Sánchez defiende el "mestizaje ideológico" para un Gobierno de cambio

Pide a Podemos "ceder para sumar" sin chantajes ni imposiciones

Avisa de que no hay mayoría suficiente para un Gobierno de izquierdas

El mandato claro del 20D es abandonar la política de Rajoy y del PP

Sánchez tiende la mano "a todos" para abordar la reforma de la Constitución

nacional

| 01.03.2016 - 18:01 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

El candidato socialista a la investidura, Pedro Sánchez, ha advertido de que las fuerzas representadas en el Congreso están obligadas a mezclarse, hay que hacer "mestizaje ideológico" -ha subrayado- para afrontar un Gobierno de cambio, porque no hay mayorías suficientes para gobernar en solitario.

Pedro Sánchez, se dirigió en su discurso de investidura en reiteradas ocasiones a los parlamentarios para instarles a que le apoyaran asegurando que las medidas que oferta se pueden "hacer a partir de la próxima semana".

De esta manera, el líder socialista se dirigía directamente a las fuerzas de izquierdas reclamándoles su apoyo, necesario para que salga adelante su investidura como presidente del Gobierno.

Sánchez expuso de manera recurrente esta idea cada vez que proponía medidas como la derogación de la reforma laboral o la apuesta por una agenda social: "¿Por qué no podemos poner en marcha estas medidas la próxima semana"?. Pedro Sánchez pidió por ello este martes a Podemos "ceder para sumar" sin imposiciones ni chantajes y para hacer posible el cambio que demandan millones de españoles.

Se mostró convencido de que el mandato de las urnas es "abandonar las políticas" del PP y de Mariano Rajoy, y alertó de que ese vehículo se paraliza con el chantaje, la imposición y el abandono de la negociación.

NO HAY MAYORIA PARA UN GOBIERNO DE IZQUIERDAS

Asimismo, el líder del PSOE ha advertido a Podemos de que es "absurdo" discutir sobre "sillas" y "reparto de poderes" porque no hay una mayoría suficiente en la Cámara para sumar un Gobierno de izquierdas".

"No suma. La izquierda no ha conseguido en estas elecciones el número de disputados suficiente para conformar un Gobierno de un único color político", ha dicho Sánchez tras resaltar que se ha creado "una falsa esperanza" de que existía esa posibilidad.

Sánchez ha ofrecido gobernar con pactos "que cuenten con el mayor respaldo parlamentario posible" y un Gobierno que ponga en marcha las medidas en las que haya acuerdo de la mayoría. "No ofrezco un gobierno frente a todos, sino un gobierno progresista y reformista, aliado con todos los que deseen el cambio".

En este sentido, el candidato socialista ha defendido el acuerdo suscrito con Ciudadanos como "el indispensable principio de la solución". En su intervención en el debate de investidura, Sánchez ha reconocido que ese acuerdo no es suficiente en escaños, pero ha recalcado que "para ir a cualquier parte hay que levantarse y dar un primer paso".

COMPROMISOS DE SANCHEZ

Por otro lado, el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha expresado su compromiso de poner en marcha un plan de lucha contra el fraude fiscal y la economía sumergida que incluya la negativa a aprobar nuevas amnistías fiscales. Asimismo, se ha comprometido a reducir la carga tributaria de las rentas del trabajo, hecho que compensará con otro tipo de rentas y de impuestos medioambientales.

Sánchez ha destacado que Europa va a sancionar "a todos los españoles" por culpa de la rebaja fiscal "electoralista e injusta" que hizo el Gobierno antes de las elecciones, y ha asegurado que de esta forma se pagará dos veces el hecho de que Rajoy antepusiera los intereses de su partido sobre los intereses generales.

Asimismo, ha afirmado que consolidar una recuperación económica sostenible y más justa exigirá la unión de todos, "gobiernos e instituciones, trabajadores y emprendedores, empresas y economía social, científicos y universidades".

También ha subrayado que para ello se requieren tres compromisos, el primero un cambio de modelo de crecimiento basado en la innovación y en la mejora de la productividad que permita competir, "no haciendo las cosas más baratas, sino haciéndolas mejor, con más valor añadido".

El segundo compromiso, según Sánchez, es una transición energética que combata "firmemente" el cambio climático, con el objetivo de alcanzar un sistema energético eficiente, innovador y sostenible, para lo que propone un pacto de Estado de la Energía.

