Rajoy: "Lo peor para España es la coalición que preparan contra quien va a ganar"

"No vamos a dejar que nadie convierta a españoles en extranjeros"

nacional

| 30.08.2015 - 12:05 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha avisado hoy de que "lo peor" que le puede ocurrir a España en las elecciones generales de final de año "es esa coalición que algunos ya están preparando contra quien va a ganar las elecciones", en alusión a su partido, el PP.

En el mitin de Soutomaior (Pontevedra), con el que el PP abre el curso político, Rajoy ha aludido con este mensaje a la eventual coalición entre Podemos y el PSOE, partido contra el que ha sido muy crítico.

Según el presidente del Gobierno, "no hay condiciones económicas que vayan a entorpecer" la recuperación en la próxima legislatura, en la que aspira a que el país llegue a 20 millones de españoles trabajando, y ha afirmado: "Si tenemos estabilidad política esto irá bien".

"El único problema en el horizonte es la deriva del PSOE hacia la radicalización y el extremismo, el desconcierto ante un tema tan importante como Cataluña, su apuesta por una coalición con partidos extremistas y radicales y querer cambiar todo lo que se ha hecho y ha funcionado", ha advertido.

Mariano Rajoy ha señalado por otra parte que su partido concurrirá a las elecciones generales "con humildad", y pedirá la confianza de los ciudadanos explicando que los esfuerzos que se han hecho en esta legislatura eran "necesarios" e "imprescindibles", porque si no el país podría haber llegado a una situación como la de Grecia u "otros países" que, según ha dicho, prefiere no citar.

Además, en la carrera a las urnas defenderá, según ha explicado, que "en un momento tan complicado como éste" los populares han sido "capaces de preservar los pilares básicos del Estado de bienestar".

"España necesita nuestras políticas durante al menos otros cuatro años", ha subrayado el presidente, quien ha insistido en prometer que hasta que acabe la legislatura su Gobierno seguirá trabajando, tomando medidas y poniendo reformas en marcha.

Así, ha señalado que "con otros gobiernos" los últimos meses siempre han sido "de descuento" pero eso no ocurrirá en esta ocasión. "Seguiremos gobernando hasta el final, aquí no hay tiempo de descuento, solo hay tiempo de juego y vamos a marcar uno cuantos goles", ha prometido.

Y ha defendido en este contexto que queden aprobados los presupuestos del Estado antes de que se celebren los comicios.

Según Rajoy, los presupuestos dan "estabilidad" y transmiten una "imagen de seguridad", además de señalar que no quiere que ocurra lo que pasó tras las anteriores elecciones, cuando "en tres meses" el Gobierno tuvo que elaborar dos presupuestos.

Además ha señalado que ahora, una vez iniciada la recuperación, se pueden hacer "algunas cosas", y de ahí que los presupuestos, en su opinión, sean los de "mayor contenido social de la última década" y "recompensan gran parte de lo esfuerzos realizados por españoles".

"NO VAMOS A DEJAR QUE NADIE CONVIERTA A LOS ESPAÑOLES EN EXTRANJEROS"

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha vuelto a subrayar hoy, ante las elecciones catalanas del 27S, que seguirá defendiendo la unidad de España y la soberanía nacional, y ha hecho una advertencia: "No vamos a dejar que nadie convierta a españoles en extranjeros".

"Algunos están juntos para romper, pero somos muchos más los que estamos juntos para unir", ha señalado Rajoy al hablar de Cataluña durante su discurso en el mitin de Soutomaior, con el que el PP abre el curso político.

Tras señalar que la convocatoria de elecciones en Cataluña el próximo 27 de septiembre es una "delirante huida hacia ninguna parte", Rajoy ha advertido de que no piensa aceptar "ultimátums de sí o no" ni "imposiciones para que los catalanes renuncien a España y a Europa".

Ha subrayado asimismo que el debate soberanista y la convocatoria de los comicios autonómicos sólo han servido para "dividir a la gente en Cataluña" y "enfrentarla", tanto dentro de esa comunidad como "en otros lugares", así como para "engañar a la sociedad catalana y generar frustración en el futuro".

"Nuestra posición es muy clara: vamos a defender como siempre la unidad de España, la soberanía nacional" y "que lo que sea España lo deciden los españoles", ha subrayado.

Y ha reiterado que seguirá defendiendo "como siempre" la "igualdad de los españoles, la libertad los derechos fundamentales, la solidaridad y la cohesión entre todos".

"Si alguien cree que éste no es un gran país que se documente y viaje un poco", ha señalado el presidente del Gobierno, quien por otro lado ha apostado por "preservar la concordia" y ha advertido de que cada vez que se ha permitido que en España entrase "el virus de la desunión", al país le ha "ido mal".

Por eso ha insistido en que no permitirá que "nadie convierta a los españoles en extranjeros en su propio país", ni aceptará "ultimátums" de "sí o no" o "imposiciones" para que los catalanes "renuncien a España y a Europa".