Rajoy dice que renegociar la financiación autonómica fue "absolutamente incumplible"

"No he visto proyecto de reforma de la Constitución que fuera a parte alguna"

nacional

| 22.06.2016 - 08:17 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El presidente del Gobierno y candidato del PP a la reelección, Mariano Rajoy, ha afirmado que renegociar la financiación autonómica como estaba previsto para la pasada legislatura fue "absolutamente incumplible" por la crisis porque no había dinero que repartir, aunque confía en consensuarlo con todas las autonomías.

"Llevamos cierto retraso en el cumplimiento de la ley porque era absolutamente incumplible", ha admitido en una entrevista al ser preguntado por ese retraso. Ante la insistencia en pedir aclaraciones, ha matizado que la ley hay que "cumplirla siempre, pero era imposible un nuevo modelo porque no había dinero" y la prioridad era no quebrar como país, evitar el rescate y salir de la recesión. Pero ha confiado en abordar la financiación con todas las autonomías: "Tenemos un tema por delante muy importante que sí es bueno que abordemos todos juntos y de acuerdo".

Ha reiterado que no ha sido posible hasta ahora porque "cuando no hay nada que repartir es absurdo cambiar un sistema" de financiación, y ha recordado que tampoco se actualizó el cupo vasco.

Sobre las particularidades fiscales de Euskadi y Navarra, ha dicho que tienen un trato diferente en algo muy concreto y que se solidificó con la Constitución de 1978: "No soy partidario de reformarlo ni generalizarlo a nadie". Ha añadido que cada zona tiene sus particularidades; por ejemplo, Canarias tiene la suya como isla, y Cataluña "tiene su lengua, cultura e historia; y Galicia, otras cosas". "Todas las cosas se pueden mejorar, pero sin perjudicar al conjunto", según él, y ha reafirmado que Cataluña no puede decidir su futuro político sin contar con el resto de España.

Sobre reformar la Constitución, ha respondido que primero hay que "saber para qué", y ha añadido que el federalismo que sugiere el PSOE no es una receta que por sí sola resuelva todos los problemas.

Además, ha afirmado: "Todavía no he visto un proyecto de reforma de la Constitución que fuera a parte alguna", aunque no niega que lo haya ni se niega a que se plantee.

ARTUR MAS NO ES CATALUÑA

Rajoy ha reiterado que nunca se ha negado a dialogar sobre Cataluña: "Lo intenté, pero una cosa es Cataluña y otra es el señor Mas, que es enormemente ilustre, pero no es Cataluña". Ha asegurado que su desencuentro con el expresidente del Govern no fue personal, sino de diferencias políticas; en cuanto al sucesor, Carles Puigdemont, ha explicado que su primera reunión "fue bien".

GOBIERNO TRAS EL 26J

En cuanto a las elecciones generales, ha vuelto a defender una gran coalición y ha alegado que eso posibilitaría reformas para "muchísimos años" porque obligaría a consensuarlas, y los cambios con consenso duran.

"Ya me gustaría gobernar en solitario, pero si los españoles no quieren...", ha comentado Rajoy, que se ha negado como ciudadano a que deban convocarse generales por tercera vez si no hay investidura.

"PARAR A LOS EXTREMISTAS"

Mariano Rajoy se desplazó después a la localidad toledana de Torrijos para presidir un acto en el que ha ahondado en su apelación al voto útil, que asegura que representa el PP, y se ha volcado en alertar de que el apoyo a Ciudadanos no sirve "para parar a los extremistas". "El voto al PP sirve para que el PP gobierne en España. El voto a los demás no sabemos exactamente para qué sirve", ha proclamado.

Un acto a tres días del cierre de la campaña del 26J en el que ha estado acompañado de la secretaria general de su partido y presidenta del PP de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, y en el que ha hecho una apelación a sus militantes ("os necesitamos") para convencer de la necesidad de que haya un gobierno sensato y moderado.

