Rajoy eliminará de la Constitución la posible anexión de Navarra a Euskadi

Barcina le ha hecho esta petición en el mitin central en Pamplona de la candidatura UPN-PP

nacional

| 12.11.2011 - 22:17 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

El candidato del PP a la presidencia del Gobierno, Mariano Rajoy, se ha comprometido con la presidenta del Ejecutivo navarro y líder de UPN, Yolanda Barcina, a suprimir la Disposición Transitoria Cuarta, que contempla la posible unión de Navarra y Euskadi, si hay reforma de la Constitución.

Así lo ha asegurado en el mitin central de UPN-PP celebrado este sábado en Pamplona, después de que Barcina, en su intervención, solicitase a Rajoy que, si llega a ser presidente del Gobierno y hay reforma de la Constitución, suprima la Disposición Transitoria Cuarta.

En su intervención, Rajoy, ante las 1.700 personas congregadas en la sala principal de Baluarte, se ha comprometido a que "Navarra siga siendo Navarra, a defender que Navarra sea Navarra y España, y a defender el régimen foral de Navarra", y en cuanto a la Disposición Transitoria Cuarta, ha afirmado que "si hay reforma, se quita".

Mariano Rajoy, también ha afirmado hoy que al PSOE "sólo le queda hablar no muy bien" de él en esta campaña, porque ha perdido ya "hasta los sentimientos de los españoles" a los que "tanto daño ha hecho".

Con estas palabras se ha manifestado el líder de los populares en Pamplona, en un mitin ante 2.000 personas, para la puesta de largo esta campaña de la coalición con UPN en Navarra.

Por ello, antes que él, ha intervenido la presidenta de la comunidad, Yolanda Barcina, y el número uno de la lista, Carlos Salvador, que también pertenece a la formación navarra.

Rajoy sí ha aludido hoy por sus siglas al PSOE, pero para denunciar que sus políticas, sus equipos, sus actitudes y comportamientos "ya no valen", como ha quedado "demostrado en la historia reciente".

Por ello, ha llamado al cambio político, pues no pueden seguir imperando en España esas mismas políticas que, según sus palabras, han llevado al país a la peor crisis económica que se recuerda, y es precisamente eso lo que está en juego el 20N: acabar con la resignación ante los cinco millones de empleo y mandar a Europa y al mundo una señal de confianza en que "las cosas van a cambiar".

En un contexto así, "al PSOE sólo le queda lo que está haciendo esta campaña", que es, ha dicho, "hablar de mi, no muy bien por cierto".

Rajoy ha criticado que sean "incapaces de reconocer ni uno de los errores cometidos" cuando "se han equivocado en las políticas, en los diagnósticos y en los planteamientos", y por ello, y como eso lo ven los ciudadanos, a su juicio, "no le quedan a los socialistas ni los sentimientos de los españoles".

El líder del PP se ha mostrado convencido de que su proyecto de concordia y de unidad, asentado en el diálogo con todos, desde empresarios a sindicatos pasando por otras organizaciones, contará con el respaldo de la mayoría de los ciudadanos.

Porque, como ha insistido, el Gobierno que salga de las urnas ha de tener un apoyo lo más amplio posible para que Europa y el mundo tengan claro que en España se van a hacer las reformas necesarias y que los españoles quieren una UE como "espacio de prosperidad, de libertad y de derechos".

A sus compromisos de gobernar desde la verdad, el rigor, la seriedad y el orden, ha añadido hoy otros dos más: ser "constante, perseverante y laborioso" y tener "principios y valores", esa "palabra -ha puntualizado- que algunos se han tomado a chirigota".