Rajoy presiona a PSOE y Ciudadanos para que le apoyen

Dice que el obstáculo no es él, sino los que han permitido a Podemos situarse como segunda fuerza

nacional

| 20.06.2016 - 15:09 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

El presidente del Gobierno en funciones y candidato del PP a la Moncloa, Mariano Rajoy, ha redoblado este lunes la presión sobre PSOE y Ciudadanos para que le permitan gobernar en 'gran coalición' o como lista más votada: "Algo tendrán que hacer, no querrán llevarnos a nuevas elecciones".

Además, ha afirmado que él no es "ningún obstáculo" para un pacto de gobernabilidad, sino que lo son quienes no le apoyaron y, de esa forma, han llevado a unas nuevas elecciones que, además, han permitido a Podemos situarse como segunda fuerza.

"Yo no soy ningún obstáculo, obstáculo fueron ellos, yo hice una propuesta, dijeron que no, intentaron hacer otra y no les salió nada. Algo tendrán que hacer, no querrán llevarnos a unas terceras elecciones", ha dicho.

Rajoy ha atacado así al PSOE por negarse a participar en una 'gran coalición' después del 20D y por no permitir al PP gobernar tras haber sido la lista más votada, y de paso ha respondido a Ciudadanos, que pactó con el PSOE tras el 20D pese a no sumar escaños suficientes para gobernar y ahora insiste en que no acordará con el PP para hacer presidente a Mariano Rajoy.

"Con esta operación se ha conseguido colocar a un partido radical y extremista como segunda fuerza y largar al PSOE a la tercera posición", ha proseguido Rajoy, antes de avisar de que los socialistas van a tener que dar explicaciones por esto, por sus consecuencias "para España y para ellos mismos".

A su juicio, "ese fue el error que cometieron PSOE y Ciudadanos" por "actuar con prejuicios", así que si vuelven a decir que no al PP, "tendrán que plantear una alternativa" y hacerlo "en positivo". Sobre si estaría dispuesto a dar un paso al lado, ha respondido que la democracia es "respetar la voluntad de la gente".

CONCENTRAR EN EL PP EL VOTO MODERADO

En este contexto, ha insistido en su mensaje de pedir que todo el voto moderado se concentre en el PP, "porque el voto dividido es castigado en la legislación electoral", mientras que "cuando el voto se concentra hay una prima" y Podemos, con sus alianzas, ha logrado unir a "comunistas y extremistas".

Por eso, preguntado si le preocupa que ningún partido quiera pactar con él, ha respondido que eso "son cosas que se dicen" pero que él se siente "bastante acompañado por una mayoría de españoles" y que eso es mejor que estarlo por un dirigente político, así que son los votantes los que deben hacer la "coalición". "Es evidente que cuantos más votos tenga el PP más lejos dejaremos la opción de Podemos", ha dicho.

Rajoy ha avanzado que si resulta el más votado él volverá a ser partidario de la 'gran coalición' y ha defendido que "no es tan difícil" llegar a un acuerdo porque PSOE y PP tienen en común su defensa de la soberanía nacional, la igualdad de los españoles, la economía de mercado y las líneas maestras de políticas exterior y defensa.

El candidato del PP está convencido de que la mayoría de los españoles son "moderados" y están preocupados por su vida diaria. A su modo de ver, el crecimiento de Podemos se debe en parte a que muchos votantes del PSOE les han dado su apoyo, igual que el PP perdió votos en favor de Ciudadanos, porque mucha gente entendió que los dos grandes partidos eran los culpables de la crisis.

En todo caso, ha dejado claro que él no quiere en España un Gobierno como el de Manuela Carmena en Madrid y como el de Ada Colau en Barcelona. A Carmena la ha acusado de suspender "por puro prejuicio ideológico" la operación Chamartín, la 'operación Wanda' y la 'operación Campamento'. Al equipo de Colau le ha echado en cara la prohibición de construir más hoteles, frenando el empleo y el desarrollo turístico de la ciudad.

