Rajoy asegura que no subirá ni el IRPF ni el IVA en los presupuestos de 2013

Rajoy y Hollande analizan las iniciativas españolas para fortalecer la unión fiscal

nacional

| 30.08.2012 - 07:34 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha asegurado hoy que no subirá ni el IRPF ni el IVA en los presupuestos para el 2013 y ha confiado en no tener que tomar "decisiones tan difíciles" como las adoptadas en estos primeros meses de legislatura para cumplir los objetivos de déficit.

En una rueda de prensa conjunta con el presidente francés, François Hollande, Rajoy ha recordado que él no es partidario de subir ni el IVA ni el IRPF pero que se han aumentado en estos primeros meses porque "la realidad es la realidad" y era necesario para contribuir a la consolidación presupuestaria y conseguir a medio plazo la recuperación económica y la creación de empleo.

Pese a que han sido medidas "difíciles" y que no le gustan, según ha admitido, no haberlas tomado hubiera sido "un gran error", porque son las que España "necesita". Ha agregado, en este sentido, que la subida de impuestos no estaba en su programa electoral y ha dicho comprender el descontento de la ciudadanía por este tipo de decisiones.

Ahora bien, ha insistido en que "en cuanto pueda" hará que "esa situación vuelva a donde estaba al principio".

UNIÓN FISCAL

El jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, analizará este jueves con el presidente francés, François Hollande, los problemas de estabilidad por los que atraviesa el euro, con la vista puesta en las próximas cumbres de líderes europeos previstas para octubre y diciembre que deberían servir para avanzar hacia una solución, han avanzado fuentes del Gobierno español.

Dos días después de reunirse en Moncloa con el presidente del Consejo Europeo, Herman van Rompuy, Rajoy recibirá a Hollande como parte de una intensa agenda de contactos europeos con la que el jefe del Ejecutivo pretende hacer un "esfuerzo de concertación" con sus socios para afrontar tanto la actual crisis económica como la reforma institucional que precisa la UE, añaden las mismas fuentes.

Ambos tendrán oportunidad de hablar sobre la ayuda de hasta 100.000 millones de euros que España recibirá de Europa para sanear su sistema financiero y de los altos intereses que nuestro país paga por financiarse, unos intereses que, según el Gobierno español, no se ajustan a la realidad económica del país. Rajoy y Hollande comenzarán su encuentro a las 13.00 horas. Tras un almuerzo de trabajo, prevén comparecer ante los medios de comunicación en torno a las 14.30 horas.

El encuentro les permitirá concretar el formato y el lugar de la próxima cumbre franco española, prevista para el 10 de octubre, y cuya última edición tuvo lugar hace más de tres años, cuando la periodicidad de este tipo de encuentros entre aliados estratégicos suele ser más o menos anual.

El Ejecutivo de Rajoy se queja de que el anterior Gobierno socialista descuidó las cumbres bilaterales con los socios principales de España en su última legislatura, unas citas que ahora el Gobierno del PP quiere recuperar y celebrar con una periodicidad mayor. Antes de que acabe el año, España celebrará cumbres bilaterales --que reúnen no solo a los jefes de Gobierno de uno y otro país, sino también a varios ministros-- con Marruecos, Italia y Turquía.

La reunión con Hollande servirá además para intercambiar impresiones sobre la situación en Siria y el aumento de la inseguridad en el Sahel. Hollande se ha alineado con el presidente de EEUU, Barack Obama, al opinar que si el régimen sirio usara armas químicas contra la población eso serviría para justificar una intervención extranjera en el país.

Con respecto al Sahel, tanto España como Francia apoyan una misión militar africana en Mali para intentar devolver a las autoridades de este país el control de la zona norte, controlada en la actualidad por grupos islamistas. España ha manifestado su disposición a prestar algún tipo de apoyo logístico a esta misión.