Repsol acusa a Argentina de manipular YPF para expropiarlo a precio de saldo

Cifra en 8000 millones de euros el valor de su participación en la petrolera

nacional

| 17.04.2012 - 10:37 h
REDACCIÓN

El presidente de Repsol, Antonio Brufau, ha acusado hoy al Gobierno de Argentina de haber llevado a cabo una campaña de "hostigamiento, coacciones y filtraciones interesadas y planificadas" para provocar el derrumbe del precio de YPF y facilitar así su expropiación a precio de saldo.

En rueda de prensa, Brufau ha calificado la intención del Gobierno argentino de nacionalizar YPF de acto "absolutamente ilegítimo e injustificable" y ha relacionado esta actuación con el descubrimiento del yacimiento "Vaca Muerta", uno de los más importantes de los últimos años.

El presidente de Repsol anunció que recurrirá al arbitraje internacional y exigirá una compensación "pronta" por las acciones expropiadas, al menos por la misma cantidad que la que le correspondería a los accionistas de acuerdo con la ley y que la compañía cifra en 46,55 dólares por acción.

En su opinión, los importantes hallazgos de hidrocarburos no convencionales realizados en Argentina son "muy golosos" y hay gente que opina que no se pueden dejar en manos de quienes, como YPF, tienen derecho a gestionarlos.

En este sentido, Brufau ha asegurado que Repsol ha recibo por escrito ofertas "interesantes" para participar en YPF.

Brufau ha asegurado que pese a sus reiterados intentos de reunirse con la presidenta argentina, Cristina Fernández, para tratar de buscar una solución negociada al conflicto desatado en torno a YPF, ésta se ha negado.

"He pedido poder hablar con Cristina para intentar saber qué es lo que quiere y cómo podíamos todos llegar a acuerdos. No ha sido posible porque está muy ocupada. No he tenido oportunidad de verla", ha lamentado Brufau, quien ha recordado que Argentina tampoco ha querido escuchar al Gobierno español.

El presidente de Repsol ha criticado también el asalto a la sede de YPF protagonizado ayer por funcionarios argentinos, a los que vieron "echando a nuestra gente y tomando el control de la compañía antes incluso de que la presidenta acabase de explicar el decreto de expropiación".

"Estos actos no quedarán impunes", ha insistido Brufau, quien ha recordado que el representante del Estado argentino en el directorio de YPF "ha apoyado a lo largo de una década todas y cada una de las decisiones" adoptadas por éste.

En su opinión, la intención de expropiar YPF también está relacionada con la profunda crisis económica y social por la que atraviesa Argentina, consecuencia, entre otros motivos, de malas decisiones en política energética.

"Esta no es la Argentina querida. La gente argentina merece más cosas que las que estamos viendo", ha afirmado Brufau, quien ha expresado su respeto a la sociedad argentina.

Ha defendido las inversiones realizadas en Argentina y ha insistido en que se trata de una decisión "discriminatoria" porque la nacionalización sólo afecta a YPF y porque, dentro del capital de ésta, sólo a las acciones en manos de Repsol.

"¿Cómo se nos puede decir que somos el único responsable? Si esto no es discriminación, ¿qué es? Somos una compañía española y hay ganas de bronca", ha aseverado Brufau, en referencia a la situación energética del país y a la focalización de los problemas en YPF.

CIFRA EN 8000 MILLONES DE EUROS SU PARTICIPACION EN YPF

Repsol cifra en 10.500 millones de dólares (8000 millones de euros) su participación del 57,4 % en la argentina YPF, en virtud de la Ley de Privatización y Estatutos de YPF, y entiende que para llevar a cabo la expropiación del 50,1 % de la compañía el Gobierno del país austral debería lanzar una opa.

En rueda de prensa, el presidente de Repsol, Antonio Brufau, explicó que en el supuesto de una adquisición igual o superior al 15 %, y de conformidad con los estatutos de YPF, el comprador debe formular una oferta pública de adquisición (opa) por la totalidad de las acciones de la compañía y en efectivo.

En este caso, el criterio aplicable para determinar el precio por acción de YPF consistiría en multiplicar el PER (ratio por acción) máximo registrado por la compañía de los dos últimos años por el resultado neto por acción de los últimos doce meses.

El resultado de esta operación arrojaría un precio por cada acción de YPF en 46,55 dólares, (35,11 euros) por acción) lo que supondría valorar el total de la compañía en 18.300 millones de dólares (13.755 milllones de euros). 10.500 de estos (8.000 millones de euros) correspondientes al 57,4% de la participación de Repsol.

"En Repsol no pagamos comisiones, somos los más competitivos. A lo mejor nos pasan factura por esto", ha lamentado Brufau, quien ha acusado al Gobierno de Argentina de manipular los datos de YPF en cuanto a reservas, inversiones o producción.