Rajoy pide perdón a los españoles por nombrar a personas indignas del cargo

Dice entender y compartir la "indignación y hartazgo" de los españoles ante la corrupción

Subraya que no demorará "ni un minuto más" las leyes anticorrupción y que está dispuesto a aprobarlas en solitario

Pedro Sánchez replica a Rajoy que el Senado "no es un confesionario" y le reta a hablar de la corrupción en el Congreso

nacional

| 28.10.2014 - 17:58 h
REDACCIÓN

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha pedido disculpas a los españoles por los escándalos de corrupción que se están desvelando estos días y ha dicho comprender su "indignación y hartazgo". Sin embargo, ha pedido confiar en el Estado de Derecho porque las instituciones "funcionan", al tiempo que ha prometido "limpieza" en la vida pública.

Rajoy ha aprovechado la primera pregunta de control al Gobierno en el Senado para leer un comunicado sobre los "asuntos de corrupción destapados en los últimos días", el último la macrorredada de corrupción autonómica y municipal conocida como 'Operación Púnica', una trama que, según ha dicho, parece que responde a la "codicia personal" de las personas implicadas y no a los partidos a los que pertenecen.

En cualquier caso, el presidente del Gobierno ha subrayado que el Comité de Derechos y Garantías del PP ya ha suspendido de militancia a los miembros de su partido vinculados con esa red corrupta y ha avanzado que serán expulsados si se confirman las imputaciones. Entre los cargos implicados figura el exconsejero de la Comunidad de Madrid, Francisco Granados; varios alcaldes madrileños y el presidente de la Diputación de León.

"COMPARTO LA INDIGNACION Y EL HARTAZGO"

Tras asegurar que lamenta "profundamente" la situación creada, el jefe del Ejecutivo ha dicho entender y compartir la "indignación" de los ciudadanos ante la "acumulación" de casos de corrupción. "No solo comprendo el enfado perfectamente justificado de los ciudadanos, sino que comparto su indignación y su hartazgo. Estas conductas resultan particularmente hirientes cuando los españoles han tenido que afrontar tantos sacrificios y hacer tantos esfuerzos para sacar al país de la crisis", ha proclamado.

Dicho esto, ha pedido perdón a los ciudadanos por haber confiado en esas personas para desempeñar puestos de responsabilidad. "En nombre del PP, quiero pedir disculpas a todos los españoles por haber situado en puestos de los que no eran dignos a quienes en apariencia han abusado de ellos", ha enfatizado.

Rajoy ha admitido que los casos de corrupción que se están destapando están extendiendo una "sombra de sospecha" sobre toda la clase política, pero ha subrayado que esa "mancha ensucia injustamente la imagen y la reputación de la mayoría" de los políticos de todos los partidos que "están en la política para servir a los demás y no para servirse a sí mismos".

NO DEMORAR MAS LAS LEYES ANTICORRUPCION

A renglón seguido, ha señalado que como presidente del Gobierno no solo debía "condenar" estos hechos sino además "actuar para impedirlos". Y en ese contexto, ha recordado algunas reformas que ya ha aprobado su Ejecutivo, como endurecer las penas por corrupción, prohibir las donaciones de empresas a los partidos o que los bancos puedan personar las deudas las las formaciones políticas.

Según ha agregado, su Gobierno seguirá "ampliando el abanico de medidas anticorrupción" hasta lograr, ha dicho, que cualquier cargo público "se lo piense antes de caer en la tentación de corromperse". A su entender, la democracia no puede admitir que "nadie juegue con la confianza que los ciudadanos depositan en quienes les administran".

Rajoy ha señalado que el PP ha estado negociando con el PP dos leyes para luchar contra la corrupción, la del Estatuto del Alto Cargo y la relativa al control político-financiero de los partidos, y ha mostrado su disposición a aprobarlas en el Parlamento cuanto antes. "No vamos a demorar ni un minuto más la aprobación de este paquete de reformas. Si es con el acuerdo de la oposición, mejor. Y si no sacaremos adelante estas medidas con los votos del PP", ha advertido.

El jefe del Ejecutivo, que ha recibido numerosos aplausos de los senadores del PP durante su intervención, ha resaltado una vez más que los casos de corrupción se están investigando porque "funciona" el Estado de Derecho, la Agencia Tributaria, las Fuerzas de Seguridad y hay una "Justicia independiente". "Yo pido a todos que confíen en ese Estado de Derecho y que estén seguros de que nuestro compromiso con la limpieza de la vida pública es total", ha afirmado, mientras desde la bancada socialista se gritaba 'dimisión', 'dimisión'.

PEDRO SANCHEZ REPLICA A RAJOY QUE EL SENADO NO ES UN CONFESIONARIO

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha replicado este martes al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que el Senado "no es un confesionario" ni un lugar para pedir disculpas sobre los casos de corrupción que salpican al PP y le ha exigido que dé la cara en el Congreso, explique a los ciudadanos un asunto que está generando "mucha incertidumbre e indignación" y asuma las correspondientes responsabilidades.

En los pasillos del Congreso, Sánchez ha cuestionado que Rajoy haya pedido disculpas en el Pleno de la Cámara Alta por los nombramientos que ha hecho en los últimos tiempos y se ha preguntado si también lo hacía por la ministra de Sanidad, Ana Mato, señalada por el 'caso G~rtel'; por Angel Acebes, al que designó como secretario general del PP; o por elegir a María Dolores de Cospedal como su 'número dos' cuando se ha visto acusada por Bárcenas.

"Son muchos nombres que dependen de una única persona, que es Rajoy", ha constatado el líder socialista, quien ha insistido en la necesidad de que el PP acepte celebrar la próxima semana un Pleno monográfico en el que comparezca Rajoy para dar las explicaciones pertinentes sobre los casos de corrupción que afectan "de lleno" al PP y para dar cuenta de las medidas que tiene previsto poner en marcha su Gobierno para atajar esta lacra.

EL PSOE NEGOCIARA CON TODOS

Sánchez no se ha pronunciado sobre si el PSOE se plantea presentar una moción de censura contra Rajoy en caso de que finalmente decidiera no comparecer, pero sí ha reiterado que su partido no va a cerrar ningún pacto anticorrupción con el PP y que en lo que se va a centrar es en negociar con los grupos parlamentarias su catálogo de medidas anticorrupción que presentará próximamente en forma de proposición de ley.

Según ha dicho, hay "muchos" militantes y cuadros en el PP que son "honestos" y "decentes", algo que, a su juicio, no ocurre con los dirigentes nacionales, a los que ha acusado de estar "manchados" por casos de corrupción y a los que tanto el PSOE como el resto de ciudadanos no se cansarán de pedir explicaciones.