El PSOE ve injusto e improvisado el copago y cuestiona la cantidad a recaudar

Rubalcaba: el "recetazo de Rajoy, nuevo engaño" que penaliza a pensionistas y enfermos crónicos

nacional

| 18.04.2012 - 14:10 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La secretaria de Política Social del PSOE, Trinidad Jiménez, ha tachado hoy de injustas, improvisadas e ineficientes las medidas de ajuste del Ministerio de Sanidad, entre ellas el copago, y ha calculado que el ahorro será de unos 1.000 millones y no 3.000 millones como dice el Gobierno.

En rueda de prensa, Jiménez ha considerado que esa medida, por la cual los pensionistas también tendrán que pagar por los medicamentos, supondrá un ahorro "muy pequeño" en comparación con el coste administrativo que tendrá y la complejidad de su aplicación.

Y es que, según su criterio, el Gobierno ha actuado con "improvisación" y ha presentado una medida que requerirá modificaciones legislativas, por ejemplo para que el Sistema Nacional de Salud tenga los datos sobre la renta que ahora sólo obran en poder de la Agencia Tributaria.

Además, ha hecho hincapié en que la capacidad de pago no sólo depende de la renta, sino también de otros factores que no se tienen en cuenta en el proyecto del Ejecutivo, y se ha preguntado qué pasará con una persona que en un momento determinado tenga unos determinados ingresos y al mes siguiente se quede en el paro.

El Gobierno, a su juicio, ha planteado medidas que deteriorarán progresivamente la calidad de la asistencia y que buscan "desmantelar" el sistema público modificando el modelo de acceso a los fármacos, que estaba consolidado.

Jiménez ha dejado claro que el PSOE mantendrá su "más frontal rechazo" a cualquier tipo de iniciativas en el ámbito del sistema público de salud que supongan una pérdida de calidad en la asistencia y que generen inseguridad e inequidad entre la ciudadanía. No obstante, ha trasladado la disposición de su partido y la suya propia, como ex ministra de Sanidad, a colaborar con el Gobierno en la adopción de medidas que realmente supongan un ahorro sin merma de la calidad, la universalidad y la gratuidad.

Según ha dicho, entre el 2010 y el 2012 se ha bajado la factura sanitaria de 70.000 a 53.000 millones gracias a la gestión del Gobierno socialista. Para seguir por esa senda ha apostado por subir los impuestos especiales del alcohol de alta graduación y del tabaco para destinar la recaudación, con carácter finalista, a sanidad, y ha planteado también la central de compras o la subasta de medicamentos.

"No vamos a permitir que el PP utilice la coartada de la crisis económica para cambiar el modelo del sistema nacional de salud", ha asegurado, convencida de que "se han hecho muy mal las cosas" por parte del departamento que dirige Ana Mato.

Ha ilustrado sus críticas al señalar que se han presentado un conjunto de medidas que no tienen una memoria económica y ha señalado que, mientras que el Ministerio habla de un ahorro estimado de 3.000 millones con el copago, los socialistas calculan que no superará los 1.000 millones.

Su coste de gestión será "tan elevado" y su complejidad "tan grande" que se ha preguntado "si merece la pena". Los socialistas han registrado hoy mismo una petición para que Mato comparezca en el Congreso para explicar estos recortes y para detallar de dónde va a salir el resto del dinero hasta completar los 7.000 millones de ahorro previstos en sanidad.

Respecto al llamado "turismo sanitario", Jiménez ha explicado que ese asunto está resuelto desde el año 2010, cuando se aprobó una directiva transfronteriza comunitaria en función de la cual los gobiernos extranjeros pagan unos 260 euros al mes por cada ciudadano de su país que resida legalmente en España.

Ha advertido igualmente sobre el riesgo de desincentivar la llegada de turistas extranjeros a España haciéndoles creer que no van a tener una prestación sanitaria adecuada. Si hay algún tipo de fraude en este campo, que "se persiga", ha sentenciado.

Preguntada sobre si las comunidades gobernadas por el PSOE se van a rebelar contra este proyecto, Jiménez ha señalado que las instituciones tienen que cumplir con las obligaciones que les lleguen desde el punto de vista legal perfectamente establecidas.

RUBALCABA:"EL RECETAZO DE RAJOY, NUEVO ENGAÑO"

El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha advertido este miércoles contra el "recetazo" del Gobierno y lo ha tachado de "nuevo engaño que penaliza a los pensionistas y a los enfermos crónicos". Rubalcaba se ha expresado así con un mensaje personal en su cuenta de Twitter, en plena movilización de los socialistas en esta red social después de que el Gobierno haya adelantado que propondrá implantar el copago farmacéutico en función de la renta.

Desde Lisboa, el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha advertido este miércoles de que su partido "dirá no" al copago por receta y ha ofrecido al Ejecutivo sentarse a negociar fórmulas alternativas de ahorro de gasto sanitario que no hagan que los pensionistas tengan que pagar por sus recetas.

Los socialistas han salido en tromba en Twitter contra la medida tachándola de "mentira" y "engaño" de Rajoy.

El secretario general del grupo socialista en el Conhreso, Eduardo Madina, ha vaticinado, incluso, el "fin del sistema de salud público, universal y gratuito".

El PSOE ha solicitado la comparecencia urgente en comisión en el Congreso de los ministros de Educación, Cultura y Deporte, y de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, José Ignacio Wert, y Ana Mato, respectivamente, para informar sobre el ajuste previsto de 10.000 millones de euros en esos departamentos.

Desde IU, su portavoz de Sanidad, Gaspar Llamazares, ha arremetido contra el "copago" sanitario propuesto por el Gobierno, que ha tachado de "injusto, contraproducente e ineficaz", y ha anunciado que su grupo parlamentario pedirá la comparecencia en el pleno del Congreso de la ministra Ana Mato.

Llamazares ha destacado que él "repago" consiste en un "impuesto a la enfermedad" que se cebará con los más débiles y que considera "contraproducente" porque discrimina a los enfermos, especialmente a los crónicos, de manera que el sistema tendrá que pagar más para atender a estos pacientes.

El presidente del Congreso, el popular Jesús Posada, ha reconocido que el copago farmacéutico es una medida dolorosa pero tal y como está la situación económica, en su opinión, hay que estudiar todos los sistemas posible para garantizar la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud (SNS).

El consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Javier Fernández Lasquetty, ha asegurado que las medidas de recorte adoptadas este miércoles en el marco del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS) son "consecuencia de la política suicida del anterior Gobierno socialista". "Es el peor momento de la historia económica de España en los últimos 70 años y la situación más grave requiere que se tomen decisiones y se trabaje de manera conjunta", ha reconocido el consejero madrileño, que considera que la situación requiere "reformas que permitan aprovechar mejor los recursos que tenemos con el dinero que sale de los impuestos de los ciudadanos, para lo importante, que es conservar la sanidad pública, universal, gratuita y de calidad, para eso es imprescindible hacer reformas".

El secretario general del Partido Socialista de Madrid (PSM) y portavoz del PSOE en la Asamblea de Madrid, Tomás Gómez, ha asegurado que el copago farmacéutico es un "impuesto a la enfermedad" y que es "injusto" porque "rompe el sistema sanitario". Y es que, para Gómez, "ya no paga más el que más tiene, sino el que está más enfermo". "A los pensionistas se les baja la pensión porque suben los impuestos, se les cobra más por el transporte público, y ahora se les va a hacer pagar también por los medicamentos. Esto es romper con 30 años de democracia, y romper con las bases y valores de la Constitución", ha añadido.