Este pacto supondría el cierre progresivo de las centrales nucleares al cumplir 40 años de vida útil y no permitir prácticas "lesivas" como el fracking.

RECUPERARA EL SUBSIDIO PARA PARADOS MAYORES DE 52 AÑOS

Asimismo, el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha garantizado que su gobierno recuperará el subsidio de desempleo para los mayores de 52 años y aprobará un Plan de Choque para los parados de larga duración, al tiempo que eliminará "muchas" de las actuales bonificaciones a la contratación.

El candidato socialista a la presidencia del Gobierno ha dicho que suprimirá y derogará los elementos de la reforma laboral aprobada por el PP que han sido la cuna de la precariedad laboral y de la desprotección.

En este sentido ha reiterado que los elementos más nocivos de esta reforma laboral han sido las supremacía absoluta del convenio de empresa, la supresión de la ultraactividad, además de la permisiva regulación del contrato laboral.

Al respecto ha insistido en aprobar un contrato temporal de dos años de límite con indemnizaciones por despido crecientes en el segundo año.

También, ha prometido mejores incentivos a la conversión de contratos temporales en indefinidos y mayores recursos económicos a las políticas activas de empleo y al Plan de Garantía Juvenil.

En materia laboral y para luchar contra la explotación en el mercado de trabajo, Sánchez ha asegurado que pondrá en marcha un Plan de Inspección de Trabajo y Seguridad Social.

Asimismo, en cuanto a la desigualdad salarial entre hombres y mujeres, que -ha afirmado- "tiene consecuencias en las pensiones de las mujeres, que son un 34 % inferiores", ha propuesto si gobierna reconocer a todas las mujeres un bonus de dos años de cotización a efectos del cálculo de pensiones por cada hijo nacido o adoptado, y de un año adicional a los padres que acrediten haberse hecho responsables del cuidado de aquellos.

También, para las mujeres demandantes de empleo que tengan un hijo y no tengan derecho a la prestación contributiva de maternidad, Sánchez aboga por una prestación no contributiva de 6 semanas de duración.

UNIVERSALIDAD DE LA SANIDAD

El candidato a la investidura y líder del PSOE, Pedro Sánchez, se ha comprometido a restablecer "de inmediato" la universalidad de la cobertura del Sistema Nacional de Salud (SNS) e incluir en este a todas las personas que vivan en España, "sin importar su origen o condición".

Sánchez ha abogado por alcanzar un Pacto Sanitario que restablezca la universalidad de la cobertura y ha subrayado que todas las personas que vivan en España, sin importar su origen o condición, tienen que estar incluidas en el sistema. "Esto lo podemos hacer a partir de la próxima semana", ha asegurado en su discurso del debate de investidura.

El líder del PSOE ha apostado también por recuperar la tarjeta sanitaria "en los plazos anteriores" a la reforma que llevó a cabo el Gobierno del PP en 2012. Ha destacado que este pacto reforzará, asimismo, la gestión pública del sistema y desarrollará una Ley General de Salud Pública como instrumento preferente para incrementar la salud de los ciudadanos.

SALARIO MINIMO E INGRESO VITAL

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, se ha comprometido a reformar la actual ley hipotecaria para eliminar de forma "automática" las cláusulas abusivas y para reconocer el derecho de las personas en situación de insolvencia sobrevenida al acceso de una vivienda de alquiler social.

El candidato socialista a la presidencia del Gobierno ha afirmado que activará un Plan de Emergencia Social que incluya una reforma de la ley hipotecaria y la declaración de la renta activa de inclusión como inembargable.

Asimismo, ha insistido en subir el Salario Mínimo Interprofesional para recuperar el poder adquisitivo perdido durante los últimos cuatro años y a aprobar un Ingreso Mínimo Vital para atender la situación de 750.000 hogares que carecen de todo ingreso económico.

Sánchez ha aseverado que pondrá en marcha una nueva política presupuestaria que renuncie a recortar el gasto social y se ha comprometido a incluir como derechos fundamentales en la Constitución los derechos sociales.

RETRASAR LA META DE DEFICIT Y BAJARLO AL 1% DEL PIB EN 2019

Por otro lado, se ha comprometido a reducir el déficit público por debajo del 1% del PIB en 2019 y ha reiterado que la senda de consolidación fiscal debe ser "gradual, realista y equilibrada" a cuatro años.

