Registran la vivienda de la policía local imputada por la muerte de Carrasco

Declara el policía que presenció el crimen de León y persiguió a la autora material

nacional

| 19.05.2014 - 13:57 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Agentes de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) del Cuerpo Nacional de Policía han registrado hoy la vivienda de Raquel Gago, de 41 años, policía local imputada por la muerte violenta el pasado lunes de la presidenta de la Diputación de León, Isabel Carrasco.

Gago llegó a mediodía a su vivienda, ubicada en el polígono de Eras de Renueva, en un vehículo policial desde la cárcel de Villahierro, en la localidad leonesa de Mansilla de las Mulas, para asistir al registro de su casa, ordenado por la jueza que instruye las diligencias del caso, han informado a Efe fuentes de la investigación.

El registro se desarrolló hasta las 16:20 horas, cuando la imputada fue trasladada nuevamente a prisión.

Este registro se produce una semana después de la muerte a tiros de Isabel Carrasco, que fue abatida cuando transitaba por una pasarela peatonal sobre el río Bernesga a las 17.18 horas del 12 de mayo.

ANALIZAN SU IMPLICACIÓN

Raquel Gago está imputada, al igual que María Montserrat González, de 55 años, y su hija Montserrat Triana Martínez, de 35, de los delitos homicidio, atentado a la autoridad y tenencia ilícita de armas.

La investigación policial y la instrucción judicial abiertas por este caso se centran ahora en determinar el grado de implicación en el caso de esta policía local, que fue enviada a prisión el pasado viernes.

María Montserrat González se confesó autora de los disparos que acabaron con la vida de Carrasco y declaró que lo hizo por venganza ya que la acusaba de ser la responsable del despido de su hija de la Diputación en 2011.

La policía local, íntima amiga de Montserrat Triana Martínez, entregó el arma homicida en comisaría 30 horas después de los hechos y explicó que la había encontrado en el interior de su vehículo.

También reconoció que había estado en casa de Montserrat Triana Martínez poco antes de la muerte de Isabel Carrasco y que se encontró casualmente con ella en la calle en el intervalo de tiempo que va desde que madre e hija cometieron el crimen hasta su detención, apenas media hora después.

Además, la Policía ha confirmado que Montserrat Triana Martínez la llamó desde su móvil en ese intervalo y hablaron unos segundos.

Fuentes de la investigación han indicado a Efe que, en principio, su implicación parece clara, aunque tratan de corroborar lo declarado por esta agente ante la jueza, a quien manifestó que desconocía las intenciones de madre e hija, que le habían dicho muchas veces que iban a matar a Isabel Carrasco, algo que ella no creyó.

Además, los investigadores sospechan que fue esta policía local la que puso en contacto a madre e hija con la persona que les vendió el arma en el mercado negro en Asturias.

UN TESTIGO

La investigación del asesinato de la presidenta de la Diputación y del PP de Léon continúa con el interrogatorio del principal testigo, el policía jubilado que presenció el crimen y que persiguió a la asesina mientras llamaba a sus excompañeros. Su actuación fue clave para la rápida detención de la presunta asesina y su hija.

En los juzgados, el agente de policía retirado, testigo principal del crimen de Isabel Carrasco, contará cómo vió a una mujer oculta tras un pañuelo azul y gafas de sol disparar a la presidenta del PP de León. Decidió seguirla y llamar al 112 para dar detallada cuenta de lo que estaba ocurriendo.

Vió cómo se encontraba con otra mujer más joven, su hija, cómo le entregaba algo, el arma, y cómo se separaron. Persiguió a la autora material del asesinato. Cuándo ésta llegó al coche con el que pretendía escapar, la policía estaba ya allí.

Su testimonio ha sido clave para esclarecer el asesinato.

Tres mujeres están en prisión: Montserrat González, su hija Triana y la policía local, Raquel Gago, que entregó el arma. La juez aún debe esclarecer su papel en este crimen. Se sabe que medió en la compra de la pistola, que la hija de la autora material se la entregó tras los disparos. Que era amiga íntima de Triana.

La juez ahora quiere saber si las enseñó a disparar. Las tres permanecen en la prisión leonesa de Mansilla de las Mulas en módulos separados para evitar que se intercambien información. Este domingo pasado, el inspector jefe de policía de Astorga, marido y padre de Montserrat y Triana, fue a visitarlas. El juicio por el asesinato de Isabel Carrasco se celebrará el próximo año.