Rubalcaba resalta que la limitación a 110 km/h busca ahorrar

Ppresenta el buque oceánico "Río Segura", el "buque insignia" del Servicio Marítimo de la Guardia Civil

nacional

| 26.02.2011 - 16:30 h
REDACCIÓN

El vicepresidente primero del Gobierno y ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha reiterado que la medida aprobada por el Consejo de Ministros consistente en la reducción del límite de velocidad en autovía y autopista de 120 a 110 kilómetros por hora es "excepcional" y "transitoria", siendo su objetivo el de ahorrar en la factura petrolífera que paga España, ya que, de subir "mucho", puede acabar "comprometiéndose nuestra recuperación económica, y eso es algo que no nos podemos permitir".

En declaraciones a los periodistas, Rubalcaba ha insistido en que se trata de una medida "excepcional" que responde a una "situación excepcional", ya que el precio del petróleo se está incrementando y, por eso, "pedimos a los ciudadanos un esfuerzo y cierto sacrificio", que se traduce en que vayan más despacio en las autovías y en las autopistas, reconociendo que así "van a tardar más" pero también que van a "ahorrar".

Según ha comentado, la estimación es que cada diez euros de subida del barril de petróleo cuesta 6.000 millones de euros a los españoles en la factura petrolífera y, con esta medida, si se prolongase, por ejemplo, durante un año, se estima que permitiría un ahorro de 1.400 millones de euros anuales.

Tras descartar que la medida responda a un problema con las reservas de petróleo o de suministro del mismo, el vicepresidente primero del Gobierno ha querido aclarar a "algún dirigente del PP" que no es la primera vez que se aplica esta medida, señalando que el primero en hacerlo, y "con éxito", fue Estados Unidos durante la crisis del petróleo del 73.

Finalmente, Rubalcaba ha avanzado que el ministro de Industria se reunirá esta semana con la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) y con las comunidades autónomas, porque "hay otras medidas que se pueden adoptar y que afectan al conjunto de las administraciones públicas", siendo el objetivo de todas ellas el de "ahorrar petróleo y, en definitiva, bajar nuestra factura petrolera".

Rubalcaba presenta el buque oceánico 'Río Segura', el "buque insignia" del Servicio Marítimo de la Guardia Civil

El vicepresidente primero del Gobierno y ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha presidido en el Puerto Bahía de Cádiz el acto de recepción del nuevo buque oceánico 'Río Segura', asignado a la Guardia Civil. Se ha referido a él como "el buque insignia" del Servicio Marítimo de la Guardia Civil, permitiéndole "llegar más lejos y ser más operativos" en las misiones que tiene encomendadas en el mar, como la lucha contra las redes de tráfico de seres humanos y en la lucha contra el narcotráfico.

En su alocución, Rubalcaba ha enfatizado que este "magnífico buque representa con mucha elocuencia la culminación de un proyecto y el inicio de una nueva etapa". En este sentido, ha señalado que el proyecto nació en el verano de 2006, cuando las redes de inmigración ilegal realizaron un cambio en sus rutas y llegaron a las costas canarias miles de inmigrantes ilegales.

Tras referir las dificultades que entrañó hacer frente a aquella situación, ha recordado que la estrategia del Gobierno se construyó sobre dos ejes: estrechar la colaboración con los gobiernos de los países de origen y poner en marcha una gran operación de refuerzo del control fronterizo, para lo que el Gobierno "recurrió a la Guardia Civil", que respondió "con inteligencia, con eficacia" y también con "gran capacidad de sacrificio".

Los guardias civiles lo hicieron "mejor que bien" y el resultado fue que el número de cayucos e inmigrantes se redujo en apenas un año en un 70 por ciento. Además, ha enfatizado que cuatro años después, en 2010, el número de inmigrantes llegados a las costas españolas es "francamente pequeño", habiéndose pasado "de 39.000 a los 3.600 de 2010".

En cualquier caso, manifiesta que ya en 2006 se hizo "evidente" que había que "mejorar las herramientas" con las que contaba la Guardia Civil, para que "su esfuerzo se viera acompañado de los medios más modernos".

Según señala, este proceso se inició en 2007 con la botadura de las dos primeras embarcaciones oceánicas de la Guardia Civil, la 'Río Tajo' y 'Río Miño', continuó con la dotación de los primeros aviones de reconocimiento y "culmina hoy" con la botadura de un barco "excepcional", con "el buque insignia del Servicio Marítimo de la Guardia Civil".

La construcción de esta nave se ha llevado a cabo en Asturias, siendo financiada con cargo a los presupuestos del Ministerio del Interior, cuyo coste total supera los 15,3 millones de euros.

CARACTERISTICAS

El barco, construido específicamente para el patrullaje oceánico de la Guardia civil, tiene 73 metros de eslora y 2.100 toneladas de desplazamiento máximo. Su forma, así como la propulsión adoptada, le permite alcanzar y mantener una velocidad de patrulla moderada, sostenida y económica en alta mar, haciendo posible llevar a cabo operaciones que superen los 60 días de navegación.

Dispone de una capacidad de alojamiento de hasta 39 personas, pudiendo albergr hasta 80 más en el local destinado a náufragos que sean rescatados en alta mar, para lo que dispone de zonas habilitadas a ambos lados que facilitan su embarque.

El ministro ha hecho hincapié en este dato, al considerar que pone de manifiesto y "esclarece la función que cumple la Guardia Civil más allá de nuestras fronteras", que es una función "esencialmente humanitaria, salvar vidas".

Además, al 'Río Segura' se le puede enganchar un sistema de telemedicina para la hospitalización de enfermos por largos periodos de navegación. Cuenta con una plataforma para la evacuación de personas o heridos, lanzamiento de provisiones, recogida y arriado de agentes de intervención o cualquier otra acción que se pueda ejercer desde una aeronave.

Tiene espacio para acomodar dos embarcaciones de intervención rápida, salvamento, asi como pescantes de última generación para su arriado e izado rápido que permiten eliminar la oscilación y disponer de las embarcaciones a flote en menos de dos minutos.

Su motorización diesel está dirigida a mantener una autonomía muy elevada y una alta capacidad de maniobra a baja velocidad, condiciones necesarias para asegurar patrullas de larga duración.

Parte de la tripulación poder llevar personal de las Unidades Especiales de la Guardia Civil para el desarrollo de las misiones en alta mar que se les pudiera encomendar.

Finalmente, el ministro del Interior ha aprovechado la ocasión para anunciar la creación de una nueva unidad de la Guardia Civil con sede en el Puerto de Cádiz. Se trata del Grupo Marítimo del Estrecho, una unidad que, al mando de un comandante, contará con un buque oceánico de dotación, concretamente el 'Río Miño', y una plantilla inicial de 32 efectivos, apuntando que estará operativa el próximo mes de abril.