Rajoy asegura que España no será rescatada y rechaza "alarmas injustificadas"

El presidente del Gobierno afirma que nadie ha planteado un rescate y nadie va a plantearlo

Tusk recibe a Rajoy con honores militares en su primera visita a Polonia

nacional

| 12.04.2012 - 07:43 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, ha garantizado hoy que "nadie ha planteado un rescate de España, ni nadie lo va a plantear", que es un "sin sentido" apuntar esa posibilidad y ha pedido evitar "alarmas injustificadas".Rajoy se ha referido a la situación económica de España en la rueda de prensa que ha ofrecido en Varsovia junto a su homólogo polaco, Donald Tusk, con motivo de la VIII cumbre hispano-polaca.

El jefe del Ejecutivo español, quien ayer ya descartó una posible intervención, ha vuelto a desechar esa posibilidad y ha llamado a la "responsabilidad, la sensatez y el sentido común". "No es posible rescatar a España, no hay intención, no se necesita, y es bueno que lo transmitamos a la opinión pública y no creemos alarmas injustificadas", ha insistido Rajoy antes de recalcar que esa intervención "no está en la agenda de nadie" y de subrayar que no es conveniente alarmar ni exagerar la situación.

Rajoy ha reconocido que España atraviesa una situación difícil y ha explicado que, ante ella, su Gobierno está haciendo lo que tiene que hacer. En ese contexto, ha explicado que ningún gobierno de la zona euro ha hecho en cien días tantas cosas como ha llevado a la práctica su Ejecutivo.

EL GOBIERNO “TIENE CLARO LO QUE VA A HACER"

Todo ello para reducir el déficit público debido al total compromiso que, según ha explicado, tiene el Gobierno español con la reducción del déficit. "El Gobierno tiene claro lo que va a hacer" y va a seguir con el proceso de reformas y trabajar con "decisión, determinación y coraje", afirmó Rajoy.

Tras enumerar las principales reformas que ha abordado ya su Gabinete, Rahoy ha recordado que el Consejo de ministros de mañana aprobará un plan de lucha contra el fraude fiscal. El presidente del Gobierno ha señalado que no quiere polemizar con ningún líder europeo sobre la situación de España ante la crisis y ha comentado que el primer ministro italiano, Mario Monti, le llamó para comunicarle que no había dicho lo que se le había atribuido sobre dicha situación y la prima de riesgo italiana.

Ha precisado que cuando en sus declaraciones de ayer pedía prudencia a los dirigentes europeos se refería "a todo el mundo" y no a ninguno en concreto, descartando así un mensaje explícito a Monti o al presidente francés, Nicolás Sarkozy, por sus palabras de los últimos días.

TUSK RECIBE A RAJOY CON HONORES MILITARES EN SU PRIMERA VISITA A POLONIA

Previamente, el primer ministro polaco, Donald Tusk, había recibido con honores militares en la Cancillería al jefe del Gobierno español, Mariano Rajoy, en la primera visita oficial de éste a Varsovia, donde ambos presiden la VIII cumbre bilateral. La reunión está centrada en la crisis y en la necesidad de impulsar las relaciones empresariales.

Rajoy ha llegado acompañado de la ministra de Fomento, Ana Pastor, y del titular de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, además de los secretarios de Estado responsables de Comercio, la Unión Europea e Infraestructuras. Tras escuchar los himnos nacionales, el presidente del Gobierno español ha pasado revista a las tropas y ha concluido la ceremonia con un protocolario "buenos días, soldados".

Las dos delegaciones se han saludado antes de comenzar las reuniones sectoriales. En su reunión, Rajoy y Tusk tratarán de fomentar las relaciones económicas y comerciales y analizarán el futuro presupuestario de la Unión Europea.

El Gobierno de Rajoy respaldará los intereses de las empresas españolas en Polonia, donde muchas se han asentado y donde todavía hay importantes oportunidades de inversión en sectores como la construcción, la energía y el ferrocarril, según fuentes del Ejecutivo.

La economía polaca continúa en crecimiento y el país se ha convertido en el principal beneficiario de los fondos estructurales y de cohesión de la Unión Europea.