Sánchez pide a Tsipras que interceda ante Iglesias para que facilite su investidura

Rivera alerta de que si el PP no negocia con C's y PSOE la otra opción es que Podemos "llegue al poder"

PSOE e IU retoman hoy los contactos bilaterales dejando fuera a Ciudadanos

nacional

| 17.03.2016 - 09:30 h
REDACCIÓN

El líder socialista y candidato a la Presidencia del Gobierno del PSOE, Pedro Sánchez, reclamará este jueves al primer ministro griego, Alexis Tsripas, aliado de Podemos, que pida al dirigente de la formación morada, Pablo Iglesias, que "desbloquee" la situación en España y "permita un Gobierno de cambio en España" presidido por él.

"Le voy a decir al señor Tsipras que le pida al señor Iglesias que se ponga del lado de aquellos españoles que están sufriendo la crisis, la desigualdad y las políticas de austeridad que está practicando el PP y, en consecuencia, que desbloquee la situación y que permita que tengamos un gobierno de cambio en España, un Gobierno progresista y reformista". El líder socialista ha hecho estas declaraciones a la prensa a su llegada a la reunión previa a la cumbre de los líderes socialistas europeos, en la que coincidirá con el primer ministro griego, que ha sido invitado por primera vez como observador.

RIVERA ALERTA DE QUE SI EL PP NO NEGOCIA CON C'S Y PSOE LA OTRA OPCIÓN ES QUE PODEMOS "LLEGUE AL PODER"

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha asegurado este jueves que "España no va a construir gobierno excluyendo y poniendo cordones sanitarios a nadie, ni a Podemos, ni al PP, ni a Ciudadanos, ni al PSOE" y ha incidido en la necesidad de los partidos de "hablar de reformas y contenidos" porque "las reuniones para hablar de sillas" solo aportan "enfrentamiento". A su juicio, si el PP no negocia con ellos y el PSOE, la opción es que Podemos llegue al poder.

Así se ha manifestado el líder de Ciudadanos en Valencia tras la negativa del PP a reunirse con los equipos negociadores del PSOE y del partido naranja. Rivera ha recalcado que no entiende "por qué a estas alturas todavía el señor Rajoy y el PP no han enviado a sus equipos a negociar con C's y PSOE".

En este sentido, ha advertido de que "la consecuencia directa de que el señor Rajoy esté en un rincón sin hablar con nadie, diciéndole que no al Rey, diciéndole que no a Ciudadanos, al PSOE" puede ser "que pasen a la acción Podemos y los independentistas" y que Podemos llegue al poder y los independentistas marquen la agenda política. Por ello, ha pedido al PP que "más allá de cartas y más allá de mensajes" se pongan a trabajar porque los españoles esperan "un gobierno estable, un gobierno sensato, que no rompa España, sino que la arregle, y un gobierno no conformista, sino reformista".

PSOE-IU

Mientras, los equipos del PSOE e IU se reúnen este jueves por primera vez después de la investidura fallida de Pedro Sánchez hace dos semanas para negociar el desbloqueo de la legislatura, en un encuentro que deja fuera a Ciudadanos a pesar de que éstos acordaron con los socialistas ir de la mano a cualquier negociación.

Liderados por sus respectivos portavoces, Antonio Hernando y Alberto Garzón, PSOE e Izquierda Unida volverán a negociar bilateralmente como hicieron antes de que el dirigente de IU promoviera la mesa "a cuatro" -que incluía a Podemos y Compromís- y que tan solo llego a reunirse en dos ocasiones.

Fracasó la última vez hace una semana porque el PSOE se negó a acudir sin Ciudadanos, partido que había sido vetado por la formación morada. Sin embargo, ahora, el PSOE ha decidido ignorar ese compromiso sin que parezca importarle a su socio, Ciudadanos, que ha dicho no querer imponer "cordones sanitarios" en aras de un posible entendimiento.

Da la impresión de que a medida que se aproxima el 2 de mayo, fecha en la que se convocarán elecciones si no hay un acuerdo de gobierno, algunas fuerzas políticas están dispuestas a rebajar sus exigencias con el fin de evitar unos nuevos comicios.

De momento, Garzón quiere explorar con los socialistas cualquier opción que permita un Ejecutivo "construido" desde la izquierda y no ve factible poner en marcha un Gobierno progresista con el partido de Albert Rivera. Durante el mes de febrero PSOE e IU mantuvieron un par de reuniones y Garzón logró la promesa socialista para reformar la ley electoral e ir a un sistema "mucho más proporcional".