Seis policías niegan que ayudaran a la red de Gao Ping a cambio de regalos

Continúan en la Audiencia Nacional las declaraciones de los procesados en el juicio del caso Emperador

nacional

| 06.10.2016 - Actualizado: 21:30 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Seis policías han negado hoy en el juicio haber ayudado a la red china de blanqueo liderada por Gao Ping a cambio de regalos y han manifestado que tuvieron relación con el empresario chino Yongping Wu Liu porque tenía interés policial por la información que manejaba y, en algunos casos, por amistad.

La Audiencia Nacional ha reanudado hoy la vista de la parte del caso Emperador en el que son juzgados ocho procesados, entre ellos los seis policías acusados de dar información confidencial a la citada red.

Los acusados, cinco de ellos policías nacionales y uno local de Fuenlabrada, están acusados según los casos de delitos de revelación de secretos, cohecho y tráfico de influencias y se enfrentan a penas de entre uno y nueve años de cárcel.

Yongping Wu Liu, considerado por los investigadores colaborador de Gao Ping, ha asegurado que no ha tenido relación alguna con él y ha negado haber hecho a los demás acusados regalos a cambio de información confidencial y de trámites, para apostillar: "Todo lo que acusa el fiscal es falso".

Además ha explicado que un Juzgado de Madrid investiga la denuncia que ha presentado a raíz de que una mujer, que le aseguró ser del Centro Nacional de Inteligencia y amiga del fiscal, le dijo que si declaraba en contra de los demás acusados quedaría fuera del juicio y que si no lo hacía no le dejarían viajar fuera de España.

Uno de los acusados, Ángel Luis Olmedo Ovejero, era en el momento de los hechos, entre 2011 y 2012, comisario jefe de la Brigada Provincial de Extranjería, y se enfrenta a una petición del fiscal de tres años de prisión.

Ha manifestado que Yongping Wu Liu era una persona con interés policial como colaborador por la información que tenía de la comunidad china sobre todo del polígono Cobo Calleja de Fuenlabrada (Madrid).

Ha añadido que Wu Liu le llamó para decirle que iba a ir a las dependencias policiales porque tenía que tramitar la renovación de la tarjeta de residencia de una cuñada suya pero que no se le dio ningún trato de favor ni información confidencial ya que al final la resolución es de la Delegación del Gobierno en Madrid y no hubo irregularidad alguna por su parte.

De hecho ha recordado que la Delegación del Gobierno no pudo tramitarlo porque no había pagado unas tasas.

Ha agregado que fue al estadio Santiago Bernabéu invitado por Wu Liu porque sus subordinados le decían que era interesante seguir manteniendo contacto con él.

El acusado Manuel Patricio Rodríguez San Román, que fue comisario de Puente de Vallecas en Madrid y que se enfrenta a cinco años de cárcel, ha recordado que tenía una relación de amistad con Wu Liu, y que le informó del estado de una investigación de unas amenazas que había recibido porque tenía derecho a ello como denunciante, y ha negado que recibiera regalo alguno.

El acusado Blas Donoso, que estuvo destinado en la Brigada de Extranjería en Fuenlabrada y que se enfrenta a cinco años de cárcel, ha negado igualmente que recibiera "ni jamón ni vino del bueno" como mantiene el fiscal por facilitar información confidencial alguna.

El inspector de Policía en segunda actividad Federico Sánchez Frutos, para quien el fiscal pide un año de cárcel, ha recordado que era el máximo experto policial de la comunidad china y que hizo amistad con Wu Liu.

Ha añadido que asistía a actos de la Asociación de Empresarios Chinos en los que estaba Wu Liu pero siempre acompañado por superiores suyos y que también iban incluso políticos y representantes de las cámaras de comercio.

Ha recordado que en su día denunció que desde 2005 se estaba prevaricando en los ascensos a inspector jefe y que cuando ocurrieron los hechos que se investigan él ya había dejado la Policía tras obtener una plaza en el Ministerio de Educación en 2007.

El fiscal pide además cinco años de cárcel para Óscar Francisco García Frade, destinado en la comisaría de Fuenlabrada y siete para el policía local de este municipio Mario José Selas.

También está acusado Pablo García Lozano, que era jefe de prensa del Ayuntamiento de Coslada (Madrid), para quien el fiscal pide tres años de prisión.

Todos ellos han negado haber facilitado información confidencial para Wu Liu.