Sevilla defiende su Semana Santa frente a las "dudas" de Podemos

La secretaria provincial de Podemos sobre la Semana Santa: "todo lo decidirán los ciudadanos"

Las Cofradías sevillanas tachan de "barbaridad" la postura de Podemos

Zoido exige "respeto" por una tradición que no tiene que politizarse"

El portavoz de la Junta, las califica de "poco afortunadas" y dice que "ha pecado de impericia"

nacional

| 13.01.2015 - 19:51 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El presidente del Consejo General de Hermandades y Cofradías de Sevilla, Carlos Bourrellier, ha considerado una "barbaridad" la postura de Podemos sobre la Semana Santa, después de que la secretaria provincial de Podemos, Begoña Gutiérrez, haya señalado que "si se llegara a plantear esta cuestión" relativa a la continuidad de esta tradición "serían los ciudadanos quienes lo decidirían".

En una entrevista publicada por El Mundo, la secretaria provincial de Podemos, Begoña Gutiérrez, al ser preguntada en relación a su postura sobre la Semana Santa, afirma que "en Podemos todo lo decidirán los ciudadanos" y que "si se llegara a plantear esta cuestión" relativa a la continuidad de esta tradición "serían ellos quienes lo decidirían".

El presidente del Consejo General de Hermandades y Cofradías de Sevilla, Carlos Bourrellier ha defendido una tradición instalada en la capital andaluza "desde hace seis siglos". "Si esta es la primera pregunta, no sé si habría que empezar entonces a preguntar a los sevillanos después si habría feria, cabalgata de Reyes Magos o si la Seguridad Social habría de existir. Nos vamos a tener que preguntar absolutamente todo", sentencia.

Recuerda, de este modo, que la estación de penitencia la hacen en Sevilla "más de 100.000 personas" durante la Semana Santa y afirma que actualmente hay "casi 300.000 hermanos que pertenecen a cofradías de la ciudad, es decir, casi el 50 por ciento de la población". "Si se empieza a hacer políticas en ese prisma, ellos sabrán donde se meten", concluye.

No han sido los únicos en reaccionar. El alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, ha subrayado que la Semana Santa hispalense es "una celebración popular de cinco siglos de historia y no decide sobre ella ningún político".

"La Semana Santa tiene arraigo y tradición desde hace muchos siglos en la ciudad y no tiene que politizarse", recalca, incidiendo en que, es tal el "arraigo", que desde que llegó a la Alcaldía decidió quedar al margen de las decisiones en este asunto ya que "ha de regularse a través de su propio consejo, sin que la política se inmiscuya". Por este motivo, el alcalde ha exigido que se tenga "respeto" una "tradición de siglos" desarrollada en la capital andaluza.

La polémica ha llegado incluso al Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucia. La Junta ha valorado que Podemos haya "corregido" sus "declaraciones poco afortunadas" sobre la Semana Santa y ha apuntando que en una democracia es muy importante salvaguardar "valores como el respeto y la tolerancia".

En la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno, el portavoz del Ejecutivo, Miguel Angel Vázquez, ha sido preguntado sobre el hecho de que la secretaria provincial de Podemos en Sevilla, Begoña Gutiérrez, manifestara en relación con su postura sobre la Semana Santa, que "en Podemos todo lo decidirán los ciudadanos", aunque, con posterioridad quiso matizar esas palabras señalando que su formación no cuestiona la celebración de la Semana Santa en la capital de Andalucía, una "tradición arraigada".

Miguel Angel Vázquez ha expresado que la Semana Santa es una manifestación muy arraigada en la sociedad sevillana y andaluza, que transciende lo religioso y que tiene un enorme valor cultural y económico, al tiempo que es un atractivo turístico.

Ha indicado que, sin duda, las declaraciones "poco afortunadas" de la dirigente de Podemos generaron gran desconcierto y malestar en la ciudadanía de Sevilla, que vive con intensidad la Semana Santa.

"Ha pecado de impericia, pero, en cualquier caso, ha corregido sus declaraciones fruto de la presión social, porque nadie entiende que se pudiera poner en cuestión un valor cultural y económico como la Semana Santa", ha dicho Vázquez.