Rajoy garantiza "auxilio" a las Comunidades si cumplen con el déficit

Van Rompuy alaba los ajustes de Rajoy y le pide aprobar ya la reforma laboral

Rajoy deescarta que la reforma laboral se apruebe este mismo viernes

Van Rompuy advierte de que la reforma laboral en España es "una emergencia"

nacional

| 17.01.2012 - 10:01 h
REDACCIÓN

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha garantizado que el Ejecutivo central acudirá en auxilio de las Comunidades Autónomas que tengan problemas de liquidez siempre y cuando estas se comprometan a cumplir con los objetivos que se fijen. Rajoy ha expresado ese apoyo en la rueda de prensa que ha ofrecido en el Palacio de la Moncloa junto al presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, al ser preguntado si el Gobierno va a avalar la emisión de deuda de las Comunidades Autónomas. La reunión de Rajoy y Van Rompuy ha tenido lugar el mismo día en que el Gobierno ha convocado a las Comunidades Autónomas para analizar las medidas contra el déficit.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha aprovechado la rueda de prensa para reiterar que la reducción del déficit es una cuestión de "todas las administraciones", dado que para que España cumpla lo comprometido con Bruselas, también lo tienen que cumplir el conjunto de los gobiernos autonómicos y locales.

Mariano Rajoy, ha garantizado a las comunidades autónomas "con problemas de liquidez" que el Estado "acudirá en su auxilio" a cambio de que estas regiones se comprometan a cumplir con los objetivos de déficit, aunque el mecanismo de cómo se garantizará la liquidez de las comunidades en apuros aún no está definido.

"Hay dos alternativas: que el Estado se ocupe de sí mismo y nos olvidemos de los demás o que nosotros también intentemos ayudar a los demás en situaciones difíciles, por eso, estamos dispuestos, si alguna comunidad tiene problemas de liquidez, a acudir en su auxilio a cambio de un programa que garantice estos cumplimientos (del déficit9", subrayó el jefe del Ejecutivo, quien añadió que el "Gobierno no se puede desentender de lo que pasa en el resto del país".

Por su parte, Van Rompuy señaló que cómo se organiza cada país para cumplir con sus objetivos de déficit no es "su problema", si bien admitió que en un estado descentralizado como España es "más difícil" conseguirlo. Lo que pide la UE, añadió, es la consecución de una meta global y es "problema de España" ver cómo se organiza para cumplir esta meta. "Evidentemente todas las instituciones del Estado tienen que participar en este esfuerzo (de reducción del déficit)", reiteró.

CONCILIAR AJUSTES Y REFORMAS PARA FOMENTAR EL CRECIMIENTO Y EL EMPLEO

Además el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, han coincidido en la necesidad de encontrar un "término medio" entre las medidas de consolidación fiscal para reducir el déficit y el endeudamiento y las reformas estructurales que fomenten el crecimiento y el empleo.

Rajoy insistió en la necesidad de encontrar un equilibrio entre las medidas de consolidación fiscal, que son "absolutamente necesarias", y llevar a cabo las reformas estructurales y mantener los niveles de liquidez para que las economías puedan funcionar.

"Celebramos que en la UE se hable de control del déficit público, pero también de crecimiento y de empleo, porque para mejorar el bienestar no basta con la reducción del déficit público, sino que también hay que hacer reformas estructurales", añadió el jefe del Ejecutivo.

Van Rompuy reclamó, por su parte, que se implemente una "estrategia antirecesión", así como esfuerzos tanto a nivel de la Unión Europea como de los estados miembros. Además, subrayó que España y Bruselas comparten la misma agenda en este sentido y destacó que el Ejecutivo español está trabajando en la "dirección adecuada".

En esta línea, el dirigente europeo incidió en la necesidad de llevar a cabo un proceso de "consolidación fiscal tendente al crecimiento, y un crecimiento económico tendente al empleo", al mismo tiempo que recordó que la restauración de la estabilidad financiera en la eurozona es "absolutamente clave".

LEY DE ESTABILIDAD, REFORMA LABORAL Y REFORMA FINANCIERA

Mariano Rajoy, ha adelantado que su Gobierno aprobará la Ley de Estabilidad y Sostenibilidad Presupuestaria, la reforma laboral y la reestructuración del sistema financiero entre el Consejo de Ministros del 27 de enero y los dos primeros del mes de febrero. Así lo ha señalado Rajoy junto al presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, donde ha descartado la posibilidad de que la reforma laboral se apruebe este mismo viernes, aunque el Gobierno ya esté trabajando en este proyecto.

Rajoy ha resaltado además la importancia de sacar adelante estas reformas porque son buena parte de los instrumentos, a su juicio "los más urgentes", para trabajar hacia el gran objetivo que es volver a crecer y crear empleo.

Por otro lado, Van Rompuy destacó que "la firmeza y el fuerte apoyo popular" con el que cuenta el Gobierno español ofrece esperanzas respecto al éxito de su empeño en resolver los problemas de la economía del país, y mostró su satisfacción por el hecho de que las medidas anunciadas se hagan realidad rápidamente y de forma coherente.

En concreto, incidió en la implementación en España de una reforma laboral, algo que no es sólo necesario, sino "una emergencia" con una tasa de paro superior al 20%, y añadió que se exigirá a todos los miembros de la Unión que establezcan un plan de empleo que será vigilado de cerca.

Asimismo, el presidente del Consejo Europeo felicitó a España por haber logrado adoptar con una "enorme" respaldo la introducción de la 'regla de oro' en la Constitución, que representa un "ejemplo de la determinación de la democracia española para actuar y resolver la crisis de deuda".

La entrevista entre Rajoy y el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, se produce un día despues de su reunión con el presidente frances, Nicolas Sarkozy y el mismo día en que el ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, viaja a Estrasburgo (Francia) para entrevistarse con el presidente de la Comisión Europea, Jose Manuel Durao Barroso, y con el comisario europeo de Asuntos Económicos, Olli Rehn