Rajoy rechaza la consulta pero abre la puerta a una reforma de la Constitución

"Nadie" puede cercenar este derecho de todos los españoles, "ni el Gobierno, ni ningún otro poder del Estado"

Asegura que "siempre" está dispuesto al diálogo, pero, ha advertido "dentro de la Constitución y la ley"

Rubalcaba afea a Rajoy su inacción con Cataluña e insiste en el diálogo

nacional

| 25.02.2014 - 13:50 h
REDACCIÓN

El jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, ha advertido este martes al presidente de la Generalitat, Artur Mas, de que impidirá la consulta en Cataluña, un referéndum de autodeterminación que "no es legal" porque "nadie unilaterlamente puede privar al conjunto del pueblo español de su derecho a decidir sobre su futuro", y ante el que no va a permanecer "indiferente".

"Mi obligación es cumplir la ley y hacerla cumplir", ha recalcado Rajoy durante su intervención inicial en el Debate sobre el estado de la Nación en el Pleno del Congreso. Esto significa, ha dicho, garantizar "que nadie decida por el conjunto del pueblo español sobre el futuro de España".

Rajoy ha dedicado la última parte de su discurso a la situación en Cataluña y el anuncio del referéndum de autodeterminación, un asunto de "máxima importancia política" de "obligada consideración en este debate".

LEY Y UNIDAD

El presidente ha reiterado su posición ante este asunto y la ha centrado en tres ejes: España es un Estado de Derecho gobernado por la ley; la preocupación del Gobierno por "la suerte" de los catalanes, y "la unidad" de España, que no conviene quebrar y que los españoles tampoco quieren romper.

Rajoy ha recalcado que la Constitución y las leyes establecen que "es el conjunto del pueblo español quien tiene la capacidad para decidir lo que sea España". El presidente ha respondido al 'derecho a decidir' que reclama Mas para los catalanes subrayando que es el pueblo español el que tiene "derecho a decidir sobre su futuro".

Y porque "nadie unilateralmente puede privar al conjunto del pueblo español de su derecho a decidir sobre su futuro", ha recalcado que el referéndum que plantea Mas "no se puede celebrar". "No es legal", ha remachado, provocando los aplausos de la bancada 'popular'.

Rajoy ha subrayado que "nadie" puede cercenar este derecho de todos los españoles, "ni el Gobierno, ni ningún otro poder del Estado" ni tampoco el Congreso de los Diputados", y ha insistido en que su "obligación" es cumplir la ley.

DIALOGO Y REFORMA DE LA CONSTITUCION

A partir de aquí, ha asegurado que "siempre" está dispuesto al diálogo, pero, ha advertido "dentro de la Constitución y la ley". En este punto, ha recordado que la Carta Magna "puede ser reformada", como ya ha ocurrido en dos ocasiones con "una amplísima mayoría parlamentaria".

Así, ha señalado que todos los que quieran que sea modificada "pueden plantear" la reforma siguiendo los pasos y las reglas que establece la Constitución, porque España "por fortuna es un Estado de Derecho".

Pero, además de señalar su "deber en defensa de la ley", ha subrayado que también tiene el deber de ocuparse de "todos los españoles, sean quienes sean y vivan donde vivan", y ha garantizado que lo va a cumplir.

NO PERMANECERA "INDIFERENTE"

"A mí me preocupa y mucho lo que ocurra a las personas que viven en Cataluña. Por tanto, que nadie espere que permanezca indiferente", ha señalado, para después avisar a Mas de que "no se asegura el futuro de los catalanes ni su bienestar ni su convivencia derribando la ley, corriendo aventuras, sembrando incertidumbres, ni maquillando la gravedad de las consecuencias".

Por su parte, ha asegurado que va a seguir comprometido con que las cosas vayan bien en Cataluña. "Voy a pelear por los catalanes, por su progreso y por su bienestar como he hecho a lo largo del tiempo que llevo en el Gobierno de España", ha remachado.

RUBALCABA INSTA A RAJOY A DIALOGAR

El líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha reprochado hoy al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que toda su actuación en el problema catalán sea apelar "ritualmente" a la unidad de España y le ha espoleado para que lidere el necesario diálogo como fórmula de superar esa crisis.

Durante su intervención en el debate sobe el estado de la nación Rubalcaba ha dejado claro que los socialistas se oponen frontalmente al derecho de autodeterminación que, a su juicio, es lo que quieren los partidos soberanistas catalanes.

Ahora bien, también ha criticado la inacción del Ejecutivo y ha subrayado que lo que no se puede hacer es que el Congreso esté votando cada poco tiempo una iniciativa parlamentaria para rechazar el independentismo, en un mensaje dirigido además a UPyD.

"No podemos estar diciendo ritualmente que queremos seguir juntos, vivir juntos (...) como si no pasara nada porque sí está pasando", ha advertido.

También ha recordado que el PSOE y el PSC tienen una propuesta para arreglar esa situación, que pasa por modificar la Constitución para avanzar en el modelo federal, delimitar las competencias del Estado o convertir al Senado en una auténtica cámara territorial.

Para ello, ha apostado por abrir el diálogo, tomar nota en la Cámara de que hay un problema en Cataluña "y no decir no, no, no, porque no se va arreglar y sólo puede ponerse peor".

Así, tal y como ya avanzó la semana pasada, quiere que los grupos parlamentarios se sienten a hablar, compartan diagnóstico sobre lo que está pasando y el origen de los problemas. "Habremos dado un paso de gigante para buscar una solución", ha añadido.

Y ha finalizado señalando que si hace 35 años los partidos pudieron ponerse de acuerdo durante la transición, pese a que había políticos llegados "de las entrañas del antiguo régimen", tienen que ser capaces ahora de conseguirlo.

CIU: SU SILENCIO ESTIMULA EL RADICALISMO

El portavoz de CiU en el Congreso, Josep Antoni Duran i Lleida, ha pedido este martes al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que se siente a dialogar con Cataluña si no quiere "una España amputada", ya que si no se llega a una "solución política", una "mayoría" acabará declarando de forma unilateral la independencia.

"Apueste por el diálogo. Unos y otros tenemos que dialogar sin líneas rojas. Estamos a disposición del diálogo, aunque sé que eso implica ponerse en la posición del otro", ha asegurado Durán i Lleida durante su intervención en el Debate sobre el estado de la Nación.

No obstante, ha matizado que "cualquier acuerdo debería consultarse a la ciudadanía catalana" ya que si no "se cerraría en falso" el que, para el portavoz parlamentario de CiU, es el "mayor problema político de España".

De este modo, ha instado al Gobierno a dejar de resguardarse en el "no" y a fijar una posición y plantear su "propuesta para Cataluña" ya que su "silencio", más que una respuesta es más bien "un estímulo para radicalizar posiciones".

"Les corresponde plantear su propuesta para que la ciudadanía de Cataluña pueda volver a confiar. No basta con decir que quieren hablar con la Constitución por delante. No es suficiente con decir que no a lo que se propone", ha insistido, para preguntar en tono irónico si lo que espera al no negociar es "una rendición incondicional".