Rajoy: No me resigno a que España viva con un desempleo del 20%

Ve la reforma laboral como "un nuevo error" del Gobierno que no va a crear "ni un empleo"

Proclama que ha llegado el "momento del cambio" que necesita España

nacional

| 30.07.2010 - Actualizado: 20:13 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El presidente del Partido Popular, Mariano Rajoy, ha calificado de "terribles" e "injustos" los datos del segundo trimestre de la Encuesta de Población Activa (EPA), que indican que el paro ha subido en 32.800 personas en España. "No me voy a resignar que España viva con una tasa de desempleo del 20%", ha asegurado Rajoy que puntualizó "no sé que hará Gobierno, pero en el PP no nos vamos a resignar a esto", para añadir que "con otra política económica eso no habría ocurrido". Rajoy ha calificado de "un nuevo error" del Gobierno socialista la reforma laboral que se ha aprobado en el Congreso de los Diputados, ya que, según ha resaltado, no va a crear empleo en España.

El presidente del PP, Mariano Rajoy, ha asegurado que España vive "un momento de cambio político" porque necesita un Gobierno con un programa a cuatro años que ponga fin a "la etapa de improvisación permanente y de ocurrencias" en que se ha convertido, a su juicio, la gestión de José Luis Rodríguez Zapatero. Rajoy ha resumido con las siguientes palabras el balance de los dos últimos años del Ejecutivo: "Ha sido la etapa del desempleo, de los recortes sociales y de la falta de seriedad, rigor y sentido común".

Aunque sin pedir explícitamente el adelanto electoral, el líder del PP ha hecho hincapié en recalcar que "así no se puede seguir" en España, ya que el proyecto del Gobierno se caracteriza por la "incertidumbre y la desconfianza", y urge por tanto que aparezca un Gobierno con un programa a cuatro años que ratifiquen las Cortes. "Y la gente podrá estar de acuerdo o no, pero no podemos vivir en esta situación de incertidumbre más tiempo", ha declarado Rajoy para sentenciar luego: "La etapa de la improvisación permanente y de la ocurrencia no puede continuar en España".

Lo ha hecho durante la reunión del Comité Ejecutivo regional del PP de Castilla-La Mancha, que ha presidido en compañía de la secretaria general de la formación y presidenta de los populares en la comunidad, María Dolores De Cospedal. En su intervención, Rajoy ha hecho alusiones a los movimientos de presos etarras, que el Gobierno debe explicar en "convocatoria pública", y a los datos hoy conocidos de la Encuesta de Población Activa (EPA), que registran un leve aumento del desempleo.

También ha criticado la reforma laboral aprobada ayer en el Congreso, pues, en su opinión, no servirá para crear puestos de trabajo al centrarse casi en exclusiva en el abaratamiento del despido y "lo más dramático es que no va a crear ni un solo puesto de trabajo".

CREAR EMPLEO SERÁ LA PRIORIDAD

El presidente de los populares ha afirmado que su partido, en esa tesitura, seguirá explicando su programa y reforzando su alternativa, y lo hará con responsabilidad. Ha puesto como ejemplo, en este sentido, que su grupo parlamentario ha respaldado en estos dos años 52 leyes del Gobierno, pero no ha aceptado otras, como la reforma laboral, porque en su articulado no se incluía una sola de las 70 enmiendas del grupo popular.

El PP incidirá en sus propuestas como el "partido de todos" los ciudadanos vivan donde vivan. La prioridad, tanto en la oposición como en el Gobierno, será la creación de empleo. Rajoy se ha remontado a la etapa de José María Aznar para destacar que la crisis tiene solución y a la legislatura pasada para acusar a Zapatero de menospreciar las advertencias de la oposición sobre la llegada de una época de adversidad económica. "Los españoles son hoy más pobres que ayer", ha asegurado.

Con todo, ha puesto énfasis en esos recortes sociales que conllevaron la congelación de las pensiones, la reducción del sueldo de los funcionarios, la disminución de las ayudas por hijo y el ajuste de la inversión en infraestructuras, medidas que Zapatero puso en marcha a pesar de que meses atrás había negado ir por ese camino, según Rajoy. Para el líder del PP, eso es "decir una cosa y al día siguiente hacer la contraria, sin matices".

PIDE TRANSPARENCIA EN LA POLITICA PENITENCIARIA CON ETA

Mariano Rajoy, ha exigido al Gobierno de Rodríguez Zapatero que explique públicamente a los españoles la política penitenciaria que está aplicando a los miembros de ETA. Según ha subrayado, el Ejecutivo "tiene que ser transparente" si quiere apoyos a la política antiterrorista. Como ya hizo el pasado martes ante la plana mayor del PP, el líder de la oposición ha admitido que entran en el marco de la legalidad los permisos penitenciarios a etarras pero ha subrayado que el Gobierno también podría tomar la decisión de no darlos. "Ya sé que estos cambios de etarras de un lugar a otro son legales o no son ilegales, pero también es legal no hacerlo", ha recalcado.

"El Gobierno tiene que darse cuenta de que si quiere apoyos, que lo ha tenido y lo va a seguir teniendo si no comete errores, debe explicarlo a la gente porque la gente tiene derecho a saberlo", ha enfatizado.

Rajoy ha subrayado que el PP está brindando su respaldo al gabinete socialista "para que no se negocie con ETA" y para que la organización terrorista o sus franquicias "no se puedan presentar a las elecciones" del próximo año, así como para que "se cumpla la ley" y la banda sea "derrotada". Ha recordado que el Gobierno de Zapatero "negoció" con la banda terrorista en la pasada legislatura, algo que "se demostró que era un error".

Respecto al Estatuto de Cataluña y la sentencia del Tribunal Constitucional, ha asegurado que en este asunto el Gobierno "ha hecho el ridículo" y Zapatero, en particular, "ha engañado a todo el mundo", actitud que a su entender va a continuar. Rajoy, ha advertido a Rodríguez Zapatero, de que no puede convertirse en intérprete del Tribunal Constitucional tras la sentencia sobre el Estatuto de Cataluña "porque ni es su función ni será bueno para nadie".