Rajoy y Coelho hacen frente común y piden a la UE que cumpla los acuerdos

El presidente del Gobierno no cambiará su reforma laboral "ni en una ni en otra dirección"

Pide medidas para asegurar el crédito a familias y pymes y para combatir el paro juvenil

nacional

| 13.05.2013 - 08:17 h
REDACCIÓN

Rajoy ha indicado que la UE "puede y debe hacer más" y ha añadido que el "test de credibilidad" de Europa es la "unión bancaria", al tiempo que ha pedido a la UE medidas para asegurar el crédito a familias y pymes y para paliar el "gran problema" del paro juvenil.

En la rueda de prensa posterior al encuentro con el primer ministro de Portugal, Pedro Passos Coelho, el jefe del Ejecutivo indicó que es "imprescindible" que la UE adopte, "en paralelo" a los esfuerzos nacionales, "medidas de acompañamiento", entre las que citó el cumplimiento del calendario para la unión bancaria, así como medidas para facilitar el crédito y para reducir el paro juvenil, que calificó de "urgencias nacionales y europeas".

"Ambos coincidimos en que la UE puede y debe hacer más (...), no tenemos tiempo que perder, los próximos meses serán muy importantes", subrayó Rajoy, quien añadió que ambos mandatarios han acordado intensificar los contactos entre sus gobiernos para concretar posturas y proponer nuevas medidas en la UE.

Rajoy afirmó que la unión bancaria es "muy importante", primero porque, según dijo, "hay que cumplir los acuerdos", y hace un año la UE acordó avanzar hacia esta unión y se ha ido avanzando como el tema del supervisor único, pero aún es necesario precisar el mecanismo de supervisión o el fondo de garantía de depósitos para todos los países de la UE.

"Hay que ser serio y cuando se llega a un acuerdo hay que cumplirlo. Además, la unión bancaria es buena en sí misma, es muy positiva, supone que todas las entidades financieras van a ser supervisadas por un solo supervisor y eso es un trato igual para todos; también es positivo que haya un mecanismo de resolución europeo, un mecanismo de recapitalización directa de los bancos y separar el riesgo soberano del bancario, así como la creación de un fondo de garantía de depósitos europeos", subrayó.

RAJOY NO CAMBIARÁ SU REFORMA LABORAL

El presidente del Gobierno Mariano Rajoy, ha asegurado que no tiene intención de cambiar la reforma laboral "ni en una ni en otra dirección" y se ha mostrado "muy satisfecho" con su evolución y sus resultados.

En rueda de prensa con el primer ministro de Portugal, Pedro Passos Coelho, en el Palacio de la Moncloa, Rajoy ha defendido los beneficios de la reforma laboral el mismo día en el que el comisario europeo de Empleo, László Ándor, ha propuesto que España contemple la implantación de un "contrato único abierto" para frenar el desempleo.

Las palabras del presidente del Gobierno se producen también después de que el semanario alemán "Der Spiegel" haya informado de que el Ejecutivo alemán considera que sus socios deben acometer más ajustes, y en el caso de España espera más reformas en su mercado laboral.

Rajoy ha asegurado que la reforma laboral es muy positiva, ya que ha permitido ganar competitividad y flexibilidad para no despedir a trabajadores, y ha señalado que está "muy satisfecho" con su evolución.

"No tenemos intención de cambiar ni en una ni en otra dirección", ha concluido Rajoy, en respuesta a quienes, como el PSOE, han reclamado al Ejecutivo que retire la reforma laboral al considerar que solamente está sirviendo para generar más desempleados.

ALEMANIA TAMBIEN QUIERE LA UNIÓN BANCARIA

En este sentido, Rajoy, que añadió que la unión bancaria "no tiene más que ventajas" y tanto es así que la crisis de Chipre "no se hubiera producido si hubiera estado en vigor la unión bancaria", afirmó también no tener "ninguna duda" de la intención de todos los países de la UE de avanzar en dicha unión bancaria, incluida Alemania.

El presidente del Gobierno también resaltó la necesidad de una "rápida conclusión" del próximo marco financiero de la UE, con la finalidad de poder desplegar cuanto antes el fondo de empleo juvenil, los nuevos fondos de cohesión o la Política Agraria Común (PAC).

Rajoy, que defendió igualmente las "imprescindibles reformas" económicas para crecer y crear empleo y la necesaria política de austeridad, reiteró una vez más que "el euro no se va a romper" y que los estados miembros saldrán "más fuertes" de la crisis y se preservará el marco de bienestar común. "Así hoy, reiteramos nuestro compromiso de continuar con las reformas de nuestras economías para modernizarlas y hacerlas competitivas, y sanear nuestras cuentas para generar confianza", insistió Rajoy, tras afirmar también que apoya tanto al gobierno portugués como las medidas que ha adoptado.

APOYO EUROPEO PARA VENCER LA CRISIS

En esta línea, el primer ministro de Portugal, Pedro Passos Coelho, incidió en la importancia de que se lleven a cabo acciones y medidas a nivel europeo para potenciar el impacto de las reformas que se están aplicando a nivel nacional, y subrayó que España y Portugal no pueden vencer solos la crisis económica, sino que necesitan más apoyo y una respuesta europea "más intensa".

En este sentido, incidió en que lo que ocurre en Europa y su crisis de deuda son "indisociables" de las trayectorias nacionales de ambos países, que, en su opinión, están recorriendo este camino con "gran determinación" y con resultados positivos, algunos de los cuales ya se pueden ver, mientras otros serán mas palpables con el tiempo.

A este respecto, consideró esencial avanzar en los compromisos adquiridos, y en particular en la unión bancaria y en una auténtica unión económica. Así, recalcó que aunque la situación del sector bancario ha mejorado, el dinero sigue sin llegar a las empresas y a la economía real, por lo que es necesario que la unión bancaria "llegue a buen puerto".

El primer ministro portugués recalcó que hasta la fecha el calendario sigue según lo previsto y todo apunta que en junio se cerrará la primera fase del proyecto con la creación de organismo de supervisión, de lo que se encargará el Banco Central Europeo (BCE). Sin embargo, recordó que aún no hay acuerdo en torno a la autoridad de resolución bancaria y un fondo de garantía de depósitos europeo, cuya creación defiende España y Portugal. En su opinión, si no se cumple el calendario previsto en este cambio supondría "un revés para los europeos".

ADMIRACION POR LAS REFORMAS DE ESPAÑA

Por otro lado, Passos Coelho mostró su "más profunda admiración" y su "apoyo solidario" al ritmo de las reformas que está llevando a cabo España para crear las condiciones "indispensables" para que el país vuelva a tener "un crecimiento sostenible generador de empleo y de riqueza".

En este sentido, admitió que a veces los resultados de las reformas tardan un tiempo en dar efecto y en ser reconocidos, e insistió en que Portugal y España están cumpliendo con sus compromisos de ajuste y de reformas estructurales, que son fundamentales para el bienestar de los ciudadanos y para el conjunto de la moneda única.