Comienza el juicio del caso Nóos, con la infanta y Urdangarín en el banquillo

Los 18 acusados del caso están todos presentes en la sala de juicios

nacional

| 11.01.2016 - Actualizado: 09:50 h
REDACCIÓN

La infanta Cristina y su marido, Iñaki Urdangarin, llegaron a las 08.10 horas al edificio de la Escuela Balear de la Administración Pública de Palma, donde comparecen como acusados en la primera sesión del juicio del caso Nóos. Ambos han llegado en el mismo vehículo y Urdangarin le ha abierto la puerta del coche a su esposa.

Han entrado juntos a las dependencias donde se celebrará el juicio a partir de las 09.15 horas, sin detenerse ante las decenas de periodistas que esperan a las puertas del edificio, aunque la infanta ha saludado con un "hola" a los informadores. Después han accedido al interior después de pasar por el arco de seguridad

Minutos antes habían llegado sus respectivos abogados. El primero en acceder ha sido el abogado de Urdangarin, Mario Pascual Vives, sobre las 07.50 horas, y cinco minutos después lo ha hecho el equipo que defenderá a la infanta: Miquel Roca, Jesús María Silva y Jaume Riutord.

En la primera jornada del juicio está previsto que las defensas planteen las cuestiones previas. La defensa de la hermana del Rey solicitará al tribunal que la exonere de la acusación de delito fiscal porque la única parte acusadora que la mantiene, el sindicato Manos Limpias, no está legitimada para sentarla en el banquillo.

La infanta está acusada como cooperadora en dos delitos fiscales de su marido. Manos Limpias pide que sea condenada a 8 años de prisión, pero los abogados reclamarán que sea exculpada en aplicación de la doctrina Botín.

Roca y Silva pedirán la estricta aplicación del artículo 782.1 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal (LECrim) y de dicha doctrina fijada por el Tribunal Supremo en 2007, en virtud de la cual la acusación popular no está legitimada en solitario para sentar a alguien en el banquillo por delitos fiscales.

La Fiscalía Anticorrupción y la Abogacía del Estado pidieron que la causa fuera sobreseída para la infanta, aunque la consideran responsable civil a título lucrativo: por haberse beneficiado de 587.413 euros en el primer caso y de 168.571 euros según los representantes legales de Hacienda.

Iñaki Urdangarin se enfrenta a una petición de condena de 19 años y 6 meses de cárcel por parte de la Fiscalía Anticorrupción y de 26 años y 6 meses por parte de Manos Limpias. También lo acusan la Abogacía de la comunidad autónoma de Baleares, que pide 8 años; la Abogacía del Estado que pide que cumpla 3 años y 6 meses, y los socialistas del Ayuntamiento de Valencia que reclaman una condena de 11 años para el marido de la infanta.

Las acusaciones lo consideran responsable de utilizar el Instituto Nóos y entidades satélites para saquear fondos de las instituciones públicas de Baleares (2,5 millones), Valencia (3,5 millones) y Madrid (114.000 euros). Está acusado de tráfico de influencias, malversación, prevaricación, fraude, estafa, falsedad, delitos contra Hacienda y blanqueo de capitales.