La juez sobre la indiferencia de Txapote ante una víctima: "¡Encima se ríen estos cabrones!"

El comentario fue captado por los micrófonos en el juicio por el asesinato de José Javier Múgica

nacional

| 02.11.2011 - 08:37 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El ex jefe militar de ETA Francisco Javier García Gaztelu, "Txapote", ha mantenido hoy una absoluta indiferencia al escuchar el sobrecogedor relato de la viuda del concejal de UPN en Leiza José Javier Múgica, asesinado por la banda terrorista en 2001, ante el tribunal que juzga el atentado. La actitud de "Txapote" y de los tres miembros del "comando Argala", que desde hoy están siendo juzgados por el asesinato de Múgica, ha sido incluso comentada por la presidenta del tribunal, la juez de la Audiencia Nacional Ángela Murillo, que tras escuchar el testimonio de la viuda ha señalado: "y encima se ríen estos cabrones", sin percatarse de que tenía el micrófono abierto.

Murillo pronunciaba estas palabras después de que la viuda de Múgica, Adoración Zubeldia, relatara -visiblemente emocionada- cómo vivió los momentos del atentado que mató a su marido el 14 de julio de 2001. "Salí al balcón y lo vi en una esquina -ha dicho Zubeldia antes de romper a llorar-, lo vi que estaba contra un arbusto, vi la furgoneta contra un arbusto. Vi que se estaba quemando y mi marido también se estaba quemando a la vez que la furgoneta", ha explicado durante el juicio, al que ha asistido entre el público la presidenta de Navarra, Yolanda Barcina.

Zubeldia ha contado también que antes del asesinato ya habían recibido amenazas y habían sufrido pintadas en su casa, insultos en el programa de fiestas de Leiza e incluso robos en su tienda de fotografía. "Con eso nos dieron la pista de que no querían que trabajáramos en el pueblo", ha añadido, tras explicar que la furgoneta la podía haber usado cualquiera, incluso ella, aunque el día del atentado se quedó en casa porque acababan de llegar de unos días de descanso.

RETAN AL TRIBUNAL

Por su parte, los acusados han retado al tribunal al negarse a participar en el juicio y mantenerse sentados pese al requerimiento de Ángela Murillo. Tanto "Txapote" como los miembros del "comando Argala" Oscar Zelarain y Andoni Otegi se han mantenido sentados frente al tribunal después de que la magistrada les ordenara que se pusieran en pie, y se han negado a contestar a las preguntas que les iban a formular las acusaciones señalando: "no voy a participar en este juicio".

El primero en mantener esa actitud ha sido "Txapote", tras lo que Otegi, también sin levantarse, ha dicho que todas las acusaciones contra ellos proceden de la declaración que hizo su "compañero" bajo torturas de la Guardia Civil. El único de los acusados que ha accedido a responder a las preguntas -sólo de su defensa- ha sido Juan Carlos Besance, también miembro del "comando Árgala", que ha denunciado que cuando en octubre de 2010 reconoció ante la Guardia Civil que participó en el asesinato del concejal de UPN fue por las torturas que sufrió por parte de los agentes que le interrogaron.

El primer día "me pusieron la bolsa varias veces y continuaron los días siguientes, poniéndome la bolsa continuamente y haciendo flexiones", ha dicho Besance, que ha reconocido que no denunció los hechos al médico forense ni al instructor porque "tenía miedo".En el juicio, que continuará mañana y el viernes, el fiscal Carlos Bautista pedirá 48 años de prisión para "Txapote", Oscar Zelarain y Juan Carlos Besance, mientras que solicita otros 38 años de cárcel para Andoni Otegi, quien en otra vista oral la semana pasada denunció "la presión que está siendo ejecutada en el País Vasco" y aseguró que "son tiempos en los que esto se tiene que solucionar".

El juicio es el primero a un exdirigente etarra después de que la banda anunciara el pasado 20 de octubre el cese definitivo de la violencia. Según las conclusiones provisionales del fiscal, los tres integrantes del comando "Argala" recibieron de "Txapote" la orden de acabar con la vida de Múgica antes de que fuera detenido en Francia en febrero de 2001.