Sánchez propone una "gran coalición" contra el PP

Errejón: "Se puede hablar de todo con todos" sin condiciones previas

Sáenz de Santamaria: "Si el señor Sánchez sabe sumar, sabe que no le da" y que necesitaría a los independentistas

Barreda (PSOE) defiende dejar a Pedro Sánchez "margen de maniobra" para buscar un gobierno de izquierdas

IU, dispuesta a apoyar un Gobierno de izquierdas para evitar nuevas elecciones porque "fortalecerían" al PP

Vara subraya necesidad de que Podemos retire la autodeterminación territorial

nacional

| 07.01.2016 - 16:09 h
REDACCIÓN

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha anunciado hoy que intentará forjar una "gran coalición" de partidos progresistas si el PP no consigue la investidura, en los que incluye fuerzas "tanto de izquierdas como de derechas", para formar el Gobierno, sin aclarar si en ese acuerdo incluiría a partidos independentistas. Sánchez ha realizado estas afirmaciones en Portugal, tras entrevistarse con el primer ministro de este país, Antonio Costa, quien ha logrado dirigir el Ejecutivo portugués tras la unión de los partidos de izquierda contra los conservadores, que habían ganado las elecciones.

El dirigente socialista ha dejado claro que su intención es la de formar una "gran coalición" y que el PSOE "tenderá la mano tanto a izquierda como a derecha, a todas las fuerzas progresistas del país para liderar el cambio" que en su opinión, "necesita España".

Al ser preguntado si los partidos nacionalistas estarían incluidos en las negociaciones que plantea para esa gran coalición, Pedro Sánchez no ha respondido claramente y se ha limitado a afirmar que "no es una cuestión de siglas, sino de políticas". Según su argumento, se trata de unir lo que ha roto el PP durante estos últimos años, de "fracturas" que tienen que ver con las "desigualdades económicas, de género o territoriales".

Pedro Sánchez insistió en que su partido votará "no" a un pacto PP-PSOE, pero dejó claro que su intención es formar un gobierno progresista porque "la repetición de las elecciones no es una solución, es aplazar el problema". En su opinión, lo que hay que hacer es entenderse y "no poner líneas rojas, no crear cordones sanitarios, no hablar desde atalayas, sino tender puentes".

Pese a elló, Sánchez, reiteró su negativa a que se celebre un referéndum en Cataluña por ser "inconstitucional" y avisó que repetir elecciones en España sería "aplazar el problema". "El partido de Pablo Iglesias (Podemos) sabe que el referéndum en Cataluña es inconstitucional", dijo en Lisboa Sánchez. "El 27 de septiembre, los catalanes votaron mayoritariamente contra la independencia de Cataluña. Queremos que los catalanes voten un nuevo acuerdo, no una ruptura", aseveró.

El secretario general del Partido Sicalista Obrero Español (PSOE), Pedro Sánchez, elogió hoy el "acierto portugués" en su apuesta por el cambio y su lucha contra la desigualdad y la precariedad. Al igual que Portugal, España "necesita un cambio" hacia un gobierno fuerte, progresista y con capacidad de diálogo, dijo el líder socialista en declaraciones a la prensa tras la reunión de trabajo que mantuvo esta tarde con Costa en la sede de los socialistas lusos. "Los vientos de cambio de Europa han llegado para quedarse", incidió.

DESDE EL PP ADVIERTEN DE QUE EL "NO" SOCIALISTA ES UN "NO" A LA ESTABILIDAD

La vicepresidenta del Gobierno en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría, ha pedido al líder socialista, Pedro Sánchez, que anteponga el interés general de los españoles a los "cálculos de partido o personales" a la hora de pensar en la gobernabilidad del país, sobre todo en un momento como el actual en el que se dan, ha dicho, "circunstancias tan especiales", con cuestiones encima de la mesa "tan importantes como la unidad de España" o la necesidad de continuar en la "senda de la recuperación".

Segun Sáenz de Santamaría un pacto "a la portuguesa" como plantea Sánchez sería "faltar" a esa decisión y voluntad de las urnas pero además sería "la peor opción para España desde el punto de vista institucional".

