Trasladado a España desde Francia 'Txeroki', exjefe militar de ETA

Reclamado para ser juzgado en la Audiencia Nacional por robos y tenencia de explosivos

nacional

| 08.10.2014 - 16:38 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El exjefe militar de ETA Garikoitz Aspiazu, Txeroki, ha sido trasladado desde Francia a España, ha informado la Dirección General de la Policía. El exdirigente etarra había sido reclamado para ser juzgado en la Audiencia Nacional por estragos, robos y tenencia de explosivos.

Agentes de la Policía Nacional, pertenecientes a la División de Cooperación Internacional, han trasladado hoy desde Marsella a Madrid al ex 'jefe militar' de ETA Garikoitz Aspiazu Rubina.

La entrega ha sido concedida de forma temporal a favor de la Sección Primera Penal de la Audiencia Nacional para ser juzgado por delitos de estragos, robo y tenencia de explosivos con fines terroristas, ha informado la Policía.

Mikel Garikoitz Aspiazu Rubina, alias Arrano y Txeroki, nació en Bilbao hace 41 años e inició su participación en la banda terrorista ETA en el año 2000, como colaborador del comando Ituren. Más tarde se integraría en el comando Vizcaya al que se atribuyen varios atentados cometidos entre 2001 y 2003. Desde 2003 hasta su detención en 2008 fue el jefe militar de ETA.

Txeroki, que fue detenido en Cauterets el 17 de noviembre de 2008 como resultado de una operación contra la cúpula de la banda terrorista. Durante su dirección de los comando mantuvo un enfrentamiento directo con el entonces número uno de la banda, el ya fallecido, Javier López Peña, alias Thierry. Pese a haber sido ya juzgado y condenado en Francia donde se encuentra preso, Aspiazu Rubina también ha sido investigado por numerosas causas en España.

ULTIMA ENTREGA

Este jefe terrorista ya se sentó el pasado junio en el banquillo de los acusados de la Audiencia Nacional por el atentado cometido contra la Bolsa de Bilbao el 4 de marzo de 2002. Sus únicas palabras durante el juicio, en el que se enfrentaba a 10 años de cárcel, fueron: "No autorizo a juzgar a los ciudadanos del País Vasco y no voy a contestar a ninguna pregunta".

La Audiencia Nacional todavía no ha hecho pública todavía esta sentencia. Sí se conoció en octubre del pasado año la resolución que le absolvía por falta de pruebas del atentado que se produjo en el hotel Port Dénia el 30 de enero de 2005, en el que resultaron heridas cinco personas. El Supremo confirmó su absolución así como la de la otra acusada, la etarra Leire López Zurutuza.

En 2009 compareció ante la Justicia española para declarar por cinco atentados cometidos por ETA entre enero y febrero de 2002, en los que actuaba como líder del 'comando K-Olaia', que tenía este nombre en honor de la etarra Olaia Kastresana, fallecida en 2001 al estallar la bomba que manipulaba en un apartamento de la localidad alicantina de Torrevieja, según los datos recogidos por Europa Press.

ATENTADO CONTRA EL SOCIALISTA MADINA

En concreto, el ex jefe militar de ETA tuvo que responder ante el titular del Juzgado Central de Instrucción número 1, Santiago Pedraz, por su participación en el atentado contra el diputado socialista Eduardo Madina, que perdió una pierna al explotar una bomba lapa adosada a los bajos de su vehículo el 19 de febrero de 2002, y por la explosión de un coche bomba en Bilbao el 12 de enero de 2002.

Asimismo, el responsable del Juzgado Central de Instrucción número 2, Ismael Moreno, le tomó declaración indagatoria en otras tres causas: el envío de dos paquetes bomba al presidente del Grupo Correo, Enrique Ybarra, y a la delegada de Antena 3 en el País Vasco, María Luisa Guerrero, (ambos registrados el 17 de enero de 2002); y el intento de asesinato de la teniente de alcalde de Portugalete Esther Cabezudo (PSOE), que se produjo el 28 de febrero de 2002.

'Txeroki' ha sido investigado en España por otras causas entre las que se encontraba la orden de atentar contra la T-4 del aeropuerto de Madrid-Barajas el 30 de diciembre de 2006, que provocó la muerte de dos ciudadanos ecuatorianos.