Rajoy recalca que la "alternativa" al PP son gobiernos "débiles" y "paralizados"

Se muestra "optimista" ante las elecciones porque antes "los otros tenían el beneficio de la duda"

"No soy el presidente del Gobierno de España para romper España"

nacional

| 19.05.2016 - 14:42 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, ha cargado duramente contra los acuerdos entre PSOE y Podemos tras las elecciones municipales y autonómicas de hace un año y que han promovido gobiernos "débiles", "peleados entre ellos", "paralizados", dedicados a "mirar para atrás" y con la "obsesión terrible" de "derogar" las reformas del PP. A su entender, antes tenían "el beneficio de la duda" pero ahora se les conoce y por eso se ha mostrado "optimista" ante los comicios de junio.

Así se ha pronunciado en el foro que el PP ha organizado en Palma de Mallorca bajo el título 'Malas prácticas de gobiernos extremistas, buenas prácticas de gobiernos populares', en el que han intervenido también la secretaria general del partido, María Dolores de Cospedal, el vicesecretario de Política Autonomías y Ayuntamientos del PP, Javier Arenas, y la candidata del partido al Congreso por Baleares, Teresa Palmer.

A menos de dos meses para las generales, Rajoy ha asegurado que es "bueno" conocer lo que "otros hacen y no hacen". "Es ilustrativo y creo que hoy nos hemos dado todos un baño de realidad", ha manifestado, en alusión a las intervenciones de diferentes cargos del PP que previamente han criticado distintas medidas que han impulsado los gobiernos de Podemos y PSOE en sus respectivas autonomías.

Dicho esto, Rajoy ha defendido la importancia de "intentar llegar a todos los españoles" en estas semanas de campaña, a pesar de que se pueden sentir "molestos" y con "razón" por tener que ir de nuevo a las urnas. Según ha añadido, hay que explicarles lo hecho estos años y los objetivos de futuro, entre ellos, llegar a 20 millones de empleos en 2020.

Un día después de que el socialista Pedro Sánchez rechazara desde Berlín la gran coalición entre PSOE y PP, Rajoy ha señalado que ésa era una "alternativa razonable" y que "se lleva en Europa en muchos países", entre ellos Alemania. "El Partido Socialista se negó y durante cuatro meses no fueron capaces de construir nada", ha afirmado.

ANIMA A PARTICIPAR EL 26J PORQUE HAY "MUCHO EN JUEGO"

En su intervención, el jefe del Ejecutivo en funciones ha animado a participar en las elecciones del 26 de junio porque "hay mucho en juego", "la más importante la consolidación de la recuperación económica".

Tras asegurar que España ha "superado lo peor" tras años difíciles en los que al PP le ha tocado "bailar con la más fea", ha defendido la necesidad de "perseverar" en las mismas políticas económicas. Según ha dicho, si se hacen "bien las cosas" y se termina la "tarea" será "positivo" para los españoles.

En este punto, ha señalado que el PP hará una "campaña de la esperanza", dejando claro que el "objetivo capital y prioritario" es el empleo para llegar a 20 millones de personas trabajando. Y ha añadido que el PP ofrece "estabilidad económica" y "liderazgo" para continuar la tarea emprendida en 2011.

Además, ha destacado que el PP ofrece "experiencia". "Hemos tenido unas cuantas muestras en los gobiernos regionales. Aquí se viene aprendido y no a aprender y ya tenemos bastantes negativas experiencias por no hacer las cosas así", ha avisado.

GOBIERNOS DE "OCURRENCIAS" Y "PENDIENTES DEL TITULAR"

Rajoy ha señalado que no basta con las "buenas intenciones" sino que se necesita "un determinado tipo de gobierno" que tenga las "ideas claras" y aplique políticas económicas que "beneficien a la gente".

"*Cuál es la alternativa a esos gobiernos que se necesitan? Lo hemos visto esta mañana: gobiernos débiles, gobiernos peleados entre ellos. Tenemos muchos ejemplos en España de gobiernos que, en consecuencia, están paralizados, que tardan tiempo inmemorial en aprobar los presupuestos cuando los aprueban, gobiernos que no pagan a los proveedores, que miran para atrás y que tiene una obsesión terrible de derogar todo aquello que han hecho los anteriores", ha enfatizado.

