Rubalcaba dice que todos los movimientos en la tregua fueron "reversibles"

El PP pide su dimisión por mentir en sede parlamentaria

nacional

| 29.03.2011 - 16:26 h
REDACCIÓN

El vicepresidente primero del Gobierno y el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha eludido hoy comentar las actas de la negociación con ETA y ha dicho que hoy se está más cerca del final de ETA porque el Gobierno nunca se fió de la banda y siempre trabajó con la posibilidad de que los terroristas rompiesen la tregua. Ha asegurado que dio órdenes de que los movimientos en la tregua fueran "reversibles" y que la policía se mantuviese "vigilante".

"No voy a discutir en sede parlamentaria si ETA dijo que dijeron... de ninguna manera", ha dicho el ministro quien ha explicado que su "obsesión" cuando llegó al Departamento del Interior era evitar que la banda se rearmara como hizo tras la tregua del 98 donde aprovechó para "introducir cinco comandos en España, es decir, que usó la tregua para armarse y mataron a 42 personas".

"Di órdenes de que todos los movimientos fueses reversibles y que la policía se mantuviese vigilante, trabajando sabiendo que había tregua pero pensando en que la tregua se podía romper como así fue. Y durante la tregua trabajamos mucho y bien, no sólo por el número de detenciones. ETA se intentó armar y cuando ETA rompió nosotros estábamos mejor y, como no nos fiamos, estamos hoy como estamos. Esa fue la historia", ha dicho.

En ese sentido, ha dicho que su "obligación" como ministro es "preservar la unidad". "Pero soy tonto lo justo eh, y cuando veo que el PP pregunta más por un caso que está en los tribunales (el caso chivatazo) que por el paro, se me ocurren un par de reflexiones", ha enfatizado.

A vuelto a referirse a la tregua del 98 para decir que "el PP hizo lo que tenía que hacer, con todo apoyo" del PSOE, pero les ha advertido de que "no pinten aquella tregua de otra manera" no vaya a ser que..." "De aquella salimos con mucho dolor y por eso hicimos el pacto antiterrorista. ETA perdió la tregua del 99 y la del 2006. la perdieron políticamente y policialmente y por eso lo defiendo", ha zanjado.

EL PP LE PIDE QUE DIMITA

El PP le ha acusado de "vulnerar el Estado de Derecho" y de "mentir en sede parlamentaria" en relación a la negociación con ETA y la investigación del caso 'chivatazo' por lo que le ha pedido que dimita "si aun tiene responsabilidad política".

"Lo único que no se le puede perdonar a un ministro del Interior es que vulnere el Estado de Derecho y que mienta en sede parlamentaria y como usted ha hecho las dos cosas creo que, si tiene algún sentido de la responsabilidad política, lo más sensato es que usted se marchara", le ha dicho el portavoz del PP en la Comisión de Interior del Congreso, Ignacio Cosidó, tras la publicación de las actas de la negociación entre el Gobierno y ETA.

"Los hechos son tan graves que ya no vale que nos cuente cuentos, que nos cante canciones o que nos insulte a quienes le preguntamos", ha añadido Cosidó, quien le ha pedido a Rubalcaba que "explique los hechos que se narran en esas actas". "Se lo debe a la sociedad española, por lealtad a los policías que se juegan la vida en el País Vasco y luego por respeto a esta Cámara", ha dicho.

PSOE ROMPE LAS ACTAS DE AZNAR

El portavoz del PSOE, Antonio Hernando, ha recurrido a las actas de las reuniones de la tregua de 1998 en Zurich entre la banda y el Gobierno del PP. "En aquellas reuniones ocurrieron una serie de cosas, lo importante es que de aquellas ETA dijo que también levantó actas y yo he traído aquí lo que ETA dijo que dijeron los representantes de Aznar. *Y sabe que credibilidad le damos nosotros? Ninguna", ha replicado.

"Para nosotros esto no vale nada, nunca verán un socialista usar un documento de ETA contra ningún miembro del PP o ningún Gobierno", ha dicho mientras rompía el documento periodístico que había mostrado sobre esas actas de las reuniones de Zurich. "Quien mata durante 40 años se pasa toda la vida mintiendo. Lo que sí es cierto es que en esta ocasión estamos muy cerca del final y ustedes han decidido usar de nuevo la política antiterrorista", ha denunciado.

Rosa Díez, de UPyD, también ha pedido explicaciones al ministro: "Nadie podría entender que usted no aproveche para explicar un asunto que afecta tanto a los ciudadanos y que aparece en todos los medios de comunicación, no sólo en los extrema derecha que tanto le preocupan". En ese sentido, le ha pedido que explique las actas de la negociación con ETA difundidas por 'El Mundo' y 'El País' y que defienda "el honor del estado". "Es políticamente urgente", ha enfatizado. "HASTIO Y SONRISA"

Por su parte, el portavoz del PNV, Emilio Olabarría, ha declinado hablar del 'caso chivatazo' "por razones evidentes". "No me parece pertinente interferir en algo que es materia de los tribunales", ha argumentado el diputado nacionalista, quien ha denunciado la presión a la que están siendo sometidos los investigadores. "¿Qué quiere que el diga? estamos sobreinformados, no creo que sea lo que corresponde a comentar hoy", ha zanjado.

"Yo tampoco voy a hablar del 'caso faisán', nos produce hastío y hasta sonrisa porque siempre es el mismo tema", ha coincidido Merc Pigem de CiU, quien ha añadido que no le da "ninguna carta de credibilidad a ETA ya sea a través de actas o de declaraciones".