San Gil, en el juicio del asesinato de Ordoñez: "No soy capaz de acordarme de la cara de la persona que empuñaba el arma"

Esperanza Aguirre, Ana Botella y otros miembros del PP acuden a la Audiencia a apoyar a la viuda y la hermana del concejal 'popular'

nacional

| 18.05.2011 - Actualizado: 17:52 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La Audiencia Nacional ha juzgado a uno de los presuntos autores materiales del asesinato de Gregorio Ordóñez, en San Sebastián, en 1995. Se trata del miembro de ETA, Juan Ramón Cara-Satorre para quien el fiscal ha pedido una pena de 30 años de prisión. Al juicio, ha asistido María San Gil, que el día del atentado acompañaba a Gregorio Ordoñez en el bar La Cepa, de la capital donostiarra.

La ex dirigente del PP vasco María San Gil ha asegurado ante el tribunal que no es capaz de recordar la cara de la persona que disparó al que entonces era su jefe en el consistorio. "No soy capaz de acordarme de la cara de la persona que empuñaba el arma. No consigo acordarme de nada, soy incapaz", ha dicho.

San Gil, que ha comparecido en calidad de testigo en el juicio contra el miembro de ETA Juan Ramón Carasatorre por el asesinato el 23 de enero de 1995 del concejal 'popular' del Ayuntamiento de San Sebastián Gregorio Ordoñez, ha rememorado ante la sala cómo se produjo el asesinato de Ordoñez, que recibió un disparo en la nuca mientras comía junto a ella y otros compañeros en el restaurante 'La Cepa'.

La testigo ha explicado que aquel día se acercaron al restaurante, aunque no era habitual, dado que le debían una comida a una amiga que días atrás les había acercado, mientras trabajaban en el Ayuntamiento una bandeja de pinchos. "El estaba enfrente mío. Recuerdo que entró alguien y le puso una pistola en la nuca, al segundo se desfiguró la cara de Gregorio", ha asegurado.

A pesar de las insistentes preguntas del fiscal, Daniel Campos, sobre la identidad del pistolero que realizó el disparo, San Gil no ha podido aportar más datos y tampoco ha conseguido concretar si la persona que portaba el arma llevaba la cara tapada con una capucha.

La ex dirigente 'popular' ha relatado también que su primer impulso fue salir corriendo detrás del asesino de Ordoñez. "El trastabilló y medio cayó al suelo", ha dicho y ha agregado que fue entonces cuando se dió cuenta de que "no era muy prudente" seguir persiguiéndole.

El juicio ha contado con la presencia de la viuda del concejal, Ana Iribar, y su hermana, Consuelo Ordoñez. Además, varios destacados miembros del PP madrileño se acercaron a la puerta de la Audiencia Nacional para dar su apoyo a los familiares de la víctima. La presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre, y la teniente de alcalde del Ayuntamiento, Ana Botella, acompañadas por el secretario general del PP madrileño Francisco Granados y el vicepresidente de la Comunidad Ignacio Gonzalez, conversaron brevemente con la viuda y la hermana del fallecido antes del inicio del juicio. También se encontraba presente la diputada Cayetana Alvárez de Toledo que siguió la vista oral desde la zona reservada al público.

En la vista oral ha testificado, además, otro de los asistentes a la comida, Enrique Villar, compañero del Ayuntamiento de Ordoñez, ha asegurado ante el tribunal que no vió la cara del pistolero, ya que estaba sentado a la derecha del concejal del PP y únicamente "notó" la mano del asesino. Tras oir un fuerte ruido que le pareció en un inicio una botella rota vió a su colega tendido en el suelo "sangrando".

UNA CAPUCHA ROJA

La cuarta comensal en la comida de 'La Cepa', que ha declarado a través de videoconferencia, ha aportado una descripción de la vestimenta de la persona que realizó el disparo. Así, ha explicado que portaba un chubasquero abierto y una capucha roja que le cubría el rostro.

Por su parte, el acusado Carasatorre se negó a contestar las preguntas del tribunal y se limitó a decir en euskera: "No voy a responder a nada". Durante el juicio han declarado también los dos presuntos compañeros de comando del acusado, Valentín Lasarte, y Javier García Gaztelu, 'Txapote' que han asegurado "no recordar" las circunstancias en las que se produjo el atentado.

Lasarte ha explicado a la sala que abandonó la organización terrorista hace cinco años por desacuerdos con ETA y ha dejado "atrás" esa parte de su vida. "Por ello no recuerdo los hechos concretos, sólo sé que ellos formaban parte del grupo, pero no recuerdo su participación concreta", ha expuesto. No obstante, a preguntas del presidente del tribunal, Javier Gómez Bermúdez, el miembro de ETA ha concretado que los tres coincidieron en San Sebastián durante un tiempo.

La Fiscalía, que solicita para el acusado una pena de 30 años de prisión, considera que Carasatorre, alias 'Jon' y 'Zapata', acordó y llevó a cabo "la ejecución" junto a 'Txapote', y Lasarte, ya condenados por la muerte del concejal.

Ante las dificultades para abordar al concejal en sus desplazamientos hasta el Ayuntamiento --"dado que tenía unos horarios y costumbres diferentes cada día", precisa el Ministerio Público-- los etarras aprovecharon la decisión del miembro del PP de comer en un restaurante cercano al consistorio junto a otras personas, entre las que se encontraba la ex dirigente 'popular' vasca María San Gil, que entonces era su secretaria personal.

Defiende el fiscal que Carasatorre y 'Txapote' entraron en el establecimiento y se dirigieron hacia la mesa donde se encontraba Ordoñez y sus acompañantes, dice la Fiscalía que añade que el autor material del disparo que acabó con la vida del concejal se situó "detrás de la víctima" a la que descerrajó un tiro en la cabeza que provocó su muerte en el acto.

La pistola utilizada, una Browning de 9 milímetros parabellum fue utilizada en otras acciones de la banta terrorista ETA como la muerte de los policías Alfonso Marciano y Enrique Nieto. Fue localizada cerca del vehículo utilizado pata la huída tras el atentado contra el cuartel de Arnedo (La Rioja) en agosto de 1995.