Rajoy asegura que hará "lo imposible" para evitar elecciones

Mariano Rajoy

nacional

| 26.03.2017 - 09:58 h
REDACCIÓN
Más sobre: RajoySuscrbeteSuscríbete

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha asegurado que "ya sabía" que esta legislatura, en la que el PP gobierna en minoría, "iba a ser difícil" y considera "normal" haber perdido algunas votaciones en el Congreso. Por ello, incide en que "hará lo imposible" para evitar una nueva convocatoria electoral antes de tiempo y cree que, pese a las dificultades, "se han tomado decisiones importantes" durante los primeros meses de la legislatura, de las que "está satisfecho".

"Ya hicimos bastantes tonterías durante 2016 para volver ahora a meter al país en una contienda electoral. Por tanto, lo reiteraré hasta la saciedad: no voy a adelantar las elecciones", subraya en una entrevista publicada este domingo en 'El País' y realizada el pasado miércoles, 22 de marzo.

Aún así, cree que para esta legislatura "hubiera sido mejor" una gran coalición con el PSOE y subraya que "siempre ha estado a favor del bipartidismo" y reivindica el recorrido democrático de "los últimos 40 años". "En España en los últimos años sobra adanismo y falta más gente que reconozca y valore la responsabilidad de una buena gestión", manifiesta.

Sobre las reivindicaciones independentistas del Gobierno de Cataluña, Rajoy ha reiterado que su mensaje para el presidente de la Generalitat es que "está dispuesto a dialogar sobre lo que quiera" pero que "no se le puede pedir al presidente del Gobierno de un país que viole la ley". "El planteamiento que le he hecho se entiende muy bien", considera.

Además, rechaza la comparación con el referéndum realizado en Escocia y recuerda que en Reino Unido "lo decidió quien podía hacerlo, que era el Parlamento británico". En el caso de España, en cambio, "la soberanía reside en el conjunto del pueblo ñvía Constitucióní, no en el Parlamento", según explica.

"España tiene una Constitución que se puede reformar por el Parlamento, pero hay partes que se reservaron --si se quieren reformar-- a la decisión del pueblo español, entre ellas la soberanía nacional. Ese referéndum que se está planteando aquí es ilegal. Y quien viola la Constitución de un país de la UE, en este caso la española, viola también el acervo comunitario y por tanto va no solo contra las leyes españolas sino contra las europeas", subraya Rajoy.

En cuanto al anuncio de ETA de su intención de entregar las armas, el presidente del Gobierno cree que es algo que "está bien" pero ha insistido en que "lo importante es que se disuelvan". "Sin duda ese será uno de los momentos más hermosos para España en décadas", ha manifestado.

Aún así, ha recordado que ETA "es una organización terrorista" y, en consecuencia, "no se negocia, no se paga ni se les compensa por dejar de matar".

UNA EUROPA DE DOS VELOCIDADES

Rajoy ha participado este fin de semana en la conmemoración del sexagésimo aniversario del Tratado de Roma junto con los líderes de los demás países de la UE. En este sentido, ha reivindicado los éxitos del proyecto Europeo y cree que la UE "es una potencia que debe exportar al mundo aquello que defiende y en lo que cree".

Además, se ha mostrado partidario de un modelo de Unión Europea de "dos velocidades" aunque subraya que "no le gusta" llamarlo así porque "no se trata de distinguir entre buenos y malos o entre ricos y pobres" sino "entre los que tienen voluntad de avanzar más y quienes no, o simplemente quieren hacerlo con menos rapidez".

"Creo que Europa tiene que hacer un mayor esfuerzo de integración. Hemos empezado a hablar ya de avances en defensa europea, política exterior, política interior. Hay que completar la unión bancaria y dar un paso, aunque llevará su tiempo, para tener una unión fiscal", ha subrayado, al ser consultado por el futuro de la UE y la respuesta a los nacionalismos.