Tzaneen Internacional compra el Aeropuerto de Ciudad Real por 10.000 euros

La puja ha sido inferior al 70% del valor estimado de venta fijado en 40 millones de euros

Se abre un nuevo plazo hasta el 14 de septiembre para algún otro comprador que ofrezca un mínimo de 28 millones de euros

La torre del aeropuerto de Ciudad Real

nacional

| 17.07.2015 - 12:58 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

La mercantil Tzaneen Internancional ha adquirido por 10.000 euros el Aeropuerto Central de Ciudad Real, el primero de iniciativa privada construido en España y que desde 2010 se encontraba en concurso de acreedores.

La venta del aeropuerto se ha concretado mediante una subasta pública que ha tenido lugar en la Audiencia Provincial de Ciudad Real, donde la mercantil Tzanenn Internacional, creada el pasado mes de marzo en Madrid con un capital de 4.000 euros, ha sido la única empresa en pujar por adquirir la infraestructura aeroportuaria en cuya construcción se invirtieron 450 millones de euros.

El hecho de que la puja por el aeropuerto de Ciudad Real haya sido inferior al 70 por ciento del valor estimado de venta fijado en 40 millones de euros, según el auto del juzgado de lo Mercantil numero 4 de Ciudad Real, abre la posibilidad a que cualquier otro postor, en el plazo de 20 días hábiles, pueda presentar una oferta de compra superior a los 28 millones de euros -que es el 70 por ciento del precio de venta-.

Con su oferta, Tzanenn Internacional momentáneamente, hasta que se cumpla el plazo de 20 días hábiles en los que se podrían presentar nuevas ofertas, habría adquirido la explotación aeroportuaria que incluye todos sus terrenos e inmuebles, entre ellos, la pista de aterrizaje, la plataforma de rodadura, los de terrenos incluidos en la zona aire, hangares o torre de control, entre otros.

A ello, hay que sumar la terminal, el aparcamiento, la pasarela sin terminar que conduciría a la vía férrea, y el resto de los edificios e instalaciones necesarias para el funcionamiento del Aeropuerto que se hallan fuera de estos terrenos.

La venta no incluye los terrenos necesarios para cumplir con la Declaración de Impacto Ambiental que es básica para que contar con las autorizaciones de vuelo.

Los bienes e instalaciones que se han subastado ya han sido utilizados y se enajenan en el estado físico, jurídico y aeronáutico en que se encuentran, por lo que no admitirán reclamaciones sobre su estado.

El abogado de la mercantil Tzaneen Internancional ha expresado durante la puja la intención de la empresa de hacer efectivo hoy mismo en la cuenta del juzgado de los 10.000 euros por los que ha adquirido el aeropuerto de Ciudad Real.

La empresa Griffin-Pegasus Airports, también interesada en adquirir el aeropuerto, ha manifestado en el acto de subasta su intención de impugnar la misma al haberse cometido errores de forma.

En este acto, la empresa concursada Ciudad Real Internacional Airport S.L, también ha mostrado su rechazo a la subasta y ha recordado que mantiene interpuesto en el juzgado un recurso contra el proceso de venta de la infraestructura aeroportuaria.

La adquisición por parte de Tzaneen International S.L., que podría estaría actuando como empresa intermediaria, supone un paso más en el proceso de venta que se inició en diciembre de 2013 cuando el aeropuerto tras entrar en concurso de acreedores en junio de 2010, fue puesto a la venta por los administradores concursales a un precio de 100 millones de euros.

Desde entonces, a lo largo de los últimos años se han sucedido las ofertas de compras del aeropuerto que han llegado a superar la decena, sin embargo, ninguna de ellas logró consumarse.

Entre los compradores interesados entonces en la compra estaban el empresario madrileño afincado en Málaga, Francisco José Ortiz, que llegó a optar hasta tres veces por el aeropuerto, varias empresas intermediarias radicas en Madrid, o el grupo chino HNA Group Co., que gestiona la cuarta aerolínea más grande de China y que llegó a pedir un plazo extra para pujar por el aeropuerto, después de hacerse con el paquete mayoritario de acciones de NH Hoteles, aunque finalmente la venta no se materializó.