Restaurantes, hoteles de lujo, joyas y toros, entre los gastos de las tarjetas B

Sánchez Barcoj llegó a sacar 10.000 euros de una vez en efectivo

Rato sacó 16.300 euros del cajero en sus últimos tres meses como presidente

Spottorno amuebló una casa, frecuentó el gimnasio y compró entradas y joyas con cargo a su 'tarjeta B'

Díaz Ferrán gastó 82.000 euros en restaurantes, muchos de Arturo Fernández

nacional

| 11.10.2014 - 14:20 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La mayor parte de los 15,5 millones de euros que los exresponsables de Caja Madrid gastaron en 14 años con sus tarjetas opacas fueron a parar a restaurantes, hoteles de lujo y tiendas de ropa de marcas exclusivas, aunque no faltaron los que sufragaron con ellas billetes de metro o peajes de autopista.

El desglose de los gastos efectuados por los 86 exconsejeros y exdirectivos entre 2003 y 2012 con sus visas ha desvelado miles de movimientos y todo tipo de gastos de carácter personal, como los 9.000 euros que se dejó el expresidente de Caja Madrid Miguel Blesa en una sola noche en el hotel Ritz o los 3.500 que su sucesor, Rodrigo Rato, destinó a bebidas alcohólicas de una tacada.

El mismo día en que cedió el testigo a Rato al frente de la entidad, el 28 de enero de 2010, Blesa hizo su última compra dejándose 4.000 euros en productos de informática y telefonía de los 436.688,42 en total que sufragó la caja.

Durante los siete años anteriores, las más de 1.600 veces que usó su visa fue para costearse restaurantes de lujo, hoteles de cinco estrellas, joyerías, un viaje a Sudáfrica pagado el día de su cumpleaños, ropa de marcas exclusivas y frecuentes compras en una reconocida tienda de vinos, mezclados con establecimientos de comida rápida, gasolineras y peajes de autopistas.

Solo tres días después de su debut como presidente de Caja Madrid, Rato estrenó su tarjeta pagando 90 euros en una gasolinera, que en los dos años siguientes empleó para dejarse 2.439 euros de una sola vez en una tienda de arte sacro o 2.172 en cinco días de febrero de 2011 en "clubs, salas de fiesta, pubs, discotecas y bares".

GASTOS EN DISCOTECAS Y BARES

Los extractos bancarios también ponen de relieve que el que fuera vicepresidente del Gobierno cargó a su 'tarjeta B' de Bankia un total de 1.849,23 euros entre los días 23 y 26 de febrero de 2011 en cuatro pagos consecutivos que aparecen consignados con la referencia 'clubs, salas de fiestas, pubs, discotecas y bares'. En concreto, realizó cuatro gastos de 463,20; 464,83; 461,39 y 459,81 euros, respectivamente.

Estos cargos se produjeron durante los días en que se anunció que Bankia sería el nombre del Sistema Institucional de Protección (SIP) de Caja Madrid, Bancaja y las otras cinco cajas de ahorro que formaron la entidad, y se produjo el nombramiento de 53 nuevos directivos que completaron los puestos clave de la Dirección General de Negocio. Unos días después, Rato apeló a la necesidad de que Bankia saliera a Bolsa.

En total, el ex vicepresidente del Gobierno disfrutó de 99.037 euros, 54.837 de los cuales, que fueron asumidos por Bankia, ha devuelto.

Ambos realizaron además cuantiosas retiradas en efectivo: Blesa, 85.350 euros, y Rato 18.300, la mayor parte en tandas de 1.000 en los tres meses previos de su dimisión como presidente de Bankia, el 7 de mayo de 2012, día en que pagó en un restaurante 341,63 euros.

Sin embargo, fue el ex director general Ildefonso Sánchez Barcoj el principal beneficiario de las tarjetas.

De los 484.192 euros que gastó de Caja Madrid y los más de 90.000 que cargó a Bankia, la "mano derecha" de Blesa abonó casi 17.000 euros por un viaje en las Navidades de 2009 hasta 3.356 en el supermercado de unos grandes almacenes, pasando por 9,30 euros en un billete de transporte público de Madrid.

El exdirector general de Caja Madrid llegó a sacar de una tacada 10.000 euros el 18 de diciembre de 2007.

