Socialistas críticos y afines a Navarro rechazan la expulsión de los díscolos

Díscolos del PSC

nacional

| 18.01.2014 - 18:34 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

Dirigentes críticos y afines al líder del PSC, Pere Navarro, han coincidido hoy en solicitar que se busquen medidas para los tres diputados del partido que rompieron la disciplina de voto en el Parlament que no pasen por la expulsión.

En un artículo publicado en El Periódico, el portavoz del PSC, Jaume Collboni, la alcaldesa de Santa Coloma de Gramenet, Núria Parlon, y los diputados Juli Fernández, Alicia Romero y Xavier Sabaté, todos ellos afines a Navarro, han defendido que el PSC debe ser "el nuevo reflejo de la Cataluña plural y diversa".

"Por eso no promoveremos la exclusión, sino la unión, la suma y no la resta. Necesitamos mucha gente y no sobra nadie", recalcan estos diputados autonómicos del PSC.

La llamada al consenso llega después de que el portavoz parlamentario del partido, Maurici Lucena, pidiera a Marina Geli, Joan Ignasi Elena y Núria Ventura que entreguen el acta de diputado tras desobedecer las directrices de la dirección al votar el jueves en el Parlament a favor de pedir al Congreso el traspaso de competencias para convocar el referendo de autodeterminación.

Esta petición ha sido reiterada hoy por el primer secretario del PSC, Pere Navarro, que ha emplazado a los tres diputados disidentes a que sean "honrados" y "coherentes" y renuncien a su escaño.

Hoy mismo Joan Ignasi Elena, portavoz del movimiento crítico "Avancem", ha rechazado el plazo que el PSC ha dado a los díscolos -hasta el domingo por la noche- para renunciar a su escaño y se ha mostrado "convencido" de que la semana que viene seguirán de parlamentarios, al tiempo que ha pedido "diálogo" a la dirección.

También ha descartado hoy la expulsión el alcalde de Lleida, Àngel Ros, dirigente crítico que decidió entregar el acta de diputado del Parlament por discrepancias con la decisión de la dirección del PSC el día antes de la celebración del pleno del jueves.

"Para los tres diputados que rompieron la disciplina se deben buscar otras fórmulas, pero no la separación del grupo parlamentario socialista y mucho menos del partido", ha afirmado Ros en declaraciones a los medios en Lleida.

Otra diputada crítica del PSC, Rocío Martínez-Sampere, que al final sí que acató la disciplina de voto, pese a mostrar su discrepancia, ha llamado hoy al consenso al asegurar que los dirigentes del partido deben "estar a la altura" y deben evitar que la formación se pueda fracturar.

"Lo peor que le puede pasar a este país es romper el PSC y que el PSC no sea un partido con oferta nacional y plural", ha advertido Martínez-Sampere.

En cambio, el exdirector de la fundación del PSC Rafael Campalans Albert Aixalà ha afirmado en Twitter que "para salvar la unidad del PSC" se debe "relevar" a Navarro, Lucena y al secretario de Acción Política del PSC, Antoni Balmón.