Silva no acude al tribunal al no haber recibido la citación para declarar

El juez Silva

nacional

| 23.06.2014 - 11:04 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

El juez Elpidio José Silva no ha acudido al Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) para declarar como imputado por la filtración a la prensa de los correos del expresidente de Caja Madrid Miguel Blesa porque la Policía no ha podido entregarle la citación.

La magistrada Susana Polo citó el pasado viernes a Silva para interrogarle hoy a las 9.30 horas, pero funcionarios de la Policía no han podido entregarle en mano la notificación de la citación a pesar de haber tratado, sin éxito, localizarle en su domicilio durante todo el fin de semana, han informado fuentes jurídicas.

Se trata de la segunda vez que Polo le llamaba a declarar en esta causa, en la que le ha imputado un delito de revelación de secretos por la filtración a los medios de comunicación de los 8.777 correos del exbanquero que él mismo ordenó incautar mientras le investigaba por la concesión de un crédito de 26,6 millones de euros al Grupo Marsans de Gerardo Díaz Ferrán.

La primera fue el pasado 11 de junio, cuando Silva logró aplazar su comparecencia al recusar a la instructora de la causa, que ese mismo día rechazó de plano apartarse de la misma, decisión que Silva recurrió ante la Sala Civil y Penal del TSJM, que aún debe resolver sobre este asunto.

Hasta el momento, Polo ha interrogado a ocho testigos que podrían haber sabido que el juez -actualmente apartado de sus funciones por el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ)-, "tenía acceso al contenido de los correos, que estudiaron con él su posible utilidad o que le ayudaron a publicarlos".

Polo acordó todas estas comparecencias a instancias del Ministerio Público en un auto en el que explicaba que un informe policial, fechado el 22 de mayo, apuntaba a que Silva cometió un delito de revelación de secretos por la difusión de los documentos en varios medios de comunicación a finales del año pasado, cuando la Audiencia Provincial ya había anulado la causa del crédito a Marsans.