Chacón renuncia a presentarse a las primarias

Chacón da un paso atrás ante el riesgo de división interna y el daño a la autoridad de Zapatero

Ibarra: Rubalcaba aceptará ser candidato si tiene la garantía de ser elegido secretario general

Tomás Góméz por las primarias, advierte: "El Partido Socialista es un partido de sorpresas"

Tezanos pide a Zapatero que renuncie a la secretaria general el sábado

nacional

| 26.05.2011 - 09:49 h
REDACCIÓN

La guerra en el PSOE se cobra su primera víctima: Carme Chacón. Al explicar las razones de su decisión de no concurrir a las primarias, ha señalado que, desde el día de las elecciones, se ha puesto en riesgo al partido y al gobierno de Zapatero, si bien ha reconocido que el martes habló con él sobre el calendario de las primaras.

Así, la titular de Defensa ha explicado que tenía intención de haberse presentado a las primarias en una decisión que había adoptado en febrero, pero que ha optado por dar un paso atrás ante la situación vivida en los últimos días en el partido y que podía poner en riesgo su unidad.

Ha señalado que también ha visto en riesgo la autoridad del presidente del Gobierno, la imagen colectiva del partido e, incluso, la estabilidad del Ejecutivo, y por ello ha adoptado la decisión comunicada hoy.

Carme Chacón, no obstante, se ha mostrado contraria a que el PSOE celebre un Congreso Estraordinario, tal y como demandó Patxi López, para renovar la dirección del partido, ya que considera "acertada" la "voluntad" del jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, de finalizar su mandato y "hacerlo como presidente del Gobierno y secretario general".

La comparecencia de Chacón ha venido motivada por el auténtico güirigay originado en el PSOE tras la debacle electoral del partido en las elecciones municipales y autonómicas del pasado domingo. El dilema entre celebrar elecciones primarias, como defiende Zapatero o un congreso extraordinario como sostiene Patxi López divide a los dirigentes socialistas.

Rubalcaba, por su parte, se ha reunido hoy con Jose Bono y han continuado las declaraciones de líderes en favor y en contra de la celebración de un congreso.

EL PSOE DIVIDIDO ENTRE PRIMARIAS O CONGRESO

En este contexto, el ex presidente de la Junta de Extremadura Juan Carlos Rodríguez Ibarra ha señalado las intenciones del vicepresidente primero del Gobierno. Ibarra dice que Alfredo Pérez Rubalcaba aceptará ser el candidato del PSOE para las próximas elecciones generales si tiene la "garantía" de que será elegido también secretario general del partido antes o justo después de los comicios. "En caso contrario, nos encontraríamos con la sorpresa de que no hubiera ninguno de los dos candidatos que se llevan meses vaticinando", ha explicado tras el anuncio de la ministra de Defensa, Carme Chacón, de no presentarse a las primarias.

Así, en una tertulia en RNE, Ibarra ha augurado que Rubalcaba será el próximo candidato socialista "salvo sorpresas", ya que para ello cree que debe tener "la seguridad" de que "tarde o temprano" el PSOE va a celebrar un Congreso ordinario o extraordinario donde se le designe como secretario general.

Estas declaraciones, que se suman a la de otros muchos dirigentes socialistas, se han producido tras la renuncia por sorpresa de la ministra de Defensa.

Uno de ellos incluso ha ido más lejos y ha pedido la renuncia de Zapatero. Se trata de José Felix Tezanos, director de la revista "Temas" que preside Alfonso Guerra, quien emplazó al presidente del Gobierno a que renuncia a la secretaria general del partido el próximo sábado en la reunión del Comité Federal. Tezanos, en declaraciones a Europa Press, iba más allá. Dijo que Zapatero tiene que reaccionar frente a la derrota electoral del domingo como hizo en su momento Joaquín Almunia en el año 2000, cuando presentó su dimisión para que un congreso se eligiera un nuevo liderazgo.

En su opinión, si hay varios candidatos a primarias, el ganador tiene que ser también secretario general, para evitar el error que se produjo en su momento con la bicefalia entre Almunia y Jose Borrell, por lo que es necesario un congreso.

