Rajoy, sobre la concertada: "Nadie puede pasar por encima de los padres"

Rajoy: La enseñanza tiene que ser "plural", como "plural y distinta es la sociedad española"

Sánchez: "España no merece ser gobernada ni por la pereza de Rajoy ni por la intransigencia de Iglesias"

nacional

| 25.05.2016 - 20:33 h
REDACCIÓN

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, ha defendido este miércoles 25 de mayo tanto la educación pública como la concertada y ha señalado que "no hay nadie que pueda pasar por encima de los padres para imponer el modelo educativo".

Así se ha pronunciado Mariano Rajoy tras reunirse en Alfafar (Valencia) con representantes de la educación concertada de la Comunidad Valenciana, pertenecientes a la Mesa por la Educación en Libertad. Previamente, Rajoy ha visitado la empresa Air Nostrum en Quart de Poblet, actos en los que ha estado acompañado por la presidenta del PP valenciano, Isabel Bonig. También ha asistido el expresidente de la Generalitat Alberto Fabra.

Durante su intervención, el jefe del Ejecutivo ha asegurado que el PP está a favor de la "calidad" de la educación, "lo que significa estar a favor de la educación pública y concertada". "No es bueno esa escuela única de la que se habla", ha manifestado, para añadir que la enseñanza tiene que ser "plural", como "plural y distinta es la sociedad española".

Rajoy ha defendido la libertad de los padres para elegir la educación que quieren para sus hijos y ha recordado que la libertad educativa está recogida en el artículo 27 de la Constitución Española. "Pero es que además es algo consustancial al ser humano", ha proclamado, tras asegurar que "no hay nadie que pueda pasar por encima de los padres para imponer el modelo educativo".

Por eso, ha asegurado que "atacar" a la concertada, que es "una parte" del sistema escolar es "atacar a toda la educación". De hecho, ha recordado la educación concertada es el 25 por ciento del sistema y no se "puede privar" de la misma a "los más de dos millones de niños" que estudian en ella.

El jefe del Ejecutivo ha afirmado que "no es bueno liquidar" aquello que funciona bien y ha subrayado que la educación concertada en España "funciona buen". "La radicalización no es buena en ninguna faceta de la vida, el extremismo no sirve para construir nada y no lleva a ninguna parte. Los prejuicios ideológicos solo sirven para perjudicar al conjunto de los ciudadanos", ha enfatizado.

En este sentido, Rajoy ha advertido de que "alentar" el radicalismo, "pactar" con radicales o "ponerse a la orden de lo que digan solo sirve para una cosa: acabar devorado por ellos". "Y hay algunos que no estamos dispuestos de ninguna manera a hacerlo", ha subrayado.

SÁNCHEZ: "ESPAÑA NO MERECE SER GOBERNADA NI POR LA PEREZA DE RAJOY, NI POR LA INTRANSIGENCIA DE IGLESIAS"

El secretario general del PSOE y candidato a la Presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez, ha advertido este miércoles que España "no merece ser gobernada ni por la pereza de Rajoy ni por la intransigencia de Iglesias", sino que "merece la socialdemocracia". Además, ha asegurado que "el cambio no tiene intermediarios" y quien lo quiera debe decir sí a los socialistas porque, ha continuado, una vez gane las elecciones será "mucho más generoso" de lo que otros lo han sido con él.

Sánchez ha llegado pasadas las 19 horas a la Casa de Cultura de Burjassot, donde ha sido recibido entre aplausos y banderas que portaban los 1.200 asistentes, que en algunos momentos del acto han lanzado gritos de 'Pedro presidente'. Le acompañaban el secretario general provincial, José Luis Abalos, y la cabeza de lista por Valencia, Ana Botella, entre otros.

Según ha dicho, el 26 de junio habrá unos cuantos caminos que "perpetúen a Mariano Rajoy como presidente" y otro que garantice el cambio, la papeleta del PSOE. Por ello, ha invitado a los ciudadanos que quieran cambio a que apuesten por su partido porque él, si gana las elecciones, no vetará "a ninguna fuerza política del cambio". "Tendremos que contar con todos y será en las políticas y no en los sillones donde me entenderé con todos", ha remarcado.

Ha incidido en que "el cambio no es exclusivo del PSOE" pero si algo ha aprendido en estos cinco meses desde el 20D es que "si no gana el PSOE no habrá cambio en el país". Así, tras mostrarse convencido de la victoria el próximo 26 de junio, ha recordado que el socialista es "el partido del cambio" y no necesita más que cuatro letras, que se han mantenido durante 137 años y "así va a seguir siendo". "Lo digo porque, al paso que van, algunos van a tener que presentarse con papeletas apaisadas", ha afirmado.

Sánchez se ha referido en varias ocasiones al candidato de Podemos, Pablo Iglesias, con el que ha querido diferenciarse: "¿Sabéis cuál es la diferencia entre Iglesias y yo? Que yo sí que soy de izquierdas, porque la izquierda siempre es internacionalista, no independentista, la izquierda es tolerancia, no intransigencia". Ante los aplausos de los asistentes, ha señalado que no discute que el líder de Podemos tenga entre sus prioridades poner fin al gobierno de Rajoy, aunque aquí "a diferencia de las matemáticas, el orden de los factores sí altera el producto" y cree que Iglesias antepondrá siempre a este propósito "que no haya un gobierno socialista con un presidente socialista".

El candidato socialista ha remarcado que la única victoria que esperaban los españoles es que hubiera un acuerdo para ese cambio, pero hubo partidos que "se dicen de izquierdas" que bloquearon la investidura y, con ella, medidas como recuperar la sanidad universal o revitalizar la ley de dependencia. A su juicio, "la nueva política es dejar atrás el 'y tu más', es hablar de las cosas que nos unen y no de las que nos separan, de cosas que son las soluciones y no de sillas y sillones", ha remarcado.

También ha criticado que la primera fuerza, el PP, renunciara a presentarse a la investidura y ha aseverado que su mayor fracaso hubiera sido "haberle dicho no al jefe del Estado y haber renunciado a la investidura", aunque también ha admitido que pensaba que podía llegar a entenderse con Pablo Iglesias, a quien ha reprochado que el 21 de diciembre comenzara poniendo la autodeterminación como línea roja, después sus cuatro grupos en el Congreso, la exigencia de la vicepresidencia o, por último, la propuesta de un presidente independiente.

Pedro Sánchez ha indicado que España está "ante una encrucijada" y afronta, tras cuatro años de "un mal gobierno que ha usado la crisis como excusa para desmantelar el Estado del Bienestar", desafíos que trascienden las fronteras ante los que es necesario un gobierno socialista.

"Soy hijo de clase media, padre de clase media y si tengo el honor de ser presidente del gobierno defenderé a la clase media de este país", ha subrayado, antes de recordar que el 20 por ciento de la población española "vive con menos de 8.000 euros al año". Ante esta situación, ha dicho, hay tres tipos de actitud: "La de Rajoy de insuflar miedo, la de Iglesias de romper con todo" y la de los socialistas de ver en los desafíos "grandes oportunidades" para que la sociedad española "se pueda ganar el futuro". "No quiero que digan sí al PSOE por miedo ni con rencor, que nos voten con ilusión de cambiar las cosas, de hacer de España un país mejoro", ha afirmado.

Ha recordado algunas de las propuestas socialistas, como derogar la reforma laboral, el plan de empleo recientemente presentado para parados de larga duración y mayores de 45 años, la rebaja al 10% del IVA cultural o la paralización de la LOMCE.