Rajoy pide a Mas "sensatez" y advierte que recurrirá si no se cumple la ley

Mas defiende su 9N como la única consulta posible ante el rechazo del resto de partidos

ERC, ICV-EUiA y CUP instan Mas a restituir la unidad con la consulta pactada

Duran e Iceta mantienen contactos para explorar alianzas si ERC se desmarca

nacional

| 15.10.2014 - 09:16 h
REDACCIÓN

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha hecho un llamamiento al presidente de la Generalitat, Artur Mas, para que actúe con "sensatez" y "moderación" y se preste a dialogar dentro de la ley, pero ha advertido de que el Ejecutivo volverá a recurrir ante los tribunales si dicha ley no se respeta.

En declaraciones en el Congreso, Rajoy ha señalado, como dijo ayer, que el hecho de que no se vaya a celebrar la consulta soberanista es "una excelente noticia" porque es un "triunfo de la democracia y de la ley", por encima de la cual, ha añadido, "no se puede situar ningún gobernante".

No obstante, al ser preguntado sobre "consulta alternativa" que quiere celebrar Mas, Rajoy ha advertido de que si el Gobierno ve "cosas que van en contra de la legislación" tendrá que recurrir a los tribunales como lo ha hecho en otras ocasiones.

Para el jefe del Ejecutivo, una vez que no se va a celebrar la consulta, "se abre un camino para hablar y dialogar", que es lo que debería "haberse hecho desde el principio" en lugar de tomar "decisiones unilaterales". Ha reiterado en cualquier caso que dichas conversaciones sólo pueden hacerse en el marco de la ley. "No hay más criterio que el manifestado en otras ocasiones, diálogo y ley", ha dicho.

Rajoy espera que después la "experiencia" vivida con el referéndum que ya no se va a celebrar "se actúe con sensatez, con moderación, con equilibrio y con razón". Y espera también que "se acepten las propuestas para hablar y dialogar", aunque siempre "dentro de la ley". "En eso consiste la política y la democracia", ha concluido.

MAS DEFIENDE SU 9N COMO LA ÚNICA CONSULTA POSIBLE

El presidente catalán, Artur Mas (CiU), ha defendido, ante las críticas del resto de partidos, que su consulta alternativa del 9N es la única forma "posible" de votar sin "desobedecer" la ley pero "obedeciendo" al pueblo catalán, un plan que el Gobierno quiere "ridicularizar" cuando "sabe que no lo podrá parar".

"Lo que expliqué ayer es que la consulta se hará y es la única manera posible, porque la otra manera era no hacerla", ha afirmado Mas en la sesión de control del Parlament al responder a las críticas de ERC, ICV-EUiA, CUP por lo que califican de "sucedáneo" de consulta que presentó ayer para el 9 de noviembre.

En el pleno del Parlament, Mas ha recibido críticas de todos los partidos de la oposición por la consulta alternativa plateada ayer, y también por parte de su socio parlamentario, el líder de ERC, Oriol Junqueras, que ha acusado al Govern de romper el consenso del bloque proconsulta.

Junqueras, que ha dicho que seguirá apoyando tanto como pueda al Govern, ha afirmado que recuperar el consenso "es tan sencillo" como recuperar la propuesta unitaria inicial, que era seguir con los preparativos del 9N tal como estaba planteado en el decreto de convocatoria suspendido por el Tribunal Constitucional.

Pero Mas le ha replicado: "Su propuesta es desobedecer y no votar y la nuestra es votar y obedecer al pueblo de Cataluña y esto es más importante que cualquier otra cosa". Junqueras no ha replicado.

Más contundente ha sido el líder de ICV-EUiA, Joan Herrera, que ha reprochado al presidente catalán que actúe con un "martillo" con el que ha roto la figura de "porcelana fina" del consenso del bloque soberanista, mientras que el diputado de la CUP Quim Arrufat ha acusado a Mas de "jugar con todos", y ha sentenciado: "Hay una falta de confianza evidente en el cumplimiento de su palabra".

El presidente catalán se ha defendido de las acusaciones alegando que la fórmula que ha diseñado el Govern es la "única posible" para consultar a los catalanes y ha dicho que "la otra manera es no hacer" el 9N.

La presidenta del PPC, Alícia Sánchez-Camacho, cree que los soberanistas ven a Mas como un traidor por no celebrar la consulta como la había planteado en el decreto, aunque ha celebrado que haya "rectificado", porque en estos momentos lo que plantea ya es una consulta de "pacotilla".

Mas le ha respondido que él no ha rectificado porque mantiene la fecha de la consulta y la pregunta pactada, y ha afirmado que tiene la "sospecha" de que el PP, en estos momentos, habla de un "simulacro de consulta" para "ridiculizarla" cuando, a su juicio, no saben como abortarla.

El líder del PSC, Miquel Iceta, ha admitido por su parte que está "confuso" con el plan de Mas y ha planteado si, en lugar de hacer un proceso participativo "con menos garantías" solo por una cuestión de "ganar tiempo", no sería mejor "esperar la sentencia del Tribunal Constitucional, al tiempo que le ha instado a no "romper" los puentes de diálogo con el Estadio aunque sea "difícil".

Por su parte, el presidente de Ciutadans, Albert Rivera, ha acusado a Mas de "engañar a independentistas de buena fe" y ha cuestionado las garantías de la nueva consulta, ironizando en si estará el presidente ruso, "Vladimir Putin de observador internacional.