A su entender, se trata de gobiernos en los que "priman más la ocurrencias", están "pendientes del titular" y no asumen su responsabilidad sino que "la culpa la tiene siempre el otro, normalmente un concepto jurídico indeterminado llamado Madrid".

Tras recordar que PSOE y Ciudadanos firmaron un acuerdo para "derogar" las reformas del PP, se ha preguntado qué gobierno hubiera tenido España si hubiera prosperado "aquella reunión a 18" --a la que asistió PSOE, Podemos y C's para explorar un pacto de gobierno-- y cómo hubieran tomado decisiones "siete u ocho fuerzas que piensan de forma diferente".

NO TIRAR POR LA BORDA LO HECHO

Una vez más, Rajoy ha asegurado que el PP ha estado a la "altura de las circunstancias" afrontando una situación de "extrema dificultad" y ha resaltado que ahora tienen que explicar a todos los españoles que no se puede "tirar por la borda" los esfuerzos hechos estos años.

"Vamos por el buen camino y la buena dirección, pero hay mucha tarea pendiente y a eso os convoco", ha afirmado, para agregar que él es "optimista" ante el futuro porque "antes" los ciudadanos solo conocían a "algunos" y "los otros tenían el beneficio de la duda". Sin embargo, ha subrayado que estos meses han vivido "un reality show de baja estofa".

"NO SOY EL PRESIDENTE DEL GOBIERNO DE ESPAÑA PARA ROMPER ESPAÑA"

En una entrevista con Radio Televisión de Aragón, Rajoy ha afirmado que todos los españoles "vivan donde vivan" tienen derecho a opinar sobre "lo que sea España" y así se lo ha transmitido el día que se reunió con Puigdemont.

Rajoy, está "dispuesto a discutir" con el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, "de lo que quiera", pero no de "unidad de España, soberanía, ni igualdad de los españoles", ya que, según ha dicho, "no soy el presidente del Gobierno de España para romper España".

Se ha referido a la financiación autonómica y ha afirmado que un acuerdo en esta materia es "de las cosas más difíciles que puede hacer un gobernante".

Ha explicado que el Gobierno "ha encargado un trabajo técnico" para que el nuevo Ejecutivo tenga un documento "sobre el que discutir".

El presidente ha reconocido que en el sistema de financiación hay que tener en cuenta el criterio de población, pero también de dispersión.

En este contexto, ha defendido a las diputaciones provinciales, que son las administraciones "más baratas", al tiempo que garantizan la igualdad de los ciudadanos y ha dicho además que, desde el punto de vista económico, "todas han cumplido los requisitos del déficit".

"Yo he sido presidente de diputación", ha recordado Rajoy, que ha reprochado a la gente que "lleva toda su vida pisando moqueta" que no se dé "cuenta de que el mundo rural existe" y que la "mejor forma de defenderlo" es a través de las diputaciones.

Sobre temas de índole regional, ha sido preguntado si tiene previsto reunirse con el presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, quien le ha pedido "tres veces" un encuentro y ha dicho que no tiene ningún problema en reunirse con el dirigente aragonés pero que en esta época de elecciones, en la que él está en funciones, "no tiene sentido".

"No tengo problemas de recibir a Lambán, he recibido a muchos presidentes de todos los partidos políticos", ha dicho Rajoy, que ha asegurado que se reunirá con él si vuelve a gobernar España, como es su "obligación".

Sobre el Fondo de Inversiones de Teruel (FITE), ha dicho que está en tramitación la liberación de una partida de estos fondos por parte del Gobierno de España y que se hará "con la mayor celeridad posible", aunque no se ha atrevido a aventurar una fecha.

En cuanto a la posibilidad de que el Gobierno central reconsidere el cierre del acuartelamiento Sánchez Ramirez de Huesca, ha dicho que estas planificaciones no responden a decisiones políticas, sino a criterios técnicos y que el Gobierno hará lo que determine el Ejército español.

"Lo que no podemos es actuar es en base a criterios de porque aquí se presiona o no; siempre haré caso a lo que digan los que saben".