Rajoy augura muchos años de oposición al PSOE para no volver a hundir España

El presidente del Gobierno defiende que gobierna con "lealtad" a Cataluña

Esgrime sus medidas para evitar que acabara en quiebra

nacional

| 28.04.2015 - 16:30 h
REDACCIÓN

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha acusado a los socialistas de haber abocado a España a la "ruina" y les ha augurado "muchos más años" en la oposición para que no puedan "hundir una vez más" al país.

"Este Gobierno es mucho mejor que al que sustituimos en 2011. Pero con ser cierto, tampoco es un mérito del que podamos presumir demasiado", le ha respondido Rajoy antes de repasar la situación económica de España hace tres años y medio y compararla con la actual.

Rajoy ha lanzado estas acusaciones al PSOE en su respuesta ante el pleno del Senado a la portavoz del grupo socialista de la Cámara, María Chivite, quien ha señalado que frente a la pretensión del jefe del Ejecutivo de formar un "gobierno de los mejores", su Ejecutivo ha sido un "lobby" y "un fiasco" que ha estado marcado por la corrupción.

Ante las voces de disconformidad de la bancada socialista mientras exponía la evolución del paro y del crecimiento económico, ha considerado que esa actitud es una prueba de que, como los socialistas no saben resolver esos problemas, no les interesa.

Pese a todo lo que se ha avanzado en los últimos años, ha asegurado que queda mucho por hacer. "Pero lo que nos dejó esa bancada (ha dicho dirigiéndose a los escaños socialistas) fue lisa y llanamente ruina, y todas sus recetas económicas sólo han servido para destruir el crecimiento económico y aumentar el desempleo".

Por todo ello, ha espetado a los parlamentarios del PSOE: "Deberían estar ustedes todavía, y lo van a estar, muchos más años en la oposición para no hundir una vez más este país y llevarnos a la cifra de paro a la que nos llevaron".

Frente a esas críticas, Chivite ha considerado que el Gobierno de Rajoy ha tenido "escasa altura política" y ha acrecentado los problemas de los ciudadanos.

En un repaso por los diversos ministros ha lamentado las "groserías y las mentiras sobre la amnistía fiscal, Rato o Bárcenas" de Cristóbal Montoro, que Fátima Bañez "se encomiende a la Virgen del Rocío para generar empleo" o que Luis de Guindos esté más preocupado por su posible presidencia del Eurogrupo que por la crisis en España.

También ha calificado de "fiasco" la gestión de Alberto Ruiz Gallardón y la de Ana Mato, y se ha referido a "los intereses" de Pedro Morenés con la industria de armamento y los "tejemanejes" de José Manuel Soria con empresas energéticas.

Chivite ha subrayado que a la gestión de los ministros se han sumado casos de corrupción del PP y de sobresueldos que han hecho del Ejecutivo "una fuente inagotable de sumarios judiciales".

"El partido que decía ser incompatible con la corrupción ha resultado ser el partido de la corrupción, y el PP lleva veinte años con una caja B con la que se han repartido sobresueldos toda la cúpula, incluido usted", ha asegurado antes de considerar que el Gobierno es "un motivo de vergüenza" para la sociedad y "viola" las reglas más básicas de la democracia.

LEALTAD CON CATALUÑA Y DISOLUCIÓN DE ETA

Además, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha defendido este martes que su Ejecutivo actúa con "lealtad" a Cataluña y ha puesto como ejemplo las medidas puestas en marcha para ayudar a la Generalitat a superar su grave situación económica. "Era nuestra obligación, nuestro deseo y sería suicida no hacerlo", ha explicado.

Rajoy ha rechazado todas las críticas vertidas por el portavoz de CiU, Josep Lluís Cleriés, que ha acusado al Gobierno de "desobedecer las leyes" y "faltar al respeto" a la legislación aprobada por el Parlamento catalán. Cleries también ha defendido el proceso soberanista y ha avisado de que Cataluña seguirá su "camino" porque el presidente Artur Mas "tiene un pueblo a su lado" mientras que Rajoy "tiene a su lado los tribunales y unas leyes hechas e interpretadas a su medida".

El presidente del Gobierno ha insistido en su "lealtad" a todas las instituciones, a la Constitución y al ordenamiento jurídico español y ha señalado que su labor "más urgente" cuando llegó al Gobierno fue resolver los "graves" problemas financieros que atravesaba la Generalitat catalana, con unas cuentas públicas deficitarias, una elevada deuda y los mercados cerrados.

"La decisión fue la de cualquier gobierno responsable, hacer frente a esta situación", ha subrayado con el objetivo de evitar la quiebra del país. Así, ha repasado medidas como el aplazamiento de las liquidaciones negativas a cuenta, anticipos del sistema de financiación o una línea específica del ICO, además del plan de pago a proveedores o el FLA, de las que Cataluña ya se ha beneficiado en más de 40.200 millones de euros.

Por su parte, el portavoz del PNV, Jokin Bildarratz, le ha reprochado que haya perdido estos años una oportunidad única para lograr la paz y la convivencia en Euskadi al haber rechazado todos los planteamientos que el lehendakari, Íñigo Urkullu, le ha realizado "con lealtad, espíritu abierto y ánimo de construir". El presidente del Gobierno ha recalcado que su obligación es luchar contra el terrorismo y ve imposible un acuerdo con el Gobierno vasco en la lucha contra esta lacra mientras ETA no anuncie su disolución.