Rajoy insiste en pedir un gran acuerdo a PSOE y C's y asegura no tener líneas rojas

Ofrece al PSOE un gobierno que acometa las grandes reformas, sin descartar cambios constitucionales

Rajoy cree que la única salida para Cataluña es volver a celebrar elecciones

Asegura que no apoyará "en ningún caso" a un presidente del Congreso que no sea del PP

Dice que buscará la reelección como líder del PP aunque no logre ser presidente del Gobierno

nacional

| 05.01.2016 - 10:41 h
REDACCIÓN

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha insistido en pedir un gran acuerdo de gobierno al PSOE y a Ciudadanos, que permitiría, ha subrayado, consolidar la recuperación y dar un mensaje de estabilidad dentro y fuera de España, y ha asegurado no tener líneas rojas para negociar.

En una entrevista en la COPE, Rajoy ha apostado por conseguir ese acuerdo negociando un programa de gobierno que ya se explicitaría en el debate de investidura. Un pacto que, según ha subrayado, estaría refrendado por 200 diputados de la Cámara y permitiría por tanto hacer reformas "con un amplísimo apoyo" que quedarían "para muchos años" y darían estabilidad al país.

Rajoy ha insistido en que hay que "respetar" el resultado de las urnas y ha defendido su tesis de que la mejor opción es este gobierno encabezado por el PP y acordado entre estas tres fuerzas constitucionalistas que están de acuerdo en "los temas esenciales".

Por el contrario, ha advertido, un gobierno del PSOE con la "extrema izquierda" y los partidos nacionalistas sería "malo para los intereses de España", "generaría inestabilidad" y "no sería bueno ni para la economía ni para la política" del país. Rajoy ha asegurado que ninguna fuerza política ha planteado que él deje de ser candidato a La Moncloa, algo que sería, en cualquier caso, "dudosamente democrático", según ha apuntado.

LES UNE LO FUNDAMENTAL

Según ha señalado, a PP, PSOE y Ciudadanos les une "lo fundamental", que es la unidad de España, la soberanía nacional, el principio de la igualdad de los españoles, la pertenencia a la UE, la política exterior y de defensa así como "el gran objetivo de crecer y crear empleo". "Son más las cosas que nos unen que las que nos separan", ha recalcado.

En su opinión, para esta negociación "no se trata de ceder nada, sino de buscar qué cosas se pueden hacer en conjunto a lo largo de los próximos cuatro años", siendo para él lo más importante "una política económica que genere confianza, credibilidad y estabilidad".

Ha dicho en cualquier caso que hay "mil cosas" en las que él no cedería como tampoco lo haría el PSOE, sobre todo en lo referente a la unidad de España, algo que "forma parte del ADN" de ambos partidos y que así seguiría siendo "a no ser que alguien se volviera loco, que no parece lo más probable".

Rajoy ha insistido en que el pacto que él ofrece "daría estabilidad, sería un buen mensaje para los mercados", y también "tranquilizaría" la prima de riesgo, además de que se daría a los inversores una "buena imagen" como país.

"A lo mejor las cosas se resuelven antes de lo que algunos piensan, ojalá, sería lo mejor para España", ha dicho el jefe del Ejecutivo en funciones, quien por otro lado no ha querido "adelantar acontecimientos" sobre su futuro político si no consigue conformar gobierno.

Pero ha insistido en que su idea sigue siendo la de volver a presentarse para seguir siendo presidente del PP en el próximo congreso del partido, "se produzcan los acontecimientos que se produzcan".

PEDRO SÁNCHEZ Y SUSANA DÍAZ

En esta entrevista, Rajoy ha subrayado que su "único interlocutor" en el PSOE es el secretario general de los socialistas, Pedro Sánchez, y ha asegurado que no ha hablado con la presidenta andaluza, Susana Díaz, en este proceso, como tampoco lo ha hecho con el expresidente Felipe González.

A este respecto, y a la pregunta de si sería más fácil negociar con Díaz, ha contestado: "no lo sé". Pero ha señalado que no es su función ni su labor entrar en este debate interno del PSOE, como tampoco le gustaría que otros lo hicieran con su partido. "O nos respetamos todos o tenemos un problema", ha añadido.

Mariano Rajoy ha vuelto a recordar que en Europa hay ejemplos de Gobiernos de coalición, y aunque hasta ahora en España no ha sido así ha apostado por empezar a acostumbrarse a que las cosas "pueden cambiar". Además ha apuntado que la obligación de un político "responsable" es la de "intentar conformar algo que sea razonable".

LA ÚNICA SALIDA PARA CATALUÑA ES VOLVER A CELEBRAR ELECCIONES

Mariano Rajoy ha afirmado que lo mejor para Cataluña sería que Artur Mas abandonase sus planteamientos independentistas pero, ha asegurado, como eso no lo ve posible "no hay otra salida" mas que volver a celebrar elecciones en esa comunidad autónoma.

Rajoy se ha referido a la situación en Cataluña después de que la CUP decidiera vetar la investidura de Mas e instara a Junts pel Sí a "mover ficha" y presentar un candidato alternativo porque, si esto no ocurre antes del 10 de enero, tendrán que celebrarse elecciones anticipadas.

Rajoy ha señalado que, pese a ser contrario a que se celebren elecciones "cada media hora", no ve otra salida mas allá de la convocatoria de comicios porque no ve posible que el presidente catalán en funciones abandone sus planteamientos independentistas. "Cuando las cosas se hacen mal suelen terminar mal", ha apuntado el presidente del Gobierno.

Ha insistido en que el Estado tiene los medios suficientes para hacer cumplir la ley y ha señalado que la soberanía nacional y la unidad "no se puede liquidar por nadie", al ser preguntado por un hipotético gobierno en Cataluña compuesto por formaciones de "extrema izquierda" si volviesen a celebrarse elecciones. "Si ese Gobierno saliera así sería una mala noticia. Pero es que en la actual situación ni siquiera hay gobierno", ha dicho.

Y ha apostillado: "El sentido común dice que se abandone este proceso que no conduce a ninguna parte y, si no hay alternativa, a mi que no me gusta adelantar elecciones, no va a quedar otra opción".

Preguntado por las palabras de la diputada de la CUP Anna Gabriel que pidió a Junts pel Sí un "replanteamiento" para evitar unas nuevas elecciones y garantizó que su formación daría apoyo "unánime" como presidente a Oriol Junqueras (ERC) o al independiente Raül Romeva, ha dicho no saber qué haría un gobierno apoyado por la CUP, ERC y las demás fuerzas, y ha añadido: "Nada bueno para Cataluña y nada bueno para España".

"Ya se ha intentado hacer un referéndum en contra de la ley y de la Constitución, y el Tribunal Constitucional ha estado en su sitio, también el Gobierno ha estado donde tenía que estar", ha apuntado.

Rajoy ha subrayado que aquellos que "quieren liquidar la ley y saltarse la Constitución no lo van a hacer, no van a poder, no se lo vamos a permitir". Acerca de si aplicaría el artículo 155 de la Constitución que permite la suspensión de una autonomía, ha dicho no querer adelantar acontecimientos.

Sin embargo, ha señalado que, como presidente del Gobierno y en el caso de que en un futuro hubiera otro, "no se va a producir ningún ataque contra la soberanía nacional y la unidad de España que no tenga la respuesta con arreglo a la ley y en la proporción