LEGUINA CONSIDERA SABIA LA DECISION DE CHACON

Por su parte, el ex presidente socialista de la Comunidad de Madrid, Joaquín Leguina, se sumaban a la esta idea y señalaba que a su juicio, "lo mejor" que puede hacer el secretario general de los socialistas, José Luis Rodríguez Zapatero, es irse ya porque, según ha argumentado, así se celebraría un congreso extraordinario y, por ende, elecciones anticipadas, algo que, según había subrayado, "no sería tan malo" para el país.

"Aquellos que quieren primarias quieren en el fondo heredarse a sí mismos en la figura de Chacón", señaló el ex diputado socialista, para quien la ministra no debería ser siquiera candidata porque, en su opinión, hay que pasar esta página del socialismo liderado por Zapatero, "y ella es una de las importantes personas que ha estado a la cabeza" de la misma.

Otros dirigentes, en cambio, han sido mucho más diplomáticos. Así, el secretario general del PSOE de Andalucía y presidente de la Junta, José Antonio Griñán, ha expresado, en nombre de los socialistas andaluces, el reconocimiento al "gesto de generosidad" que ha tenido la ministra de Defensa, Carme Chacón, quien ha anunciado este jueves que no va a optar a las primarias que se van a convocar en el partido para elegir al candidato a la Presidencia del Gobierno.

En su opinión, se estaba generando una "tensión" en los últimos días que "no era buena para el partido" y que, por tanto, Chacón ha dado un paso para "que se redujera la tensión y eso es bueno".

Respecto a la celebración del Comité Federal del PSOE el sábado, en el que está previsto que se dé luz verde al proceso de primarias, el secretario general del PSOE-A se ha mostrado convencido de que dicho órgano "cumplirá el reglamento" y abrirá las primarias, "como tiene ser y como debe ser en una circunstancia como esta, porque está escrito en los reglamentos del partido".

En la misma línea, se expreso el presidente del Senado. El socialista Javier Rojo ha asegurado estar "orgulloso" del paso atrás dado por Carme Chacón en la carrera por la candidatura del PSOE a la presidencia del Gobierno porque "ha clarificado el camino" para el partido, ha apuntado a Alfredo Pérez Rubalcaba para el puesto. No obstante ha rechazado la convocatoria de un congreso federalpara "no perder el tiempo en las cosas internas".

Javier Rojo ha aclarado que el rechazo de Chacón a presentarse a las primarias no detiene este proceso, sino que puede concluir con un sólo candidato, que a día de hoy es Alfredo Pérez Rubalcaba. "Esto no aborta las primarias. Resuelto el problema ya no hay problema. Y problema hay cuando entramos en un proceso de votaciones. Carmen ha clarificado el camino", ha expuesto.

TOMÁS GÓMEZ POR LAS PRIMARIAS AUNQUE NO DESCARTA SORPRESAS

Por su parte, el secretario general del PSM, Tomás Gómez, ha señalado decantarse por las primarias para elegir al sucesor de José Luis Rodríguez Zapatero porque prefiere "que voten medio millón de militantes del PSOE a que voten 500 delegados en un congreso". También ha manifestado que no descarta que haya otro candidato, "porque el Partido Socialista es un partido de sorpresas, un partido con mucha gente en el banquillo, con mucho capital humano".

A su juicio, el proceso no puede basarse "únicamente en nombres y apellidos", sino que hay que ver si los candidatos proponen un giro en la acción del gobierno o es un proyecto de continuidad.

ZAPATERO Y RUBALCABA GUARDAN SILENCIO

Lo que no han hablado han sido dos de los protagonistas. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, llegaba poco después al Congreso para participar en la votación de las iniciativas que debate el pleno, mientras el presidente de la Cámara, José Bono, estaba reunido en su despacho con el vicepresidente Alfredo Pérez Rubalcaba. Antes de entrar en el hemiciclo, los periodistas han preguntado a Zapatero si finalmente habrá primarias en el PSOE para elegir su candidato para las elecciones generales, a lo que el presidente se ha limitado a manifestar: "Comité Federal el sábado".

Luego, Zapatero y Alfredo Pérez Rubalcaba se dejaron ver juntos y sonrientes al salir del hemiciclo del Congreso de los Diputados. "¿Tiene controlado el partido?", se le espetó a Zapatero cuando abandonaba el Congreso. "Sí", fue su lacónica respuesta. Por su parte Rubalcaba guardaba silencio en un acto en el Ministerio del Interior .