Un compañero de Santiago Del Valle asegura que le dijo que "había estado con una chiquilla"

nacional

| 18.02.2011 - Actualizado: 13:11 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Un compañero de Santiago del Valle cuando éste se matriculó en el IES San Sebastián de Huelva en un ciclo de Gestión Administrativa, ha declarado este viernes el juicio por la muerte de Mari Luz Cortés que que el principal acusado le dijo en el instituto que "había estado con una chiquilla".En su declaración en la tercera sesión del juicio que se celebra en la Audiencia Provincial, este compañero del instituto, de nacionalidad peruana y que ejerció en su país durante más de 20 años como policía, ha apuntado que el comportamiento de Santiago del Valle en la clase era "muy altivo" y que "hablaba de cosas que no eran normales".

Respecto a la afirmación de que "había estado con una chiquilla", el testigo ha indicado que no le comentó nada más de esto pero que fue antes del caso de Mari Luz, a la par que ha destacado que cuando la Policía llegó al centro para preguntar tras la desaparición de la menor, el comentario general entre los compañeros fue que podría ser él, refiriéndose a Santiago.

En esta misma línea, ha destacado que Santiago llamaba la atención por "su forma de vestir y de hablar", y pese a que se matriculó en este curso el 2 de noviembre de 2007 --escasos dos meses antes de la desaparición de la menor y tras ser expulsado del Colegio Diocesano por un comportamiento inapropiado--, éste "iba en chanclas". Ha narrado que en los recreos se iba con él y el encargado de la copistería pero había veces que "iba detrás" de las alumnas que le llamaban la atención y luego volvía con ellos. De este modo, ha recordado que una vez en la clase, una compañera se quejó a la tutora de la actitud de Santiago, y por ello, la profesora le llamó la atención.

UNA HIJA MUY EXIGENTE

Asimismo, este mismo testigo ha indicado que Santiago le contaba que "tenía una hija que era muy exigente y que le pedía mucho dinero para las discoteca" y una esposa "buena, que le hacía muy bien de comer", a la vez que ha remarcado que "naturalmente", tras la desaparición de la menor onubense y una vez que la Policía se personó en el instituto, en la clase se pensó que podría ser Santiago.

"SANTIAGO DECIDIA TODO"

La hermana de Isabel García, esposa de Santiago del Valle, la cual ha testificado también en la tercera sesión el juicio por el caso 'Mari Luz' en la Audiencia Provincial de Huelva, ha asegurado que ésta estaba "algo dominada" por su marido y la sensación que le daba es que "Santiago decidía todo" en el matrimonio. No obstante, ha recordado que "rompió" la relación con su hermana antes de 2008 y que el detonante para ello fue "cuando pasó lo de sus hijos", refiriéndose al hecho de que le retiraran la custodia de los mismos a la pareja Del Valle-García al ser condenados por un delito de abusos sexuales.

Ha destacado que antes de que ocurriera este hecho, la relación con Isabel García era "normal" viéndose "de vez en cuando", aunque a final de 2007 ha comentado que tuvo conocimiento de que vivían en una chabola en Sevilla y que intentó retirar a su hermana de ese tipo de vida pero ésta "quería estar con su marido en lo bueno y en lo malo", por lo que a partir de ese momento cesó el contacto con su hermana.

Asimismo, ha confirmado, tal y como hizo Isabel García en su declaración que sobre el 13 de enero de 2008, día en el que desaparece la menor, que su madre no estaba enferma, a la vez que ha señalado que después de esta fecha llamó a su madre e Isabel le contó que "su marido no había tenido nada que ver con la niña" y les preguntó a sus padres si había ido la Policía . Tras esta llamada, la hermana de Isabel contacta con la Policía de Huelva. "Yo no sé si mi hermana siempre dice la verdad", ha manifestado.

POR EL TONO DE VOZ

Por su parte, una vecina del barrio de El Torrejón ha contado en su declaración que sobre las 18,00 horas estaba asomada en su ventana y vio a tres niñas, y que por la voz "le pareció" que una de ellas podría ser Mari Luz Cortés, pero ha dejado claro que "no la vio" sino que por el tono de voz le pareció que era la menor.

Detrás de esta vecina, ha testificado un joven del barrio, el cual se encontraba en el quiosco en el que Mari Luz compró chucherías, pero no recuerda si vio a la menor a partir de las 16,30 horas, a la par que ha indicado que el sábado --un día antes de su desaparición-- vio una furgoneta blanca aparcada, que no conocía, con niños, pero no ha dado más información sobre la misma.

Otra de las vecinas, la cual no ha acudido a declarar, por lo que el secretario judicial ha procedido a la lectura de lo que ésta narró a la Policía, contaba en la misma que vio a la menor el 13 de enero, pero su marido, el cual ha testificado, ha indicado que su esposa vio a tres niñas y que una de ellas podría ser Mari Luz, pero apunta que "no la vio bien".

"EL MALETERO PARECIA RECIEN LAVADO"

En último lugar, ha declarado una prima segunda de Mari Luz, la cual ha indicado que el día de la desaparición de la pequeña acudió, junto a otras personas y la Policía, a la vivienda de los Del Valle, que la pareció "rara y siniestra", así como ha afirmado que a la entrada Isabel García chillaba y Santiago afirmó que "él no se iba a comer ningún marrón".

Posteriormente, esta testigo junto a la Policía bajó a ver el coche de Rosa del Valle y miraron el maletero, que le dio la impresión de que estaba "recién lavado", a lo que ha añadido que había "unas gotas de agua" en la zona izquierda y que había unos cartones grandes en el interior. Ha apuntado que acudieron a la casa de Santiago porque "sospechaba que había tenido delitos con niños".