La mayoría de las disposiciones en efectivo de Sánchez Barcoj, imputado en el "caso Bankia" son de 300 o 600 euros bajo el concepto "disposición de efectivo oficina" y se producen con muy pocos días de diferencia, siendo muy pocos los reintegros en cajero. No obstante, los extractos reflejan algunos picos como la disposición por el directivo de 7.200 euros en julio de 2005 y los 10.000 euros antes mencionados.

SANTIN ASIDUO A LOS CAJEROS

Tras él, José Antonio Moral Santín, de IU, que disfrutó de 456.552 euros, de los que 367.000, el 80 % del total, los retiró de un cajero. Moral Santín fue un total de 692 veces al cajero durante los nueve años que utilizó su 'tarjeta B'.

Los extractos bancarios de las tarjetas, a los que ha tenido acceso Europa Press, revelan que el exdirigente de la coalición de izquierdas realizó 692 movimientos de extracción de efectivo en cajeros de Caja Madrid entre el 2 de enero de 2003 y el 1 de enero de 2012, por un importe total de 366.350 euros.

Las salidas de efectivo, que representan el 80 por ciento de los 456.522,20 euros que Moral Santín cargó a Caja Madrid con su tarjeta opaca, se completaron con otras cinco operaciones. En cuatro de ellas el exconsejero utilizó cajeros de otras entidades para adquirir 1.459,83 euros y en una más se dirigió a una sucursal de la caja madrileña para llevarse otros 1.000 euros en efectivo.

DIAZ FERRAN GASTO 82.000 EUROS EN RESTAURANTES

El presidente de la Confederación Empresarial de Madrid (CEIM), Arturo Fernández, prefirió dejarse la mayor parte de los 37.326,57 euros en sus propios restaurantes -en uno de los cuales pagó de una vez 9.400-, a los que también destinó el grueso de sus gastos (82.000 de 93.984 euros) el expresidente de la CEOE Gerardo Díaz Ferrán.

En el desglose de los gastos efectuados por directivos y Caja Madrid con tarjetas de la entidad, al que ha tenido acceso Efe, el ex presidente de Viajes Marsans, actualmente en prisión, gastó 93.984 euros, 11.630 en hoteles, unos grandes almacenes, así como tiendas de artículos textiles y de decoración.

Pero el grueso de sus gastos con esta tarjeta los realizó o bien en restaurantes de lujo o pertenecientes a Arturo Fernández, presidente de la asociación de empresarios madrileños (CEIM), que también fue consejero de la caja y utilizó su propia tarjeta opaca.

En restaurantes del grupo Cantoblanco y otros propiedad de Fernández, como Edelweiss o Hispano Bar Buffet, Díaz Ferrán gastó más de 45.000 euros, casi siempre en pagos redondos de 1.800 euros, y otras veces de 1.600 o 1.200 euros.

VIRGILIO ZAPATERO GASTO 29000 EUROS EN RESTAURANTES Y SPOTTORNO AMUEBLO UNA CASA

Otros movimientos conocidos han sido los del exministro socialista de Relaciones con las Cortes Virgilio Zapatero, que gastó 20.900 euros en restaurantes y 3.500 euros en libros entre 2010 y 2012, o los del exjefe de la Casa del Rey Rafael Spottorno, que destinó parte de 223.864,68 euros a tiendas de muebles, electrodomésticos e incluso gafas y lentillas. Pero además llegó a gastar 2.653 euros en clubes deportivos entre 2006 y 2007 con cargo a esta tarjeta, a la que endosó compras en peleterías, joyerías, restaurantes de cuatro o cinco tenedores e incluso farmacias, según refleja la documentación

También los del ex secretario general de UGT Madrid José Ricardo Martínez Castro, que destinó casi la mitad de 44.154 euros a compras en una cadena de grandes almacenes y alimentación, y los del representante de CCOO Francisco Baquero, que consumió unos 10.000 en muebles y objetos de decoración entre 2006 y 2011.

Por el momento, los primeros en tener que explicar todos estos movimientos a costa de las entidades serán Blesa, Rato y Sánchez Barcoj el próximo 16 de octubre, fecha en que el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu les ha citado a declarar como imputados por el escándalo de las tarjetas.