Rajoy llegó por el garaje en medio de grandes medidas de seguridad

nacional

| 26.07.2017 - 15:25 h
REDACCIÓN

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha llegado pasadas las 9.45 horas a la sede de la Audiencia Nacional en San Fernando de Henares (Madrid) para prestar declaración como testigo en el juicio por la primera época de la trama de corrupción Gürtel. El coche oficial de Rajoy ha entrado directamente al garaje de la sede de la Audiencia Nacional, hasta la que se ha desplazado desde el Palacio de la Moncloa y donde, según han informado fuentes de la Audiencia, ha sido recibido por el presidente de la misma, José Ramón Navarro.

El tribunal con el fin de preservar su imagen institucional le ha permitido que testifique desde el estrado y no frente a ellos y delante del banquillo de los 37 acusados en la trama, a diferencia del resto de testigos que han prestado declaración en la vista oral.

Sentándose en el estrado se evitaba la imagen del presidente del Gobierno declarando con los principales acusados de la red corrupta como el 'cabecilla', Francisco Correa, su 'número dos', Pablo Crespo, y Alvaro Pérez 'el Bigotes', cuyo entorno confirmó que no acudirían a la vista de este miércoles.

También ha estado presente durante su declaración el fiscal jefe Anticorrupción, Alejandro Luzón, por "cortesía institucional", aunque serán las fiscales del caso quienes pregunten si lo consideran oportuno.

PRIMERA VEZ DE UN PRESIDENTE

Mariano Rajoy comenzó a las 10.07 a responder a las preguntas del abogado de ADADE, Mariano Benítez de Lugo, a cuya instancia ha sido citado como testigo en el juicio de Gürtel, en el que comparece finalmente sentado en el estrado a la derecha del tribunal.

"Que pase el testigo", ha dicho el presidente del tribunal, Ángel Hurtado, al llamar a declarar a Rajoy, que ha jurado decir verdad.

Benítez de Lugo ha comenzado protestando por la ubicación del presidente del Gobierno en la sala de vistas, a la misma altura que el tribunal.

Es la primera vez que un presidente en ejercicio comparece, aunque sea en calidad de testigo, ante un tribunal, un hecho que ha provocado una gran expectación política y mediática y un gran despliegue policial en los alrededores de la sede de la Audiencia Nacional en San Fernando de Henares, donde desde el 4 de octubre se celebra este juicio.

Rajoy compareció como testigo en el juicio del caso Gürtel para responder a las preguntas que se le planteen sobre unos hechos de los que dirá no haber tenido información alguna porque no eran de su competencia. De los 37 acusados, hoy solo se sienta en el banquillo el exalcalde de Majadahonda Guillermo Ortega, que fue quien reclamó la testifical del presidente del Senado, Pío García Escudero, que comparecerá en el juicio después de Rajoy.

SOLO UNO DE LOS 37 ACUSADOS EN GÜRTEL, EN LA SESIÓN EN LA QUE DECLARA RAJOY

El exalcalde de Majadahonda Guillermo Ortega ha sido el único de los 37 acusados del macrojuicio a la trama Gürtel que asiste hoy a la sesión en la que declara como testigo el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. En un primer momento también iba a estar presente el extesorero del PP Luis Bárcenas pero finalmente ha cambiado de opinión.

Tampoco están los tres acusados encarcelados por el caso Fitur, el cabecilla de la red corrupta, Francisco Correa, su número dos, Pablo Crespo, ni Francisco Pérez, "El Bigotes". Sí que ha estado presente Guillermo Ortega, que fue el que solicitó en dos ocasiones la testifical del presidente del Senado, Pío García Escudero, quien declarará ante el tribunal una hora y media después de Rajoy.

También ha asistido a su declaración el fiscal jefe Anticorrupción, Alejandro Luzón, por "cortesía institucional", aunque serán las fiscales del caso, Concepción Nicolás y Concepción Sabadell, quienes pregunten si lo consideran oportuno.

MANIFESTANTES DE 'RODEA EL CONGRESO' CRITICAN "TRATO PREFERENTE" DEL TRIBUNAL "AL DELINCUENTE RAJOY"

Alrededor de un centenar de manifestantes se han concentrado esta mañana en las inmediaciones de la Audiencia Nacional durante la declaración como testigo del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, por el caso Gürtel. Durante la concentración han criticado "el trato preferente" recibido por "el delincuente Rajoy", mientras que a ellos se les ha "cercado" como si fuesen "los malos".

El portavoz de la Coordinadora 25S --organizadora de la manifestación y conocida por el 'Rodea el Congreso' de 2012--, Ramón Walsh, ha asegurado que en ningún momento han llegado a ver al presidente Rajoy porque "le dan un trato preferente para acceder" y la Policía Nacional ha situado lejos a los manifestantes. "Parece que a Rajoy le están homenajeando y que nosotros somos los malos. Los malos están ahí dentro declarando por robar", ha aseverado.

"Nos hemos concentrado porque Rajoy está declarando como testigo de la corrupción. Ha ocupado los más altos cargos del partido desde los años 90, era testigo y no ha hecho nada", ha explicado el portavoz de los organizadores de 'Rodea el Congreso', quien ha exigido la ilegalización del PP porque es un partido con "más de 800 imputados por corrupción" y porque "sus políticas antisociales están afectando negativamente a la vida de las personas".

Asimismo, Walsh ha cargado contra "la impunidad del régimen" y ha garantizado que los acusados por corrupción "nunca devolverán lo robado, nunca pagarán cuentas por las políticas sociales y nunca pagarán cuentas por los suicidios a los que han afectado sus políticas". "La única posibilidad es un cambio de régimen, un proceso constituyente", ha apuntado.