Sáenz de Santamaría: "La fuerza de las leyes no necesita sobreactuación"

Colau facilitará las votaciones el 1-O, pero duda que sea un referéndum efectivo

nacional

| 10.07.2017 - 17:28 h
REDACCIÓN

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha dicho hoy que "la fuerza de las leyes no necesita una sobreactuación ni una sobrereacción" del Gobierno, al ser preguntada por la posibilidad de que el Ejecutivo recurra al artículo 155 para evitar el referéndum en Cataluña. "El referéndum no se va a celebrar y es un fracaso político de la Generalitat", ha reiterado hasta en tres ocasiones durante la rueda de prensa ofrecida en Mérida, después de mantener una reunión de trabajo con el presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara.

Sáenz de Santamaría ha manifestado que el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, debería reflexionar sobre "el fracaso al que está conduciendo a su partido y su Gobierno por mantener y no enmendar esta deriva".

A su juicio, Puigdemont está "más interesado en demonizar las respuesta del Estado" a sus pretensiones "que explicar a sus propios consellers cómo va a organizar ese referéndum" que, según ha repetido, "no se va a celebrar".

"No son admisibles las presiones a los medios de comunicación", ni condicionar la publicidad institucional en función de la línea con respecto el referéndum y "tratar de endosar sus responsabilidades a los alcaldes", ha manifestado la vicepresidenta.

De momento, ha continuado, "vivimos de anuncios" y esa anunciada ley del referéndum es "contraria a legalidad internacional, a la Constitución y al propio Estatut". "Es la antítesis de las recomendaciones de la Comisión de Venecia en materia de referéndum", ha incidido Sáenz de Santamaría, quien, por estos motivos, considera que "si esa ley, si alguna vez, es capaz de firmarla alguien para presentarla en algún sitio", tiene motivos de ser tachada.

EL PSOE Y EL PSC ACORDARÁN MEDIDAS ESTE VIERNES

El PSOE y el PSC celebrarán este viernes en Barcelona una reunión conjunta de sus dos Ejecutivas para cerrar las propuestas que impulsarán ante el desafío independentista en Cataluña y recuperar así el "tiempo perdido" por el Gobierno; al tiempo que los socialistas reclaman al Ejecutivo que no se llegue al 1 de octubre, fecha elegida por los independistas para su consulta, "sin ninguna iniciativa política".

La presidenta del PSOE, Cristina Narbona, reconoció que entre los documentos que barajan están las 46 medidas que el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, trasladó al jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, en la última reunión que mantuvieron ambos, en abril de 2016, en el Palacio de la Moncloa. En dicho listado se incluía la celebración del referéndum. "Entre ellas puede haber alguna que suscite nuestro respaldo y pueda ser utilizable dentro de la panoplia de actuaciones que podemos promover en el ámbito parlamentario".

Pese a que inicialmente el PSOE dijo que esperaría a que el Gobierno tomara la iniciativa política, este lunes Narbona afirmó que quieren que en los Parlamentos haya la oportunidad, "cuanto antes", de iniciar el debate sobre la reforma de la Constitución.

COLAU FACILITARÁ LAS VOTACIONES EL 1º DE OCTUBRE

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha afirmado hoy que el Ayuntamiento facilitará el desarrollo del referéndum que el Govern quiere celebrar el 1 de octubre, "sea lo que sea, una movilización o un referéndum", aunque ha dudado de que si finalmente se produce la votación "sea un referéndum efectivo".

"No hay convocatoria. No sabemos ni siquiera si habrá urnas o no. Pero mi predisposición a participar es clarísima", ha dicho la alcaldesa al ser preguntada sobre si ella acudiría a votar el 1-O.

La dirigente de Barcelona en Comú y Catalunya en Comú ha afirmado que estos partidos son "espacios soberanistas que consideran que es necesario un referéndum efectivo para decidir la relación de Cataluña con el Estado" y dan "pleno apoyo al 1-O, aunque sea una movilización y no un referéndum efectivo".

"Hay dudas razonables, que han expresado incluso miembros del propio gobierno catalán, de que la propuesta del Govern para el 1 de octubre sea un referéndum efectivo", ha añadido la alcaldesa, que ha hecho estas declaraciones tras presentar el Observatorio Metropolitano de la Vivienda de Barcelona.

Para Colau, el "principal responsable" de que el 1 de octubre no acabe siendo un referéndum efectivo es el "inmovilismo" del Gobierno del PP. Colau ha señalado que entiende que "mucha gente independentista está impaciente y exasperada" por la actitud del PP, pero "no puede ser que nos hagamos trampas y si hay dudas, no las expresemos".

Sobre la colaboración del Ayuntamiento de Barcelona en el 1-O, la alcaldesa ha asegurado que dará todas las facilidades para que la ciudadanía pueda "participar en lo que sea", pero como "no hay convocatoria ni requerimiento" del gobierno catalán, ha recordado, no se conocen sus detalles, términos y garantías, por lo que la alcaldesa cree que debe ser "prudente".