Rajoy sobre los resultados del PP el 24M: "Tenemos cosas que cambiar y lo haremos"

Espera ser presidente en 2016 y anuncia 'una gran alegría' en el dato de paro de mayo

nacional

| 30.05.2015 - 10:25 h
REDACCIÓN

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha reconocido este sábado que los resultados del PP en las elecciones municipales y autonómicas del domingo no fueron buenos, y ha asegurado que analizarán el mensaje que les han dado los españoles: "Tenemos cosas que cambiar y lo haremos".

En la clausura de la XXXI Reunión del Círculo de Economía que se ha celebrado desde el jueves en Sitges, ha precisado que estos cambios no se producirán en la política económica porque, ha esgrimido, ha permitido revertir la situación respecto a 2012 cuando el rescate planeaba sobre la economía española.

Ha reconocido que como presidente del PP no puede estar satisfecho por los resultados porque, aunque se mantiene como el partido mas votado, el retroceso ha sido significativo: "Es evidente que hay cosas que no hemos hecho bien", ha añadido, y ha dicho que tomará nota de lo sucedido.

El jefe del Ejecutivo ha explicado a los empresarios catalanes que organizan estas jornadas que esta es la última vez que acude a las mismas en la presente legislatura.

"El año que viene mi intención es volver si me invitan y espero que en la misma condición (como jefe del Gobierno) que hoy", ha subrayado.

En esa misma línea, ha insistido: "Les aseguro a ustedes que trabajaré para ello".

AVISA A MAS DE QUE EL 27S ES UN ERROR

Mariano Rajoy ha advertido este sábado al presidente de la Generalitat, Artur Mas, de que adelantar elecciones en Cataluña y celebrarlas el 27 de septiembre es un "error" que perjudica a la recuperación económica. "Estas elecciones no ayudan para nada a la recuperación, generan inestabilidad", ha afirmado

Rajoy ha subrayado que no es bueno "burlar la legalidad" porque es lo que distingue a España como un país civilizado y democrático, por lo que ha rechazado que se quieran tomar decisiones unilaterales, algo que ha considerado disparatado.

El presidente del Gobierno se ha mostrado dispuesto a hablar con Mas, pero ha apuntado que la convocatoria de elecciones en septiembre "dificulta mucho las cosas" y ha augurado que si existe ese diálogo será ya en la próxima legislatura.

Sobre la posibilidad de una reforma de la Constitución, ha defendido que plantearla en esta legislatura no era una prioridad porque el Ejecutivo estaba centrado en la recuperación económica, pero también se ha mostrado dispuesto a hablar en la próxima legislatura y ha recordado que existen informes del Consejo de Estado sobre esa posibilidad.