cada año se diagnostican en España 20.000 nuevos casos de cáncer de mama y gracias a esta nueva terapia adyuvante (después de cirugía) se podrían curar más de 700 mujeres al año de manera adicional.

A este respecto, el doctor Martín, jefe del Servicio de Oncología del Hospital Gregorio Marañón de Madrid, se ha mostrado convencido de que la mayoría de los oncólogos españoles van a utilizar el tratamiento.

El estudio se inició en 1998 y el objetivo era determinar la eficacia de añadir docetaxel al tratamiento en comparación con la pauta estándar.

En el mismo han participado 1.060 mujeres con cáncer de mama en fase inicial sin ganglios negativos, que gracias a las campañas de cribado con mamografías representan entre el 60 y el 70 por ciento de las diagnosticadas en la actualidad.

De éstas, se escogió un subgrupo entre aquellas que tienen un alto riesgo de recaída (paciente menor de 35 años, con tumor de grado histológico II/III, tamaño del tumor menor de 2 centímetros o receptores hormonales negativo).

El doctor Martín ha puesto de relieve que la "novedad" del estudio radica precisamente en que se han utilizado fármacos modernos en este tipo de afectadas.

La investigación, según este médico, "aporta datos reales de las mujeres con cáncer de mama que hoy en día estamos viendo en las consultas".

Por su parte, Anna Lluch, jefa del Servicio de Oncología del Hospital Clínico Universitario de Valencia, ha explicado que casi el 90 por ciento de las pacientes permanece libre de enfermedad a los seis años.

Esta doctora ha incidido en que la investigación demuestra que "somos capaces de hacer una medicina más personalizada" y ha asegurado que los resultados van a servir a las mujeres de todo el mundo.

El doctor Martín ha manifestado su enorme satisfacción de que "por primera vez un grupo cooperativo español haya puesto un estándar oficial encima de la mesa", lo que "denota la excelente salud de la investigación privada en España".

Ha recalcado que el grupo investigador no ha recibido ningún tipo de ayuda de las administraciones públicas.

En este sentido, Toñi Gimón, presidenta de la Federación Española de Cáncer de Mama (FECMA), que ha colaborado en el estudio, ha pedido al Gobierno que no recorte las ayudas en I+D, ya que "nuestra vida va a ser mejor con los nuevos fármacos".

La doctora Eva Carrasco, directora científica de GEICAM, ha incidido también en la poca colaboración que recibe la investigación privada de las administraciones públicas y ha hecho un llamamiento a las mujeres con cáncer de mama para que participen en ensayos de este tipo.