El candidato del PP ha incidido en el mensaje que está lanzando en la recta final de campaña consistente en que los moderados deben unir sus votos en torno al Partido Popular. En esa línea, ha recordado que los que votaron a Albert Rivera ya saben que eso sólo sirvió para que apoyara a Pedro Sánchez como presidente del Gobierno pese a haber perdido las elecciones del 20 de diciembre. Y también ha rememorado que Ciudadanos facilitó al PSOE la presidencia de la Diputación de Toledo pese a que era el PP al que le correspondía.

En su análisis de la situación ante las elecciones ha recordado que todas las encuestas coinciden en que el PP ganará el 26J y que Unidos Podemos quedará segundo, pronóstico este último que ha sido recibido con abucheos de los asistentes al acto. "Me sumo a eso (a los abucheos), pero hay que sacar conclusiones, tomar decisiones y llevarlas a la práctica", ha explicado antes de señalar que el partido de Pablo Iglesias ha logrado situarse en segunda posición por su alianza con Izquierda Unida. En consecuencia, ha pedido no dividir el voto "moderado, responsable y sensato" y unirlo en torno al PP. "El voto a Ciudadanos no es un voto útil para parar a los extremistas, a los radicales, no es útil para que los moderados lleguen a gobierno y hagan políticas reformistas", ha advertido.

En su explicación ha vuelto a recordar que el 20D los votos a Ciudadanos en 25 provincias no sirvieron para que este partido lograra ni un solo escaño, y por eso ha insistido en que los militantes del PP tienen la tarea de intentar convencer sobre la utilidad de concentrar el voto moderado.

Rajoy ha aprovechado su intervención para elogiar a Cospedal, a la que ha considerado la mejor candidata y la mejor presidenta que ha tenido Castilla-La Mancha y de la que destacado su labor en el PP en los momentos difíciles tanto en la oposición como en el Gobierno.

Por su parte, Cospedal ha alabado igualmente la gestión del presidente en funciones y ha arremetido contra Podemos y contra su deseo de "asaltar los cielos" porque ha considerado que lo único que asaltan cuando llegan al poder, como en Grecia, es el futuro de los ciudadanos.

La expresidenta de Castilla-La Mancha ha rechazado la "mentira de los recortes" que pretenden achacar al PP los dirigentes de otros partidos y ha instado a aprovechar la "segunda oportunidad" que hay el domingo consecuencia de la "pataleta" de Pedro Sánchez al no querer pactar con el PP.

Y también ha dirigido críticas a Ciudadanos al subrayar que los votos a este partido han servido para que gobiernen en comunidades y ayuntamientos PSOE y Podemos. "Que no nos pase eso. No nos podemos equivocar", ha pedido ante la cita electoral del próximo domingo y en la que ha considerado que España no puede apostar por experimentos.

Mariano Rajoy, viajará este miércoles a la Baleares para hacer campaña con motivo de las elecciones generales del 26 de junio, una región donde el PP espera amarrar los tres diputados que logró en los comicios del 20-D ante el empuje de Units Podem Més, la candidatura de Podemos en las islas, que según el último sondeo del CIS lograría también tres diputados evitando que los populares puedan aspirar al cuarto escaño.

En concreto, Rajoy visita la isla de Mallorca un día después de que su número dos, la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, pidiera el voto en la isla de Ibiza. El candidato del PP acudirá al norte de Mallorca, a Sóller, para cerrar al mediodía un acto electoral en el Restaurante Marisol en el puerto de la localidad donde arropará a Teresa Palmer, la cabeza de lista del PP por Baleares.

La visita a Port de Sóller será el único acto electoral en el que participará Rajoy durante el miércoles, aunque en su agenda figura una importante aparición televisiva. Por primera vez, el presidente del Gobierno acudirá a un popular programa televisivo donde repasará "algunas de las situaciones que ha vivido en estos últimos años en el Palacio de la Moncloa".