Segi, la cantera de ETA, anuncia su disolución tras años de acoso policial

Dice que aunque "ha hecho un camino fructífero, hoy la herramienta se ha agotado"

nacional

| 15.06.2012 - 07:31 h
REDACCIÓN
Más sobre: SEGISuscrbeteSuscríbete

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Los portavoces de la organización juvenil Segi, Txomin Catalogne y Amaia Elixiri, han anunciado la disolución del movimiento, como consecuencia de más de un año de reflexión, ya que han considerado que la organización "se ha agotado como instrumento organizativo", admiten haber perdido la perspectiva estratégica" y reconocen la existencia de "un abismo" entre ellos y "la juventud vasca". Segi se encontraba ilegalizada por considerarla la Justicia "la cantera de ETA".

En una entrevista concedida a Gara y Berria, los portavoces de la organización han asegurado que el tiempo de debate interno "comenzó en 2009", aunque han indicado que las "decisiones" han sido tomadas a lo largo de 2011. Según han explicado, las reflexiones han sido "muy profundas y autocríticas", ya que la estrategia planteada a partir de 2002 "estaba llegando a su fin". "Nos dimos cuenta de que habíamos perdido la perspectiva estratégica y nos encontrábamos en una dinámica constante de preguntas", han admitido.

"UNA HERRAMIENTA QUE SE HA AGOTADO"

En su opinión, esta situación "generó un abismo entre la juventud vasca y Segi, por lo que confirmamos que la organización no cumplía con sus objetivos", han indicado, para añadir que Segi es "una herramienta que se ha agotado".A su juicio, cada "nueva fase" trae consigo "sus propias reflexiones", y en la organización juvenil "siempre ha habido debates" para lograr "las adecuaciones oportunas". "Todos los movimientos son cíclicos", han estimado.

Asimismo, han considerado que, junto a sus propias reflexiones, también ha llegado "la nueva estrategia de izquierda abertzale", porque lo que Segi requería de "una recolocación y redefinición de nuestros retos, objetivos, problemática y situación"."Para nosotros, terminar con Segi no significa, ni mucho menos, una derrota. Su trayectoria se ha acabado porque ha hecho lo que tenía que hacer, bien o mal, con errores y aciertos. Por lo tanto, es una consecuencia que llega con naturalidad", ha dicho Catalogne.

"ERRORES"

A la hora de hacer balance, ambos portavoces admiten "errores y meteduras de pata", pero destacan "la fructífera trayectoria" de Segi, subrayando entre sus aportaciones el hecho de "haber hecho llegar otro tipo de valores a la juventud".Además, Elixiri ha afirmado que la organización juvenil "ha hecho frente al intento de asimilación para obligarnos a convertirnos en españoles o franceses que los dos estados han desarrollado durante siglos", y ha destacado que han tenido "mucho que ver" en "el fortalecimiento del proyecto independentista y socialista y en el intento de reunir fuerza a su alrededor".

Asimismo, han admitido "errores en algunos ámbitos", ya que, en su opinión, "durante las últimas décadas, la sociedad, las costumbres y la misma juventud han cambiado mucho, y, sin embargo, sobre todo en los últimos años, no hemos acertado en adecuar la forma de trabajar y el funcionamiento y eso ha creado un gran abismo entre la juventud y Segi".

Por otro lado, han asegurado que "la violenta represión de los dos estados" ha llevado a la organización "a limitarnos a la dinámica de respuestas, y ese ha sido el error más evidente. "Nos ha desviado de la perspectiva estratégica y nos ha llevado a la dinámica cortoplacista. No podemos eludir esa autocrítica", han afirmado.

Aun así, han considerado que "la represión es el último instrumento de un estado para descomponer o liquidar un movimiento, es decir, las acciones represivas son realizadas, de alguna manera, desde una posición de debilidad". "En la medida en la que hemos sido una amenaza para los estados, eso supone que Segi ha hecho bien su cometido, de una u otra manera", ha señalado Catalogne. FUTURO

Segi ha asegurado que, aunque haya terminado su trayectoria, "las problemáticas de Euskal Herria y la juventud siguen ahí", y ha destacado que, "en estos momentos de crisis de civilización que vivimos, hay aún más razones para salir a la calle y construir alternativas"."Quedándose en casa no se consigue nada. La juventud tiene que hacer valer su capacidad para luchar y cambiar las situaciones. Las actuales condiciones nos obligan a salir a la calle y, para que algo cambie, hay que seguir organizándose en todos los ámbitos", han destacado.

Por último, tras anunciar el que va a ser el último acto de la historia de Segi el próximo 24 de junio, a las cinco de la tarde, en la localidad labortana de Itsasu (Itxassou en francés), Elixiri y Catalogne han concluido diciendo que, "a lo largo de la historia, los jóvenes hemos sabido amoldarnos a las nuevas situaciones y ahora también vamos a lograrlo. En esta nueva fase también hay mucho que hacer y que construir. Segi se ha terminado como instrumento, pero no nos vamos a casa".

DESGASTE POR EL ACOSO POLICIAL

La organización juvenil Segi, ilegalizada por actuar como la cantera de la banda terrorista ETA, ha anunciado su disolución después de varios años sufriendo un intenso acoso policial con numerosas detenciones. Segi históricamente ha sido la parte del entramado etarra sobre la que recaía la responsabilidad de llevar a cabo las acciones de 'kale borroka'. Especialmente en los últimos años la cantera de los terroristas se ha visto sometida a un fuerte acoso policial con decenas de arrestos de sus integrantes.

La operación más importante tuvo lugar en el mes de noviembre de 2009 en una macro-operación desarrollada por la Policía y a Guardia Civil en el País Vasco y Navarra que se saldó con una treintena de detenciones. Si bien no tan numerosas, posteriormente las Fuerzas de Seguridad han desarrollado otras operaciones similares tanto en España como en Francia contra este entramado.

Esta actuación de las Fuerzas de Seguridad llevaron a la práctica desaparición de las acciones de 'kale borroka' en el País Vasco y tras las escasas acciones que se han producido desde la izquierda abertzale se han limitado a asegurar que se situaban fuera de las estrategia actual del brazo político de ETA.

El anuncio de la disolución de Segi se une a la desintegración el mes de octubre de 2011 de Ekin, considerada como los guardianes de la ortodoxia etarra dentro de todas las estructuras del entorno de la banda terrorista.