"Si el señor Sánchez sabe sumar sabe que no le da", ha señalado Sáenz de Santamaría aludiendo a la necesidad de que el líder socialista no tendría suficiente con las formaciones de izquierda y necesitaría a los independentistas.

Por su parte, la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, consideraba poco probable que en España pueda "existir" un 'pacto a la portuguesa' porque el PSOE y Podemos necesitarían a los independentistas. Además, ha señalado que el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, seguirá "insistiendo" en buscar un acuerdo con el PSOE y Ciudadanos. "No es un tema de ensoñación, es trabajar por el futuro del país", ha proclamado.

La vicesecretaria de Estudios y Programas del PP, Andrea Levy, ha asegurado que si las negociaciones para formar gobierno fracasan y hay que ir a unas nuevas elecciones "el único culpable será el PSOE". En declaraciones a Cuatro, Levy ha afirmado que el PP no va a dar nunca por cerrada las negociaciones con el Partido Socialista para formar gobierno en una "cuestión que atañe a la gobernabilidad y a la estabilidad de España". "Si esto fracasa y hemos de ir a unas nuevas elecciones, el único culpable será el PSOE", ha sentenciado la popular. En la misma línea, Levy ha opinado que el 'no es no' del Partido Socialista es un "no a la estabilidad y a la gobernabilidad de España" y ha asegurado que si el PSOE quiere romper estos dos valores para "ir de la mano con Podemos", está produciendo "un cambio a peor en la situación democrática de nuestro país".

XIMO PUIG PIDE "NO DRAMATIZAR"

El president de la Generalitat, Ximo Puig, ha considerado hoy que "no hay que dramatizar con los cambios de Gobierno", pues, según ha defendido, en la Comunitat Valenciana el cambio "ha significado estabilidad". En declaraciones a la COPE, el president ha afirmado que el PSOE "es la alternativa", y el acuerdo para la gobernabilidad de la Generalitat, donde gobiernan PSPV y Compromís con el apoyo en Les Corts de Podemos, no es equiparable al caso de España, y ve complicado un pacto entre PSOE y Podemos, porque "son miradas diferentes que van más allá de la aprobación de un referéndum".

BARREDA DEFIENDE UN MARGEN DE MANIOBRA PARA SÁNCHEZ

El expresidente castellano-manchego y diputado electo del PSOE por Toledo José María Barreda ha llamado este jueves a dejar a Pedro Sánchez "el margen de maniobra que todo secretario general (del partido) ha tenido siempre". Barreda ha defendido que Sánchez es el secretario general del PSOE y, por tanto, quien tiene la "responsabilidad" de dirigir el partido y de tomar las decisiones que estime oportunas. "Lo lógico es que consensúe esas decisiones, pero hay que dejarle un margen de maniobra que todo secretario general ha tenido siempre", ha apostillado.

El parlamentario socialista sí ha señalado que el PSOE debería hablar con Podemos --"hablar, hay que hablar", ha dicho--, si bien ha pedido "no adelantar acontecimientos" cuando el proceso para la formación de gobierno está comenzando. "Estamos al principio del principio de una negociación", ha constatado.

ERREJÓN: SE PUEDE HABLAR DE TODO CON TODOS

El secretario político de Podemos, Íñigo Errejón, ha afirmado hoy, sobre un posible acuerdo con otros partidos que suponga la renuncia a un referéndum en Cataluña, que "se puede hablar de todo con todos y no es necesario estar de acuerdo como condición previa". Errejón ha señalado que "ni por activa ni por pasiva" su partido va a conceder que el Partido Popular pueda formar Gobierno.

Iñigo Errejón ha apuntado que hay cuestiones de emergencia social, como los 13 millones de personas que se encuentran en riesgo de pobreza, que "se pueden empezar a estudiar en cuanto se forme el Parlamento".

Se ha mostrado ante los periodistas con "mucha ilusión" y "consciente" de entrar en un Parlamento que abre una etapa "histórica" en la política española. Asimismo, ha insistido en que la nueva Mesa del Congreso de los Diputados tiene que reflejar la diversidad de los grupos plurinacionales y parlamentarios.

