Sindicatos y Gobierno negocian la reforma de las pensiones para evitar otra huelga general

Rubalcaba defiende la reforma porque "no salen los números"

nacional

| 07.01.2011 - 08:40 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Sorprendente mutismo de Gobierno y centrales sindicales acerca de la reunión que podrían estar manteniendo a esta misma hora sobre la reforma de las pensiones. El vicepresidente Rubalcaba asegura que el Gobierno peleará por llegar a un acuerdo con los sindicatos porque si no, ha dicho, "no salen los números". Desde el PP advierten que la reforma de las pensiones hay que hacerla, pero respetando los derechos de los pensionistas y de los trabajadores.

Así, el vicepresidente primero del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, aseguró hoy que el Ejecutivo "peleará" por llegar a un acuerdo con los sindicatos para reformar el sistema de pensiones, pero insistió en que, sin cambios, "no salen los números".

"Hay que hacer cosas, por que, si no, no salen los números", afirmó Rubalcaba en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, en la que se refirió a la reunión del ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, con los secretarios generales de CCOO y UGT, Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez.

Respecto a este encuentro, recordó que el Gobierno ya anunció su pretensión de iniciar contactos con los sindicatos, la patronal y los grupos políticos para que el proyecto de ley sobre la reforma de las pensiones tenga "el mayor consenso posible" cuando se apruebe el próximo 28.

Rubalcaba no quiso anticipar opiniones sobre el eventual resultado de la negociación con los sindicatos.

"Nuestro ánimo es consensuarlo, porque es un tema muy importante y clave para el futuro de nuestra sociedad", dijo al respecto.

Insistió en que es necesario poner sobre la mesa medidas para que los trabajadores entre 30 y 50 años tengan garantizada una pensión en el futuro, porque la actual demografía así lo exige.

Esta exigencia, dijo, constituye una "base racional" para empezar a hablar con los sindicatos sobre la reforma del sistema de pensiones y reiteró que al Ejecutivo "no le va a faltar" voluntad de diálogo.

Para ilustrar los cambios demográficos y dar una idea del envejecimiento de la población, se refirió a la familia del ministro de Fomento, José Blanco, que es hijo único, mientras que su padre tiene siete hermanos.

Por su parte, CCOO asegura que la reunión de este viernes del ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, con los secretarios generales de CC.OO. y UGT, Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez, para hablar sobre pensiones y negociación colectiva sólo es una reunión de trabajo y tampoco será decisiva, pues con esta cita se inaugura una negociación "de carácter permanente", que "podría prolongarse" este fin de semana.

Así lo ha asegurado, el sindicato en una nota de prensa que ha enviado a los medios de comunicación ante la noticia difundida ayer por su secretario de Acción Sindical, Ramón Górriz, de que hoy se celebraría este encuentro. Ninguna de las dos partes ha querido informar sobre el lugar de la reunión o sobre la hora de la misma, aunque fuentes consultadas por Europa Press apuntan a que será esta tarde.

El sindicato también asegura que, debido a que se trata de una negociación de carácter permanente, los resultados de la misma se conocerán una vez que ésta haya concluido.

Los asuntos a tratar en el encuentro de hoy serán la reforma de las pensiones, la reforma laboral y la estructura de la negociación colectiva.

La intención de los sindicatos es la de "alcanzar un acuerdo" cuanto antes y creen que si esto no ocurre "será responsabilidad del presidente del Gobierno".

El diálogo social no se encuentra en su mejor momento desde que el Gobierno decidió seguir adelante con una reforma laboral que los sindicatos rechazaban de manera tajante y que provocó una huelga general el pasado 29 de septiembre. Sin embargo, con la reforma de pensiones a la vista, ambas partes han retomado los contactos.

El Ejecutivo ha puesto como fecha tope el 28 de enero para aprobar la reforma de pensiones, que, en todo caso, irá como anteproyecto de ley al Consejo de Ministros y no como 'decretazo', según ha indicado el ministro de Trabajo, Valeriano Gómez.

De momento, las conversaciones que han mantenido ambas partes no se han traducido en avances significativos, más que nada porque el Gobierno sigue en su idea de retrasar la edad legal de jubilación de manera obligatoria a los 67 años, medida que tiene el rechazo frontal de las centrales sindicales, que consideran esto una "línea roja" que no puede traspasarse si se quiere evitar una nueva huelga general en España.

Por si acaso, los sindicatos han convocado sus respectivos Consejos Confederales para la próxima semana. UGT reunirá al suyo el próximo lunes, 10 de enero, mientras que CC.OO. lo hará el martes. Allí analizarán el resultado de las últimas negociaciones con el Gobierno y cuáles son los próximos pasos que seguirán, sin descartar la huelga en caso de ver imposible el acuerdo.

EL GOBIERNO "NO CONVENCE" A LOS SINDICATOS

El Gobierno, por su parte, lleva días defendiendo la necesidad de retrasar la edad de jubilación a los 67 años y ha insistido, por boca del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y del ministro de Trabajo, en que esta medida se aplicará de forma progresiva, en un plazo de entre 16 y 18 años, sin afectar a los actuales pensionistas.

El Ejecutivo también sostiene que su intención es negociar con los sindicatos hasta apurar el plazo del 28 de enero, porque su idea es lograr el mayor consenso social posible y también parlamentario. De momento, no ha encontrado ni en unos ni en otros grandes apoyos para alargar la edad legal de jubilación a los 67 años.