Sólo en dos meses Ceuta y Melilla han recibido la mitad de sin papeles que en todo el año 2010

La llegada de inmigrantes ilegales satura sus centros de acogida y fuerza a su envío a la península

nacional

| 01.08.2011 - 13:54 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Con el comienzo del Ramadán y el buen tiempo, Ceuta y Melilla están sufriendo una avalancha de inmigrantes irregulares. Se revive la pesadilla que supuso la crisis de los saltos de la valla en 2005, cuando centenares de ciudadanos subsaharianos intentaron entrar desde Marruecos forzando las verjas que rodean Ceuta y Melilla ayudandose con escaleras y una docena perdieron la vida en el intento. Hoy no lo hacen trepando la valla, sino nadando desde las playas marroquíes, y con la connivencia de las autoridades alauitas segun denuncian los sindicatos policiales. El Ministerio del Interior niega que exista una llegada de inmigrantes fuera de lo normal, pero los centros de acogida en Ceuta y Melilla están desbordados.

La continua llegada de inmigrantes magrebíes a las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla está ocasionando problemas en ambas ciudades. El incesante goteo de pateras y de inmigrantes que intentan alcanzar sus costas a nado, ha provocado la saturación de los dos centros de Estancia Temporal de Inmigrantes, según publica en su edición de hoy el diario El Mundo.

En el caso de Melilla este centro tiene capacidad para 480 personas, pero sólo durante el pasado mes de julio, señala el diario ha atendido a 700. La diferencia se ha saldado con el reenvío de grupos de emigrantes hacia la península.

El delegado del Gobierno en Melilla, Antonio Claret está convencido de que la presión migratoria durará todo el verano y reconoce que las autoridades marroquíes "hacen lo que pueden, aunque nos gustaría que hiceiran más".

El director general de la Policía y de la Guardia Civil, Francisco Javier Velázquez ha viajado hasta Rabat para pedir a sus autoridades de aquel país que redoblen sus esfuerzos de control en las costas para frenar la oleada de inmigrantes ilegales hacia España.

Las entradas de inmigrantes a las dos ciudades norteafricanas no son tan llamativas como las registradas en 2005, cuando oleadas de magrebíes llegaron a saltar sus vallas entre los meses de septiembre y octubre, pero preocupa a las autoridades de ambas ciudades.

Durante el mes de julio se calcula que no menos de 500 inmigrantes ilegales han accedido a estas plazas de forma ilegal, 300 de ellos con destino Ceuta y 200 a Melilla.

Tan sólo en dos meses,junio y julio, ambas ciudades han recibido más de la mitad del número de inmigrantes sin papeles de los que acogieron en todo el año 2010.