Rivera gana las primarias de Ciudadanos con un 87,3% y una participación del 34%

Refuerza su liderazgo en C's con un aval rotundo de la militancia

Ciudadanos buscará en su congreso tener un "proyecto unido" y de gobierno

nacional

| 28.01.2017 - Actualizado: 15:08 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Albert Rivera, reelegido con el 87,27 por ciento de los votos, ha reforzado su liderazgo en Ciudadanos, al contar por primera vez con el aval rotundo de la militancia, aunque la participación en estas primeras elecciones internas ha sido tan solo del 34,2 por ciento.

Por tercera vez, Rivera logra el respaldo para dirigir el partido los próximos años y en esta ocasión quiso hacerlo apoyándose en las bases y no en los compromisarios como ha sido hasta ahora.

Y es por este motivo por el que la dirección de Ciudadanos cambió los Estatutos unas semanas antes de la Asamblea de febrero para que el procedimiento de elección fuera por elecciones internas abiertas a todos los afiliados, que concluyeron ayer después de dos días.

En el estreno de las primarias, por voto telemático, Rivera ha competido con otros dos candidatos que en ningún momento fueron una amenaza para su carrera al ser dos nombres desconocidos: el madrileño Juan Carlos Bermejo (logró el 6,15 por ciento de los sufragios) y el sevillano Diego de los Santos (6,58 por ciento), hijo de uno de los fundadores del Partido Andalucista.

No ha sido sin embargo un proceso que haya motivado mucho a las bases puesto que solo han votado 6.874 afiliados (34,2%) de un total de 20.078 personas, que son las que han podido ejercer su derecho a voto al estar al corriente de pago, según ha argumentado el partido.

Han votado menos que el fin de semana pasado, cuando los militantes fueron convocados para votar a los 479 compromisarios al cónclave (un 42 por ciento), aunque las cifras no se pueden comparar porque entonces la organización aseguró que eran unos 23.000 los que podían votar por haber cumplido con sus obligaciones.

Oficialmente, el censo de Ciudadanos es de 30.800 inscritos que perderían su condición de afiliado si están seis meses sin pagar la cuota.

Rivera, que lleva una década al frente de Ciudadanos, fue reelegido por primera vez en la Asamblea de julio de 2007 con el apoyo del 54,5 por ciento de los compromisarios frente al aspirante de la corriente crítica Regeneración Democrática, Luis Bouza Brey, y eso pese a que el cónclave rechazó el informe de gestión política y económica que presentó.

Al volverse a presentar en la Asamblea de octubre de 2011, el líder de la formación naranja revalidó su cargo con el 72 por ciento de los votos de los participantes al cónclave mientras que la lista alternativa de Mario Ruiz apenas llegó al 17 por ciento.

Rivera ha ido afianzándose en estos diez años en los que ha logrado consolidar un proyecto que nació catalán y que se ha hecho nacional, y ahora el reto que se ha puesto es gobernar allí donde los números se lo permitan.

No es una meta inmediata sino aplazada hasta después de las elecciones autonómicas de 2019, tal como ha propuesto la ejecutiva en la ponencia de Estrategia, una de las tres que se discutirá en la Asamblea General del próximo fin de semana.

Aunque bien podría ser un objetivo más inmediato en aquellas comunidades en las que PP y PSOE gobiernan gracias a C's (Andalucía, Madrid, Castilla León, Murcia y La Rioja) si prospera una de las enmiendas que se debatirán en el congreso.

Otra de las enmiendas, muy respaldada por las agrupaciones catalanas, quiere impedir que se borre del ideario de Ciudadanos su origen "socialdemócrata", una etiqueta que Rivera quiere eliminar y sustituirla por "liberal progresista".

En cualquier caso se trata de un congreso al que se llega con los deberes del liderazgo hechos, algo que ha generado más de una crítica interna, y que se centrará en marcar el rumbo de Ciudadanos para los próximos años una vez que esta formación se ha convertido en la cuarta fuerza del país.

De tres diputados y trece concejales en Cataluña ha pasado a 93 diputados autonómicos, más de 1.500 ediles, doce grupos parlamentarios regionales, dos europarlamentarios y 32 diputados en el Congreso.

UN PROYECTO DE GOBIERNO

Ciudadanos buscará en su congreso del próximo fin de semana convertir a la formación en una "potente" herramienta de "cambio" y, una vez que su líder, Albert Rivera, ha sido reelegido en primarias con una amplia mayoría, quiere que de la asamblea salga un "proyecto unido" para gobernar en el futuro.

Ciudadanos ha celebrado hoy en Barcelona su Consejo General, máximo órgano del partido entre asambleas, en vísperas del IV congreso del próximo fin de semana, en el que el partido de Rivera aprobará su ideario político y su nueva ejecutiva nacional, y después de que su líder fuese reelegido ayer para un mandato de cuatro años con casi el 90% de apoyo de la militancia.

En declaraciones a los medios tras la celebración del Consejo General, el vicesecretario general del partido, José Manuel Villegas, ha señalado que tras las primarias, que forman parte del proceso congresual en el que está inmerso Ciudadanos, la IV asamblea quiere hacer del partido un "proyecto unido" y "aún más potente de lo que es hasta ahora".

En este sentido, el dirigente de Ciudadanos ha asegurado que la formación naranja saldrá de su congreso, que se celebrará el 4 y 5 de febrero, "reforzado" para ser una "herramienta útil, de cambio y de modernización del país" como reclaman los españoles.

La asamblea de Ciudadanos pretende también, según ha explicado Villegas, "preparar" al partido de cara al futuro pasa asumir "responsabilidades" de gobierno en el próximo ciclo electoral, en un momento en el que la formación ya incide con diferentes acuerdos en las políticas municipales, autonómicas y estatal.

Esta es, de hecho, una de las principales apuestas de Ciudadanos en su congreso, ya que la formación de Rivera quiere dar el salto y pasar de ser una formación que apoya a gobiernos municipales, autonómicos o el estatal y afrontar así el reto de asumir responsabilidades de gobierno en las diferentes administraciones.

En este contexto, Ciudadanos quiere ser una "herramienta útil, de transformación y de cambio" ante la "necesidad de modernización" de España, para que su actual "influencia" en las diferentes administraciones -local, autonómica y nacional- se traslade a ese reto que supone asumir responsabilidades de gobierno de cara al próximo ciclo electoral que comienza en 2019.

Por ello, en el congreso del próximo fin de semana Ciudadanos no solo fijará su nuevo ideario, valores y estatutos, sino que también preparará al partido para "seguir creciendo" de cara al futuro con ese reto de asumir responsabilidades de gobierno.

En el Consejo General de hoy, Ciudadanos ha aprobado el reglamento congresual en el que se ha decidido como se va a desarrollar el congreso, el debate de las ponencias y los estatutos del partido y sus valores, que van "a acabar de definir el partido y cómo se actualiza, con unas estructuras que reflejen realmente el partido nacional".

Tras el proceso de primarias de ayer, en el que Rivera fue reelegido y en el que Villegas formaba parte de su candidatura, el vicesecretario general de Ciudadanos ha querido agradecer el apoyo de los militantes a esta candidatura, que ha contado con el apoyo de casi el 90 por ciento de los militantes.