EL REFERÉNDUM CATALAN "QUE QUIERE HACER PODEMOS"

Rajoy también ha cargado contra Podemos por estar a favor de un referéndum para Cataluña, insistiendo en que la soberanía nacional implica que todo el mundo tiene derecho a opinar. "Nuestro país es España, no pedacitos de España, ese referéndum que quiere hacer Podemos es una disparate, un torpedo en la línea de flotación de la Constitución que nos hemos dado todos", ha remarcado.

El jefe del Ejecutivo en funciones ha afirmado que tuvo una conversación "buena" con el actual presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont y cree que ambos gobiernos pueden entenderse, pero teniendo claro que a ningún presidente de Gobierno, "siempre hay alguna excepción que confirma la regla", ha admitido, se le puede pedir que rompa su país.

COSPEDAL: "CADA VOTO CUENTA"

El presidente en funciones ha acompañado en un acto en Ciudad Real a María Dolores de Cospedal, quien ha insistido en que es importante concentrar el voto moderado en el PP para que, según ha defendido, los ciudadanos sigan teniendo un gobierno que trabaje por los españoles y que garantice el empleo.

"Aquí cada voto cuenta y el voto de futuro y el voto que nos hará seguir creciendo es el voto al PP y a Mariano Rajoy", ha señalado Cospedal ante un auditorio que la aclamaba como presidenta.

María Dolores de Cospedal ha insistido en que los españoles no quieren gobiernos "que estén todo el rato dividiendo a España", del mismo modo que tampoco quieren un gobierno ni gobernantes "que no creen en la unidad de España".

El PP, ha señalado Cospedal, es un partido que "ha estado a la altura de las circunstancias cuando los socialistas dejaron el país en quiebra", "cuando dejaron la caja de las pensiones vacías y dejaron la sanidad y la educación al borde de la quiebra".

Por eso, ha insistido en que es fundamental no dejar gobernar a la "izquierda radical".

DE GUINDOS: UN GOBIERNO DE PODEMOS TENDRÍA UN EFECTO NEGATIVO PROFUNDO E INTENSO

Por su parte el ministro de Economía en funciones, Luis de Guindos, ha advertido de que un Gobierno presidido por Podemos tendría un efecto negativo que sería "intenso y profundo" desde el punto de vista económico y de la creación de empleo.

De Guindos ha lanzado esta advertencia durante un encuentro organizado por el foro El Ágora de El Economista, en el que preguntado por las próximas elecciones que se celebrarán este domingo, se ha mostrado a favor de un pacto de Gobierno con el PSOE, que puede ser de diferentes formas, ya sea un Ejecutivo de coalición o de legislatura, en el que también podría incorporarse Ciudadanos. "Espero que el Gobierno sea del PP, pero de gran coalición con el PSOE", ha dicho.

En este sentido y preguntado por los resultados de las encuestas que adelantan que Unidos Podemos (IU-Podemos) podría obtener un mejor resultado que el PSOE, ha dicho que sería "malo" para España que el partido hegemónico de la izquierda no sea el PSOE. "Es malo para España", ha insistido De Guindos, que ha explicado que el PSOE es un partido que defiende la unidad de España, la Constitución y la permanencia del país en la Unión Europea.

Al respecto ha indicado que si finalmente, Unidos Podemos obtiene en las elecciones un mejor resultado que el PSOE, la formación debería hacer una reflexión acerca de los errores que ha cometido. Y es que para el ministro de Economía en funciones, un Gobierno con Podemos sería "muy malo" para la percepción del mercado, lo que en su opinión, provocaría una ampliación "notable y rápida" de la prima de riesgo, fuertes caídas en bolsa, y por lo tanto, un deterioro de forma "intensa y profunda" de la confianza de los inversores, lo que llevaría a una desaceleración económica.

"No tengan dudas", ha insistido De Guindos, quien aunque ha asegurado que la situación de España no es la de Grecia, y el país podría tener margen de maniobra para cometer errores, el deterioro económico se produciría de forma muy rápida.