VARA: NO SE PUEDE HABLAR DE UN PACTO A LA PORTUGUESA MIENTRAS NO HAYA UNA RENUNCIA A LA AUTODETERMINACIÓN

El presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, ha dicho hoy que "no se puede hablar" de 'un pacto a la portuguesa', en alusión a un acuerdo PSOE-Podemos, "mientras no haya una renuncia a la autodeterminación de los pueblos de España". "Si Rajoy no es capaz de formar gobierno, que es quien tiene la obligación y la responsabilidad de hacerlo, ¿por qué no?", ha expuesto Fernández Vara en referencia a ese posible pacto, si bien ha sido contundente a la hora de recordar que para iniciar un diálogo Podemos debe renunciar a la autodeterminación territorial.

El jefe del Ejecutivo extremeño y secretario general del PSOE en esta comunidad autónoma ha sido entrevistado hoy en el programa "Las mañanas de RNE". "España no es la suma de 17 partes en la que cada una decide libremente si se queda o se va", ha asegurado, al tiempo que ha dicho que España "no es una comunidad de vecinos donde unos no tienen nada que ver con los otros, o donde cada uno decide si cambia" de vivienda "en función de cómo le vaya la vida".

IU DISPUESTA A APOYAR UN GOBIERNO DE IZQUIERDAS PORQUE UNAS NUEVAS ELECCIONES "FORTALECERÍAN" AL PP

El diputado de IU-Unidad Popular, Alberto Garzón, ha asegurado que su formación está abierta a facilitar la creación de un Gobierno de izquierdas, pero ha dejado claro que toda negociación en ese sentido debe afrontarse "con el programa por delante". Así lo ha señalado Garzón en declaraciones en el Congreso al ser preguntado sobre la conveniencia de que España imite a Portugal y se logre un acuerdo entre las fuerzas de izquierdas para formar Gobierno.

Garzón ha explicado que no se ha reunido pero sí ha hablado por teléfono con el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, sobre el escenario abierto tras las elecciones generales. En esa charla, el líder socialista le trasladó su voluntad de poder crear un Ejecutivo de izquierdas y Garzón se mostró abierto a seguir hablando pero "siempre en torno a un programa". Así, ha recordado que ya hay "muchos compromisos" asumidos por PSOE, Podemos e incluso Ciudadanos para revisar parte del paquete legislativo aprobado por la mayoría absoluta del PP. "Sólo hace falta voluntad política; siempre con el programa por delante vamos a ser facilitadores de que haya un gobierno que no sea del PP", ha indicado Garzón, quien defiende que sería "deseable" que España imitara la coalición de izquierdas que gobierna en Portugal.

RIVERA VE "INCOMPARABLE" EL PACTO DE PORTUGAL, PORQUE ALLÍ NADIE QUIERE ROMPER EL PAÍS

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, afirmó hoy que la situación política en Portugal, donde gobierna el Partido Socialista sin ser el más votado tras pactar con otras formaciones de izquierda, es "incomparable" a la española, porque "ningún partido quiere romper Portugal" y "en España ese riesgo existe" con Podemos.

Rivera se pronunció respecto a este "pacto a la portuguesa" que planea sobre la actualidad española ante el encuentro que mantendrán hoy el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, y el primer ministro de Portugal, Antonio Costa, y la posible traslación del acuerdo en dicho país a un pacto entre socialistas y Podemos en España. El presidente de C s descartó la comparación porque "ningún partido quiere romper Portugal" y, "lamentablemente, en España ese riesgo existe, y lo representan los partidos que piden eso".

Insistió en que su formación no facilitará absteniéndose un gobierno de esa índole, y dijo que será Sánchez quien "tendrá que valorar si la situación española es la misma", especialmente cuando se acercan unas nuevas elecciones en Cataluña que los independentistas querrán convertir en plebiscito sobre la secesión.

Como "hay pocas esperanzas de que se puedan constituir mayorías alternativas que garanticen la unidad de España", Rivera abogó genéricamente por "pensar en una fórmula imaginativa, que no existe hasta la fecha", para poner en marcha la legislatura.

El presidente de Ciudadanos sugirió a finales de diciembre una negociación entre su partido, el PP y el PSOE para pactar una hoja de ruta de reformas independientemente de quién gobierne, pues tampoco quiere que "todo siga igual". Los populares dijeron que la música sonaba bien, pero los socialistas rechazaron la idea.