Durante su discurso de investidura en el pleno del Congreso de los Diputados, Sánchez ha recordado que la nueva política presupuestaria de su gobierno renunciará a recortar el gasto social y lo restaurará al incluir como derechos fundamentales en la Constitución los derechos sociales.

"Eso significa que debemos efectuar una revisión del gasto público para priorizar su eficiencia. Todo el aparato administrativo del Estado será objeto de una profunda revisión de su sentido y sus competencias, y un análisis sobre su eficiencia", ha afirmado, tras añadir que se suprimirá todo lo que no supere las dos pruebas anteriores.

Sánchez ha reiterado que su nuevo Gobierno iniciará una negociación con Bruselas para acordar una flexibilización de los objetivos anuales de déficit y deuda pública, tal como se ha acordado con otros países como Francia, Alemania o Italia.

El candidato a la presidencia del Gobierno ha aludido a la advertencia de la Comisión Europea sobre los Presupuestos Generales del Estado de 2016, que presentan una desviación de unos 10.000 millones de euros, y ha reiterado que estas cuentas "no cumplirán con el objetivo de déficit acordado con Europa".

TIENDE LA MANO A TODOS PARA ABORDAR LA REFORMA DE LA CONSTITUCION

Asimismo, el candidato a la investidura, Pedro Sánchez, ha tendido la mano "a todos" los partidos políticos para abordar la reforma de la Constitución, con la creación en el plazo de un mes de una subcomisión parlamentaria que acuerde el "perímetro" de dicha reforma.

A su juicio, los bloques de la reforma constitucional deben ser: el reconocimiento de nuevos derechos civiles, políticos y sociales como derechos fundamentales, la modificación del artículo 135 para "garantizar la estabilidad presupuestaria y social", la supresión de la preferencia del varón en la sucesión a la Corona, la revisión de las bases del sistema electoral, la incorporación del "hecho" Unión Europea al ordenamiento constitucional y la revisión del Título VIII para desarrollar el Estado Federal.

Sánchez, que ha sostenido en su discurso que la renovación de la Carta Magna "no puede ser el resultado de la imposición, ni de la exclusión", se ha reafirmado en que "sólo tendría sentido si cuenta con el apoyo de la gran mayoría" de las fuerzas políticas y de la ciudadanía.

CATALUÑA

Por otra parte, el candidato a la Presidencia del Gobierno ha dicho que quiere ayudar a un "nuevo entendimiento entre catalanes, y entre éstos y el resto de compatriotas españoles".

En su discurso, ha señalado que ha faltado diálogo "durante años" en las relaciones entre el Gobierno de España y la Generalitat. "No es aceptable -ha añadido- que dos Gobiernos democráticos hayan vivido durante años de espaldas uno de otro, sin comprender la ruina colectiva que provoca tal enfrentamiento".

Tras precisar que los socialistas entienden que Cataluña forma parte de España, que estiman y respetan a su sociedad, su cultura, su lengua y su identidad, Sánchez ha reconocido que por ello le duele constar una realidad: parte de esa sociedad ha desconectado del proyecto común construido juntos.

Considera que ha habido razones para el desencuentro y que la falta de diálogo ha llevado a los actuales extremos, pero lo que desea es mirar al futuro y "hacerlo con esperanza". Ha dicho que aprovechaba estar en la tribuna del Congreso para dirigirse también a los independentistas, a los que ha recordado la historia común "durante siglos".

Sánchez ha dicho que los sentimientos son "la patria particular de cada uno y ahí nadie puede ni debe entrar", pero "otra circunstancia es la defensa de la legalidad vigente". Tras comprometerse con la defensa de la Constitución, se ha referido a un nuevo entendimiento entre todos, "de tender puentes y de volver a sentirnos todos parte de este proyecto común que es España".

"Es imprescindible -ha continuado- actuar desde la lealtad institucional"; para ello activara las comisiones bilaterales, "que en el caso del Estado con la Generalitat no se reúne desde julio de 2011". A su juicio, si ésta presenta un documento con asuntos que considera prioritarios, "no pueden dejarse a un lado sin más".

Por ello, se ha comprometido ante la Cámara "con algunas" de sus peticiones, que coinciden con las de otras comunidades autónomas, como la financiación suficiente de la Ley de Dependencia, el incremento del presupuesto para políticas activas de empleo o la recuperación de los fondos para el programa de desarrollo rural.

Para Sánchez, se necesita "una amplía reforma" para solucionar "otras realidades", a las que "no es ajena" su propuesta de reformar la Constitución.