Rajoy dice que ajuste del déficit y el crecimiento son objetivos que "no se pueden disociar"

Le recuerda a CiU la ayuda del Gobierno a Cataluña estos meses ante su demanda de pacto fiscal

Asegura que ha recibido una herencia "muy complicada" y pide a todos "un esfuerzo colectivo" y "altura de miras"

Rajoy en el Senado

nacional

| 08.05.2012 - 16:41 h
REDACCIÓN

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha defendido este martes que la reducción del déficit al 3% en 2013 y la recuperación de la economía son dos objetivos que "no se pueden disociar", y ha asegurado que los ejes de las políticas económicas para alcanzarlos son los plasmados en el Plan de Estabilidad 2012-2015 y en el Programa Nacional de Reformas enviados a Bruselas.

En respuesta a una pregunta del senador de Entesa Catalana de Progrés José Montilla en la sesión de control al Gobierno, Rajoy ha explicado que la reducción del déficit es precisa para dar una "sensación de seriedad" y por "sentido común", porque no se puede gastar más de lo que se ingresa.

Según recordó, las administraciones públicas gastaron en 2011 unos 90.000 millones de euros más de lo que ingresaron, a lo que añadió que "eso hay que pedirlo". "Si no te lo dan tenemos unos pequeños problemas y eso no es un ejercicio teórico", apostilló.

En paralelo, Rajoy se ha mostrado "de acuerdo con las políticas de crecimiento" y ha argumentado que para ello se están implementando reformas como la del mercado laboral o la del sistema financiero, que el Gobierno prevé culminar en el Consejo de Ministros de este viernes, con un nuevo decreto.

Así pues, Rajoy reiteró que España "cumplirá el objetivo que se había fijado" de reducir el déficit público hasta el 3% en 2013, que, según recordó, ya había asumido el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, y que calificó de "muy razonable".

Por su parte, Montilla aseguró que tanto el diagnóstico a futuro como las reformas previstas para reconducir la economía recogidos en los planes enviados a Bruselas, son "inadecuadas", a lo que añadió que "los problemas que genera la austeridad no deben ser peores que los que tratan de resolver".

"Es el caso de las políticas sociales, la retórica a veces de su Gobierno incrementa el miedo y el miedo hay que combatirlo", añadió. Finalmente, Montilla espetó a Rajoy que "en la UE las cosas están cambiando" y que "el discurso del ordeno y mando de la canciller alemana, Angela Merkel, cada día tendrá menos adeptos". "Espero que no sean los últimos mohicanos que defiendan esos objetivos en los que incluso dejará de creer", apostilló.

AYUDA A CATALUÑA

Por otra parte, Rajoy ha rechazado este martes que se pueda decir que su Ejecutivo "ahoga" a Cataluña y ha repasado algunas medidas que ha tomado su Gobierno estos meses y de las que se ha beneficiado la Generalitat, como el pago a proveedores, una línea de crédito o el aumento del plazo para reintegrar las liquidaciones de 2008 y 2009.

De esta forma ha respondido al portavoz parlamentario de CiU en el Senado, Jordi Villajoana, que ha reclamado un pacto fiscal para Cataluña para salir de la crisis, ya que, según ha dicho, con ese cambio de modelo esta comunidad podría reducir el objetivo de déficit y poner el énfasis en la política de crecimiento.

El jefe del Ejecutivo ha rechazado la propuesta de pacto fiscal asegurando que en este momento lo importante es hacer una política económica que produzca crecimiento económico, cree empleo y aumente el consumo porque de esa forma, ha explicado, la financiación de Cataluña y el bienestar y riqueza de los ciudadanos de esa comunidad aumentará. EL GOBIERNO "NO AHOGA" A CATALUÑA

Rajoy ha rechazado que se pueda decir que el Gobierno "ahoga" a Cataluña o va en contra de sus intereses, puesto que, según ha relatado, se ha anticipado a las comunidades entregas a cuenta para resolver problemas de liquidez, se ha retrasado el plazo para devolver los ingresos indebidamente percibidos en 2008 y 2008, se ha aprobado un plan de proveedores de 35.000 millones de euros y se ha establecido una línea ICO para refinanciar su deuda.

En el caso concreto de Cataluña, ha dicho que recibirá este año 330 millones de euros más al haberse aumentado el plazo para reintegrar las liquidaciones. Además, ha señalado que se ha anticipado la liquidación de 2010 por un importe de 945 millones y que en 2012 se ha producido una nueva anticipación por importe de 860 millones.

Igualmente, ha recalcado que la Generalitat ha presentado 269.260 facturas sin pagar por importe de 2.003 millones de euros y 677 entidades locales han presentado 173.847 facturas por importe de 773 millones de euros. También ha recordado que la Generalitat utilizará una línea de crédito para la refinanciación de su deuda.

"Esto no se ha hecho nunca y es la demostración palmaria y evidente de que el Gobierno se preocupa por lo que le pasa a la Generalitat de Cataluña y al resto de instituciones del país", ha enfatizado.

UNA HERENCIA "MUY COMPLICADA".

El presidente del Gobierno ha subrayado que el PP ha "heredado" una situación "muy complicada" que afecta "a todos", con un "déficit público insostenible" y un "paro" que no se puede permitir "de ninguna de las maneras".

"En esta situación, aunemos todos esfuerzos para luchar contra esas lacras, que todos nos concentremos en lo importante, que gobernemos pensando más en lo que nos une que en lo que nos separa, que gobernemos pensando en los problemas de los ciudadanos, que trabajemos para crecer y lograr un país competitivo y que nos convenzamos que la recuperación de España es la recuperación de todas sus comunidades y ayuntamientos", ha dicho, para añadir que eso es "hacer política con mayúsculas".

Rajoy ha valorado el apoyo de CiU a reformas estructurales "muy importantes" como la laboral o la ley de Estabilidad y ha dicho que no cree que eso "cueste votos" porque en este momento hay que ser "serio". Además, ha reconocido el "esfuerzo muy importante" de la Generalitat para reducir el déficit público "con el apoyo del Partido Popular" catalán.

CiU: CATALUÑA APORTA MAS DE LO QUE RECIBE

En su intervención, el portavoz de CiU ha recordado al presidente del Gobierno el apoyo que ha dado su grupo parlamentario a su gobierno en la Ley de Estabilidad, la reforma laboral o la reforma del sistema financiero. Con esos apoyos, ha subrayado, su formación no ha ganado popularidad, pero lo ha hecho por "responsabilidad".

Y esa misma responsabilidad, ha agregado, es lo que ha llevado a CiU a presentar una enmienda a la totalidad a los Presupuestos Generales del Estado por considerar que las "prioridades" del Gobierno "no pasan por Cataluña".

De hecho, se ha quejado de que sólo se destinen 14 millones para el corredor mediterráneo, que no incorporen el pago de 759 millones de euros que el Estado debe a Cataluña por la disposición adicional tercera del Estatut que fue "aceptada" por el Gobierno en una comisión bilateral Estado-Generalitat de julio de 2011 o los 211 millones de la disposición adicional tercera que deberían incorporarse a estos PGE. Igualmente se ha quejado de que disminuya la inversión en este territorio.

Tras asegurar que Cataluña aporta a la Administración General del Estado "más de lo que reciben de una forma desproporcionada e insostenible", Vilajoana ha demandado un pacto fiscal, que ha definido como "el planteamiento de una fórmula racional de relación económica". A su entender, el pacto fiscal permitiría que esta comunidad pueda volver a ser "puntal decisivo" en la recuperación económica de España y la creación de empleo, en "beneficio de todos".