Sánchez y Díaz hablan por teléfono

Por primera vez desde las primarias del pasado día 21

La presidenta de la Junta le traslada "todo su apoyo" y su disposición "a ayudar"

También le pide "respeto" a los territorios y a los expresidentes

Sánchez ha cerrado una primera ronda de contactos con los líderes territoriales del PSOE

Pedro Sánchez junto a Susana Díaz

nacional

| 02.06.2017 - 17:50 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, y la presidenta andaluza, Susana Díaz, han hablado hoy por primera vez desde las primarias del pasado día 21, una conversación de menos de diez minutos en la que ella le ha pedido respeto para los territorios y para los expresidentes socialistas del Gobierno.

Fuentes socialistas han confirmado a Efe la conversación, una de las pocas que tenía pendientes Sánchez con dirigentes territoriales de su partido.

Sánchez incluso se ha visto en persona con uno de ellos, el extremeño Guillermo Fernández Vara, así como con el otro candidato que disputó el liderazgo del PSOE contra él y contra Díaz, el exlehendakari Patxi López.

Respecto a la conversación entre Sánchez y Díaz, fuentes próximas a la secretaria general del PSOE andaluz han explicado a Efe que la presidenta de la Junta le ha asegurado que tiene todo su apoyo y se ha reafirmado en su idea de que la mejor manera de ayudar al partido es ganando en Andalucía.

Díaz ha pedido a Sánchez respeto para todos los territorios, en particular para Andalucía, y también para los expresidentes socialistas del Gobierno, que es tanto como respetar la historia del partido, según el análisis de las mismas fuentes.

"Nos veremos", le ha dicho Sánchez al despedirse, a lo que Díaz ha respondido poniéndose a su disposición para verse cuando el secretario general considere oportuno.

REPARANDO RELACIONES

Dos semanas después de su contundente victoria en las primarias, Pedro Sánchez ha cerrado una primera ronda de contactos con los líderes territoriales del PSOE, incluidos los que impulsaron su caída el pasado octubre y con los que ha empezado a recomponer sus destruidas relaciones políticas. Tras meses de guerra interna e incomunicación, Sánchez ha vuelto a conversar en los últimos días con los presidentes de Andalucía, Susana Díaz; Extremadura, Guillermo Fernández-Vara; Comunidad Valenciana, Ximo Puig; Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, y Aragón, Javier Lambán, que le han garantizado que apoyarán la ejecutiva que proponga.También ha hablado con el asturiano Javier Fernández, con quien se reunió el pasado lunes en Ferraz en su calidad de presidente de la gestora.

Sánchez ha cerrado hoy la ronda de contactos hablando con Susana Díaz, así como con la secretaria general del PSE, Idoia Mendía; el líder del PSOE de Castilla y León, Luis Tudanca, y con el de Ceuta, Manuel Hernández.

Incluso Sánchez se ha visto ya en persona con Fernández Vara, en una comida en Madrid el pasado miércoles, según la Cadena Ser, que asegura que las dos partes salieron satisfechas del encuentro.

La idea del Estado plurinacional que Sánchez quiere sacar adelante en el congreso de junio de la mano del PSC es en este momento el principal escollo con muchos dirigentes territoriales, especialmente con los presidentes autonómicos socialistas que apoyaron a Díaz en las primarias del pasado día 21.

Estos consideran que esa posición, que implica cambiar el artículo 2 de la Constitución, está fuera de la Declaración de Granada y que ésta "no debe tocarse", si bien el Congreso Federal puede hacerlo. A este respecto, fuentes del PSOE andaluz subrayan que sus delegados defenderán el documento de Granada, pero aseguran que su lema en el 39 Congreso Federal del 17 y 18 de junio es "ruido cero" y, en la medida de lo posible, pasar "desapercibidos". Díaz, como ha repetido en los últimos días hasta la saciedad, ha decidido "centrarse" en Andalucía y no tiene intención de confrontar con la nueva dirección federal.

En una línea más combativa se sitúan Lambán y Page, partidario este último de "no tragar con ruedas de molino" en la cuestión de la plurinacionalidad.

Lambán, que habló con Sánchez el miércoles y que el mismo domingo de las primarias le trasladó su "total lealtad", ya apuntó ayer que había que plantear este "importante" debate "con la serenidad y el análisis necesario".

El extremeño Fernández Vara, por su parte, mantiene su postura de que no se pueden otorgar privilegios a unas regiones sobre otras. Vara, que recuperó la pasada semana el contacto con Pedro Sánchez en el marco de una conversación que ha calificado de "bastante agradable", no solo trasladó al reelegido líder del partido que apoyará la ejecutiva que proponga, sino que se puso a su disposición para "construir un proyecto ganador, alternativo y capaz de dirigir los destinos de este país en un futuro".

El valenciano Ximo Puig, al que Sánchez llamó tres días después de las primarias en respuesta a su mensaje de felicitación, asegura también que la conversación entre ambos fue "absolutamente cordial" y transcurrió "en muy buen tono". Defensor a ultranza del federalismo, Puig sitúa la idea de la plurinacionalidad en el puro "nominalismo", mientras desde el PSPV señalan que la postura la manifestarán los delegados en el congreso, que tienen autonomía.

En sintonía con el planteamiento plurinacional de Sánchez se sitúan la presidenta balear, Francina Armengol, y la líder de los socialistas vascos, Idoia Mendia.

La primera habló con él poco después de su triunfo, al que contribuyó con su apoyo tras pedir la retirada de la candidatura de Patxi López.

Los isleños llevarán al congreso una enmienda en la que se aboga por "federalizar" España, "nación de naciones", y reformar la Carta Magna para encontrar "un encaje federal para Cataluña, encaje que permita reconocer el carácter plurinacional, pluricultural y plurilingüe de España".

También los socialistas vascos comparten la idea de la plurinacionalidad del Estado y siempre han defendido que Euskadi es una "nación", pero desde la perspectiva "cultural", no política, por lo que no admite las tesis nacionalistas sobre el derecho de autodeterminación ni la formación de un Estado propio.

Muestra de la prioridad que dará Sánchez en el congreso a este debate es la reunión monográfica que mantuvo el lunes con el líder del PSC, Miquel Iceta, sobre Cataluña, donde el líder del PSOE resultó elegido en las primarias con un apoyo superior al 80 por ciento.