Rubalcaba prevé que el decreto de recortes destruirá 200.000 empleos

nacional

| 17.07.2012 - 13:52 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha advertido hoy de que el decreto de medidas de ajuste aprobado el viernes por el Gobierno creará 200.000 parados más de los previstos y aumentará en un punto el crecimiento negativo para 2013, que será de en torno al 1,6 o al 1,8 por ciento.

Así lo ha manifestado Rubalcaba en una mesa redonda en la que ha participado sobre "Los avances en la arquitectura de la Unión Económica y Monetaria: Un plan de Crecimiento para Europa", organizada por la Fundación Alternativas.

Durante su alocución, Rubalcaba ha dicho que en los seis meses de Gobierno de Mariano Rajoy, el "Ejecutivo "no ha dado ni una", y no ha planteado medidas de crecimiento, sino recortes "socialmente inaceptables y económicamente desastrosos".

Ha recordado que el Fondo Monetario Internacional ha augurado un decrecimiento de la economía española para el próximo año del 0,6 por ciento, pero no ha incluido el nuevo decreto del Gobierno, con el que, a su juicio, estas previsiones negativas aumentarían en, al menos, un 1 por ciento.

Rubalcaba ha reprochado al Gobierno no haber incluido en el decreto ninguna medida de crecimiento alternativo para compensar las de ajuste que, entre otras cosas, deprimen el consumo.

Y no solo eso, sino que habrá más recesión y 200.000 parados más que los que había previsto el Gobierno, ha subrayado.

Tras reiterar la pérdida de confianza de España con todas estas medidas, ha criticado al Ejecutivo por haberlas incluido en la página web de Moncloa y hacerlo en inglés. "Es de agradecer", ha dicho Rubalcaba en tono irónico después de recordar que la mayoría de los españoles no domina precisamente ese idioma.

Además, ha lamentado que se haya tenido que conocer el contenido exacto de las medidas después su publicación en el BOE, lo que ha calificado como una "añagaza pueril".

Ha aprovechado su intervención, que ha iniciado con la frase "somos europeístas... todavía", para exponer sus recetas contra la crisis, que ha resumido en cinco puntos, el primero de ellos la aplicación de lo aprobado en el Consejo Europeo.

Pasadas ya varias semanas, "honestamente uno no ve nada", ha subrayado Rubalcaba antes de abogar por un plan de crecimiento y de empleo y por dotar al Banco Europeo de Inversiones (BEI) de los recursos que permitan dirigir el crédito a las inversiones productivas.

Sin embargo, ha reconocido que las políticas de crecimiento deben ir acompañadas de otras de consolidación fiscal, pero ha dejado claro que estas últimas deben ser "inteligentes" (su segunda receta).

Pero ha indicado que si la prórroga de un año dada por la UE a España para el cumplimiento de los objetivos de déficit, si esa flexibilidad "la tenemos que pagar con estos recortes, virgencita que me quede como estoy".

Convencido de que ese alivio no permitirá a España cumplir el objetivo, Rubalcaba ha argumentado para justificar su petición de diseñar sendas de consolidación fiscal inteligentes: "Los mercados te castigan por aprobar sendas de consolidación fiscal que no se pueden cumplir".

Como tercera medida, Rubalcaba ha insistido en la necesidad de un Banco Central Europeo que sea "clave" para afrontar el problema de la deuda que afecta a muchos países y que tome medidas como intervenir si la prima de riesgo sube por encima de los 300 puntos básicos.

Acabar la integración europea porque, según él, se hizo una unión económica "a medias" y poner en marcha un modelo europeo de crecimiento que haga frente al problema de competitividad que tiene la UE son las otras dos recetas que ha expuesto Rubalcaba.

Por su parte, el vicepresidente de la Fundación Ideas, Jesús Caldera, ha echado en falta en la UE "estrategia y capacidad de liderazgo" porque, además, se ha "dejado a un lado lo importante para atender lo urgente" y no se ha dado prioridad al crecimiento económico, vital para España, aunque no ha sido entendido por el Gobierno del PP.