Técnicos de la Policía Científica y de investigación de Accidentes viajan a Mali

Un avión de transporte C295 'Hércules' del Ejército del Aire participará en la recuperación de las víctimas

nacional

| 25.07.2014 - Actualizado: 22:22 h
REDACCIÓN

La delegación española que colaborará en el proceso de investigación del accidente del vuelo de Swiftair que se llevará a cabo junto con el resto de países partirá a Mali (Bamako) este sábado por la mañana en un avión del Ejército del Aire que saldrá desde la base área de Torrejón de Ardoz en Madrid.

La delegación estará compuesta por dos miembros de la Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de Aviación Civil (CIAIAC), que se sumarán al equipo encargado de investigar los motivos del accidente y analizarán sobre el terreno los restos del avión, según han indicado a EFE fuentes gubernamentales.

Asimismo, estará integrada por cinco miembros de la policía científica, que trabajará en la identificación de las víctimas del avión siniestrado.

Estos cinco técnicos se unirán así al destacamento del Ejército del Aire que opera el avión de transporte C295 'Hércules' que va a participar en las tareas de recuperación de los restos de las víctimas.

El Ministerio de Defensa ha puesto a disposición de Francia tanto este avión, cuya base se encuentra en Dakar (Senegal) como apoyo a la misión militar gala en Malí, como el otro 'Hércules' que actualmente opera desde Libreville (Gabón) para ayudar también a los franceses en su operación en República Centroafricana.

El departamento que dirige Pedro Morenés también ha ofrecido al Gobierno galo la colaboración del equipo español de instructores de operaciones especiales que participan en la misión europea de entrenamiento (EUTM) del Ejército maliense con vistas a reforzar la seguridad en la zona del accidente, si bien París sólo ha requerido de momento la actuación del avión desplegado en Senegal.

RESTOS ESPARCIDOS EN 9 HECTÁREAS

Los restos del avión de Air Algérie, operado por la española Swiftair, siniestrado en la madrugada del jueves se encuentran diseminados en un espacio de unas nueve hectáreas en la región maliense de Gossi y están vigilados por 220 militares de Francia, Mali y Holanda, según han informado hoy las autoridades francesas.

El dispositivo militar que controla la seguridad sobre el terreno está compuesto por 120 militares franceses, 60 malienses y 40 holandeses integrantes de la Misión de la ONU en el norte de Mali (MINUSMA).

La investigación, según detalló el secretario de Estado de Transporte, Frédéric Cuvillier, se dividirá en tres fases y se iniciará con la recogida y preservación de los datos, entre los que se incluyen las cajas negras, de las que ya se ha recuperado una.

La segunda fase, cuya duración dependerá del estado de ese material, implicará el "examen detallado" de esas informaciones, y la tercera consistirá en el análisis y extracción de las conclusiones sobre lo sucedido.

Los restos mortales de las víctimas del avión que se estrelló el jueves en Mali serán trasladados en un primer momento a la ciudad de Gao para su reconocimiento antes de que sean repatriados a sus respectivos países, según ha indicado hoy el ministro francés de Asuntos Exteriores, Laurent Fabius.

LOS TRIPULANTES ESPAÑOLES

Según han confirmado a Efe distintas fuentes, las identidades de los miembros de la tripulación que han muerto con Agustín Comerón, piloto, e Isabel Gost, primer oficial, ambos residentes en Mallorca; el donostiarra Raúl Montero y los madrileños Miguel Ángel Rueda y Federico Cárdernas, todos ellos tripulantes de cabina.

El sexto tripulante podría ser Rafael Gasanaliev, aunque esta identidad no ha sido confirmada.

La compañía Swiftair, que no confirma las identidades de los tripulantes, ha asegurado hoy que, por el momento, es demasiado pronto para hablar sobre las causas del accidente. Sin embargo,

La única certeza que se tiene hasta el momento sobre el accidente es que el avión atravesó una franja de fuertes tormentas y que el personal de vuelo manifestó a la torre de control de Uagadugu (de donde había despegado) su intención de cambiar de ruta justo antes de que se perdiera el contacto con el aparato.

EL APARATO SINIESTRADO HABÍA SUPERADO TODOS LOS CONTROLES

El avión de la compañía española Swiftair que se estrelló en la madrugada de ayer jueves en Mali con 116 personas a bordo, entre ellas los seis españoles que conformaban la tripulación, había superado con éxito todas las inspecciones y estaba en buenas condiciones para volar.

Así lo ha confirmado la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, que ha explicado que el avión, un vuelo de Air Algerie operado por la compañía española, había pasado su revisión anual para prorrogar el certificado de aeronavegabilidad el pasado mes de enero.

Además, hace sólo tres días, el pasado 22 de julio, la Dirección General de Aviación Francesa efectuó al aparato -un MD83- una inspección en rampa en el aeropuerto de Marsella y "no se registró ninguna discrepancia relevante".

PÉSAME DE LOS REYES

El Rey Felipe VI, en su nombre y en el de la Reina Doña Letizia, ha trasladado este viernes sus "profundas condolencias" a las familias de los fallecidos en el accidente aéreo de la compañía SwiftAir en Argelia.

Durante su alocución en el acto de Ofrenda al Apóstol Santiago, el monarca ha lamentado el "trágico" accidente que este jueves "segaba la vida de 116 personas, entre ellas seis compatriotas" españoles, que conformaban la tripulación. Don Felipe ha trasladado las "condolencias" a las familias de las víctimas de "las distintas nacionalidades" que viajaban en el avión.

"A sus pueblos, especialmente al pueblo francés, tan querido e históricamente vinculado al Camino -de Santiago-; y a sus autoridades, la Reina y yo queremos trasladarles el pésame y el sentimiento solidario de todos los españoles", ha concluido el Rey.

Desde el Gobierno, el jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, se ha mostrado "hondamente consternado" por el "trágico accidente" y ha dicho estar convencido de que la tripulación española dio "lo mejor de sí mismos" para tratar de salvar la vida de todos los pasajeros.

En un comunicado, Rajoy ha expresado sus condolencias a las familias de los pilotos y del resto de la tripulación del aparato, así como a los allegados del centenar de pasajeros fallecidos en el siniestro.

Asimismo los regidores de Madrid y Móstoles, Ana Botella y Daniel Ortiz, respectivamente, ha mandado este viernes el pésame a las familias de Miguel Angel Rueda y de Federico Cárdenas, dos de de los tripulantes fallecidos, haciéndo extensivo su pesar a las familias de todos los fallecidos en el accidente aéreo.